27 de julio 2018    /   CINE/TV
por
 

Cómo hacer una webserie: preguntamos a directores y expertos

27 de julio 2018    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Swipe and fuck: Deslizar el dedo por la pantalla del móvil y follar. ¿Y después? Contárselo a Julie Delpy (protagonista de Antes del amanecer). Es el concepto de la serie Confess (Confesar) de AMC.

La idea está basada en la webserie israelí Confess. Cada capítulo desarrolla el testimonio real de un encuentro sexual propiciado por una aplicación de citas. Delpy es la directora y guionista encargada de la adaptación a la televisión. AMC se suma a las productoras de contenidos de ficción que tiene las webseries como nueva fuente de ideas.

Otra prueba del auge del formato es el aumento de los festivales internacionales de webseries y la inclusión de concursos en los festivales de cine tradicionales. Un ejemplo es Cinema Jove de Valencia, que reunió a brillantes creadores del formato el pasado mes de junio.

Begoña Donat, responsable de prensa de Cinema Jove, ejerció amablemente como reportera de este articulista. Trasladó mis cuestiones a las personalidades internacionales asistentes.

Luke Eve, creador de webseries

High Life. Webserie de Luke Eve.
High Life. Webserie de Luke Eve.

Eve es un australiano que desarrolla proyectos para televisión entre Sídney y Los Ángeles. Comenzó como fotógrafo independiente. Dirigió videoclips y anuncios antes de saltar a la televisión y el cine. Sus webseries Low Life (comedia negra sobre la crisis) y High Life (drama sobre el trastorno bipolar) ganaron premios dentro y fuera de Australia.

En el pasado se decía que el corto solo era un camino para llegar al largo. ¿Piensas que la webserie es un trampolín para el cine o un formato para quedarse en él?

Lo pienso. Efectivamente. En el pasado los cortometrajes eran un camino hacia las películas. Ahora que vivo en Los Ángeles veo que importan tanto los cortometrajes como las series digitales.

Las webseries demuestran que puedes contar una historia larga y también que puedes contar historias episódicas para mucha gente. También son un camino hacia la televisión. Y cada vez más.

Aunque todavía quiero hacer un largometraje, espero seguir haciendo series digitales. Estoy preparando tres.

La webserie es un formato fantástico. Hay formas de distribución y formas de ganar dinero con ella. Y es una buena manera de mostrar tu talento en la televisión.

Antes de preparar un nuevo proyecto, ¿piensas en un mercado global, local o sigues tu instinto como artista?

Creo que tienes que pensar en global. Uno puedo hacer lo que busca la industria, pero yo necesito saber por qué quiero contar una historia. Tiene que ser algo personal para que la historia sea sincera.

Claro, puedes pensar ¿quién verá eso? Pero, definitivamente, es más importante saber qué razones te llevan a contar una historia.

Joël Bassaget, fundador de la liga mundial de festivales de webseries

Joël Bassaget escribe guiones de animación y es periodista en Libération. También, un reputado conferenciante internacional sobre las narrativas y las nuevas tecnologías.

Décadas atrás, Coppola dijo: «En el futuro, una niña de 13 años con una videocámara será el nuevo Mozart». ¿Estamos en ese futuro?

Por ahora no todos pueden producir vídeo de alta calidad. Todos queremos cámaras de alta calidad. Estaría bien que dentro de diez años alguien con un teléfono móvil creara algo complejo, pero no es fácil.

Una serie digital todavía es cine y televisión. Una producción requiere que diferentes talentos y necesidades trabajen durante muchos días. Así que, por ahora, no.

¿Tiene la webserie un lenguaje propio o necesita encontrarlo?

Podemos considerar que el lenguaje es nuevo porque la televisión nunca exploró el contenido serializado de menos de diecisiete minutos. El mínimo que tenemos en televisión es veinte minutos. Las divisiones de tiempo de la televisión favorecen que se produzca un material concreto. Por eso producimos dibujos animados, por ejemplo.

En la webserie tendemos a recortar. Es una narración llena de trucos narrativos. No podemos usar la estructura de un guion de 52 minutos. En un capítulo de serie digital tienes, en teoría, tres actos de seis minutos cada uno, pero igual no funcionan. Así que tenemos que inventar nuevas estructuras y formatos. Estamos abiertos al descubrimiento.

Entonces, cualquier persona con conocimientos y medios y una conexión puede crear su propio medio y su propio lenguaje

Por supuesto. Veremos nuevos escritores y esto cambiará internet. Haremos cosas que antes no pudimos. Pero cada artista tendrá que verificar cada paso y comprobar las audiencias y saber contentarlas.

En el cine estás atrapado. Te quedas a ver la película hasta el final aunque no te guste. En casa ves la televisión con llamadas al timbre, interrupciones de tu pareja, tus hijos o los amigos te llaman para que vayas a alguna parte, pero estás en tu sofá.

Nosotros no tenemos estos condicionantes, pero necesitamos trucos para atrapar a la audiencia.

Yo ahora no escribiría un libro sobre cómo trabajar las nuevas narrativas porque no tendría utilidad. Lo que tienes que hacer es ver qué hacen otras personas.

Hay muchas formas de llamar la atención aunque las pantallas son pequeñas, pero si después de veinte segundos no pasa nada, cambias a otra cosa. En este formato corto no puedes mostrar un drama con todos los elementos del drama. Hay limitaciones, pero esto es emocionante. Sí, es un momento emocionante para los creadores.

Young Man Kang, creador de webseries y fundador de Seoul Webfest

Doppelganger. Webserie de Young Man Kang.
Doppelganger. Webserie de Young Man Kang.

Young Man Kang vive a caballo entre Corea del Sur (su país de origen) y Los Ángeles. Pasó del cortometraje a las series digitales y de ahí a la televisión.

En España hay un público joven fascinado por la ficción coreana. ¿Qué elementos tiene, a su juicio, para que despierte tanto interés?

La popularidad del drama coreano (k-drama) se debe a cómo lo hacen. Es un drama ligero para un público universal que hace derramar algunas lágrimas. La audiencia quiere seguir viendo esto.

¿Este clase de producciones con enfoque universal es habitual en Corea del Sur?

Nosotros aceptamos la cultura occidental fácilmente. Aunque nuestro enfoque realmente es coreano, intentamos acercarnos a una cultura universal. Los sentimientos humanos son los mismos.

¿Cree que una webserie española podría triunfar en Corea?

Sí, ¿por qué no? Los coreanos no llamamos k-drama al drama, sino drama web. En Bilbao conocí a interesantes creadores españoles. Y es un buen momento para que los creadores españoles y la audiencia coreana se conozcan.

Alberto Fernández, subdirector de Contenidos y Transmedia de RTVE Digital

Playz
Playz

Alberto Fernández es un periodista multimedia. Fue responsable de webdocs del Laboratorio de Innovación Audiovisual de RTVE.es. Actualmente es uno de los responsables de PlayZ, la plataforma de RTVE dedicada en exclusiva a producciones digitales. Está enfocada al público joven. Un público que ha dejado de ver la televisión.
La primera pregunta es inevitable.

¿Qué proceso sigue PlayZ para crear series para su público?

Recibimos al año numerosos dosieres de jóvenes creadores con proyectos de webseries para un público joven. Cuando hablamos de público joven hablamos de tipos distintos. No es lo mismo una joven de 18 años que un chico de 23. Y no es lo mismo alguien que está en Universidad y alguien que busca trabajo. Cada persona reclama distintos tipos de historias.

Lo importante es que los creadores sean jóvenes para que la mirada sea joven; que cuenten problemas de interés para los distintos tipos de público.

¿Qué sistema o prácticas tenéis para comprobar las audiencias?

Es complicado comprobar las audiencias. El público millennial es exigente y poco fiel. Hay que tocar la tecla en el momento adecuado y saber mantener la comunidad. Adaptarse a los cambios. No hay fórmulas mágicas.

¿PlayZ produce contenidos de autores independientes?

Sí. Hay autores muy jóvenes que traen sus proyectos. También los buscamos. Hemos estado en Conecta Fiction, un mercado de series digitales. Esperamos que la canalización de proyectos sea más dinámica y desarrollar proyectos no solo de productoras asentadas.

A modo de conclusión

Después de las palabras de los creadores y los responsables de contenidos vemos que el formato tiene una salud pletórica, aunque comentaristas de algunos medios lo enterraron en 2014 con el crecimiento de Netflix. Precisamente, la plataforma digital acoge series digitales: adapta (EastSiders, en EEUU), compra (Paquita Salas, en España) y encarga (Sacred Games, en la India).

Luke Eve está en lo cierto. Para los ejecutivos de Hollywood las webseries funcionan como pilotos. Así las cadenas minimizan los riesgos al comprar proyectos testados por una audiencia.

HBO fue pionera adaptando en 2012 la webserie High Maintenance. Más recientemente, Insecure es una traslación de personajes nacidos de las webseries creadas por Issa Rae.

Comedy Central (Warner Media) produce la adaptación de Broad City que comenzó como webserie en Youtube en 2009.

Los grandes grupos de comunicación audiovisual españoles no se quedan atrás. Junto a Playz de RTVE están Flooxer de Atresmedia (origen de Paquita Salas), y Mtmad de Mediaset.

Guionistas y directores jóvenes y ambiciosos pueden entrar en un mundo con las reglas por hacer. Las plataformas y los mercados reclaman contenidos.

Si quieres conquistar el mundo no necesitas el rayo de la muerte de Tesla. Una webserie es el arma eficaz para tocar millones de corazones.

Swipe and fuck: Deslizar el dedo por la pantalla del móvil y follar. ¿Y después? Contárselo a Julie Delpy (protagonista de Antes del amanecer). Es el concepto de la serie Confess (Confesar) de AMC.

La idea está basada en la webserie israelí Confess. Cada capítulo desarrolla el testimonio real de un encuentro sexual propiciado por una aplicación de citas. Delpy es la directora y guionista encargada de la adaptación a la televisión. AMC se suma a las productoras de contenidos de ficción que tiene las webseries como nueva fuente de ideas.

Otra prueba del auge del formato es el aumento de los festivales internacionales de webseries y la inclusión de concursos en los festivales de cine tradicionales. Un ejemplo es Cinema Jove de Valencia, que reunió a brillantes creadores del formato el pasado mes de junio.

Begoña Donat, responsable de prensa de Cinema Jove, ejerció amablemente como reportera de este articulista. Trasladó mis cuestiones a las personalidades internacionales asistentes.

Luke Eve, creador de webseries

High Life. Webserie de Luke Eve.
High Life. Webserie de Luke Eve.

Eve es un australiano que desarrolla proyectos para televisión entre Sídney y Los Ángeles. Comenzó como fotógrafo independiente. Dirigió videoclips y anuncios antes de saltar a la televisión y el cine. Sus webseries Low Life (comedia negra sobre la crisis) y High Life (drama sobre el trastorno bipolar) ganaron premios dentro y fuera de Australia.

En el pasado se decía que el corto solo era un camino para llegar al largo. ¿Piensas que la webserie es un trampolín para el cine o un formato para quedarse en él?

Lo pienso. Efectivamente. En el pasado los cortometrajes eran un camino hacia las películas. Ahora que vivo en Los Ángeles veo que importan tanto los cortometrajes como las series digitales.

Las webseries demuestran que puedes contar una historia larga y también que puedes contar historias episódicas para mucha gente. También son un camino hacia la televisión. Y cada vez más.

Aunque todavía quiero hacer un largometraje, espero seguir haciendo series digitales. Estoy preparando tres.

La webserie es un formato fantástico. Hay formas de distribución y formas de ganar dinero con ella. Y es una buena manera de mostrar tu talento en la televisión.

Antes de preparar un nuevo proyecto, ¿piensas en un mercado global, local o sigues tu instinto como artista?

Creo que tienes que pensar en global. Uno puedo hacer lo que busca la industria, pero yo necesito saber por qué quiero contar una historia. Tiene que ser algo personal para que la historia sea sincera.

Claro, puedes pensar ¿quién verá eso? Pero, definitivamente, es más importante saber qué razones te llevan a contar una historia.

Joël Bassaget, fundador de la liga mundial de festivales de webseries

Joël Bassaget escribe guiones de animación y es periodista en Libération. También, un reputado conferenciante internacional sobre las narrativas y las nuevas tecnologías.

Décadas atrás, Coppola dijo: «En el futuro, una niña de 13 años con una videocámara será el nuevo Mozart». ¿Estamos en ese futuro?

Por ahora no todos pueden producir vídeo de alta calidad. Todos queremos cámaras de alta calidad. Estaría bien que dentro de diez años alguien con un teléfono móvil creara algo complejo, pero no es fácil.

Una serie digital todavía es cine y televisión. Una producción requiere que diferentes talentos y necesidades trabajen durante muchos días. Así que, por ahora, no.

¿Tiene la webserie un lenguaje propio o necesita encontrarlo?

Podemos considerar que el lenguaje es nuevo porque la televisión nunca exploró el contenido serializado de menos de diecisiete minutos. El mínimo que tenemos en televisión es veinte minutos. Las divisiones de tiempo de la televisión favorecen que se produzca un material concreto. Por eso producimos dibujos animados, por ejemplo.

En la webserie tendemos a recortar. Es una narración llena de trucos narrativos. No podemos usar la estructura de un guion de 52 minutos. En un capítulo de serie digital tienes, en teoría, tres actos de seis minutos cada uno, pero igual no funcionan. Así que tenemos que inventar nuevas estructuras y formatos. Estamos abiertos al descubrimiento.

Entonces, cualquier persona con conocimientos y medios y una conexión puede crear su propio medio y su propio lenguaje

Por supuesto. Veremos nuevos escritores y esto cambiará internet. Haremos cosas que antes no pudimos. Pero cada artista tendrá que verificar cada paso y comprobar las audiencias y saber contentarlas.

En el cine estás atrapado. Te quedas a ver la película hasta el final aunque no te guste. En casa ves la televisión con llamadas al timbre, interrupciones de tu pareja, tus hijos o los amigos te llaman para que vayas a alguna parte, pero estás en tu sofá.

Nosotros no tenemos estos condicionantes, pero necesitamos trucos para atrapar a la audiencia.

Yo ahora no escribiría un libro sobre cómo trabajar las nuevas narrativas porque no tendría utilidad. Lo que tienes que hacer es ver qué hacen otras personas.

Hay muchas formas de llamar la atención aunque las pantallas son pequeñas, pero si después de veinte segundos no pasa nada, cambias a otra cosa. En este formato corto no puedes mostrar un drama con todos los elementos del drama. Hay limitaciones, pero esto es emocionante. Sí, es un momento emocionante para los creadores.

Young Man Kang, creador de webseries y fundador de Seoul Webfest

Doppelganger. Webserie de Young Man Kang.
Doppelganger. Webserie de Young Man Kang.

Young Man Kang vive a caballo entre Corea del Sur (su país de origen) y Los Ángeles. Pasó del cortometraje a las series digitales y de ahí a la televisión.

En España hay un público joven fascinado por la ficción coreana. ¿Qué elementos tiene, a su juicio, para que despierte tanto interés?

La popularidad del drama coreano (k-drama) se debe a cómo lo hacen. Es un drama ligero para un público universal que hace derramar algunas lágrimas. La audiencia quiere seguir viendo esto.

¿Este clase de producciones con enfoque universal es habitual en Corea del Sur?

Nosotros aceptamos la cultura occidental fácilmente. Aunque nuestro enfoque realmente es coreano, intentamos acercarnos a una cultura universal. Los sentimientos humanos son los mismos.

¿Cree que una webserie española podría triunfar en Corea?

Sí, ¿por qué no? Los coreanos no llamamos k-drama al drama, sino drama web. En Bilbao conocí a interesantes creadores españoles. Y es un buen momento para que los creadores españoles y la audiencia coreana se conozcan.

Alberto Fernández, subdirector de Contenidos y Transmedia de RTVE Digital

Playz
Playz

Alberto Fernández es un periodista multimedia. Fue responsable de webdocs del Laboratorio de Innovación Audiovisual de RTVE.es. Actualmente es uno de los responsables de PlayZ, la plataforma de RTVE dedicada en exclusiva a producciones digitales. Está enfocada al público joven. Un público que ha dejado de ver la televisión.
La primera pregunta es inevitable.

¿Qué proceso sigue PlayZ para crear series para su público?

Recibimos al año numerosos dosieres de jóvenes creadores con proyectos de webseries para un público joven. Cuando hablamos de público joven hablamos de tipos distintos. No es lo mismo una joven de 18 años que un chico de 23. Y no es lo mismo alguien que está en Universidad y alguien que busca trabajo. Cada persona reclama distintos tipos de historias.

Lo importante es que los creadores sean jóvenes para que la mirada sea joven; que cuenten problemas de interés para los distintos tipos de público.

¿Qué sistema o prácticas tenéis para comprobar las audiencias?

Es complicado comprobar las audiencias. El público millennial es exigente y poco fiel. Hay que tocar la tecla en el momento adecuado y saber mantener la comunidad. Adaptarse a los cambios. No hay fórmulas mágicas.

¿PlayZ produce contenidos de autores independientes?

Sí. Hay autores muy jóvenes que traen sus proyectos. También los buscamos. Hemos estado en Conecta Fiction, un mercado de series digitales. Esperamos que la canalización de proyectos sea más dinámica y desarrollar proyectos no solo de productoras asentadas.

A modo de conclusión

Después de las palabras de los creadores y los responsables de contenidos vemos que el formato tiene una salud pletórica, aunque comentaristas de algunos medios lo enterraron en 2014 con el crecimiento de Netflix. Precisamente, la plataforma digital acoge series digitales: adapta (EastSiders, en EEUU), compra (Paquita Salas, en España) y encarga (Sacred Games, en la India).

Luke Eve está en lo cierto. Para los ejecutivos de Hollywood las webseries funcionan como pilotos. Así las cadenas minimizan los riesgos al comprar proyectos testados por una audiencia.

HBO fue pionera adaptando en 2012 la webserie High Maintenance. Más recientemente, Insecure es una traslación de personajes nacidos de las webseries creadas por Issa Rae.

Comedy Central (Warner Media) produce la adaptación de Broad City que comenzó como webserie en Youtube en 2009.

Los grandes grupos de comunicación audiovisual españoles no se quedan atrás. Junto a Playz de RTVE están Flooxer de Atresmedia (origen de Paquita Salas), y Mtmad de Mediaset.

Guionistas y directores jóvenes y ambiciosos pueden entrar en un mundo con las reglas por hacer. Las plataformas y los mercados reclaman contenidos.

Si quieres conquistar el mundo no necesitas el rayo de la muerte de Tesla. Una webserie es el arma eficaz para tocar millones de corazones.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Harrison Ford odia a Han Solo?
Historia y derroche: grandes construcciones abandonadas en Berlín
Control de aduanas: «Mi mujer hizo la maleta»
‘Wild Wild Country’: no hay guion que supere un documental así
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad