BRANDED CONTENT
Wombbat

BRANDED CONTENT
Wombbat
20 de mayo 2021    /   BRANDED CONTENT
 

Energía que cuida del planeta (sin postureos) en tu casa

20 de mayo 2021    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Por fin somos conscientes de que nuestro paso por la Tierra inevitablemente deja una huella. Así que hemos aprendido a ser cuidadosos con lo que comemos, con cómo vestimos, con el transporte que utilizamos e incluso con la energía que consumimos. Bueno, todos no, que siempre hay quien practica el postureo incluso en estas cuestiones tan importantes.

Porque el veganismo está muy bien para evitar la sobreexplotación ganadera y agrícola y demostrar todo el amor que sentimos por los animales, pero no sirve de nada si luego nos dejamos las luces de la casa encendidas a todas horas o calentamos nuestro nidito por encima de nuestras posibilidades (y de lo que el sentido común recomienda).

Se estima que un hogar medio en Europa emite en un año:

1,5 toneladas de CO2 por consumo de gas

1 tonelada de CO2 por consumo de electricidad

Si lo multiplicamos por todos los habitantes del planeta, el resultado es que:

más de un 25% de las emisiones de dióxido de carbono procede de los hogares en los que vivimos.

Y la cifra asusta.

Una manera de compensar esto es contratando electricidad que provenga de energías renovables como la solar y la eólica. Pero la cosa se complica un poco más cuando pensamos en el gas.

Por el momento, resulta imposible suministrar gas que no emita CO2. Pero Wombbat, compañía comercializadora de luz y gas que opera en todo el territorio nacional, busca por encima de todo compensar esa huella de carbono hasta que se encuentre la solución definitiva. Y lo hace convirtiendo los hogares de sus clientes en Net Zero, o lo que es lo mismo, haciendo el balance necesario de sus emisiones de CO2 para que resulte cero durante todos los días del año.

¿Cómo lo hacen?

Sencillo: conservando y monitorizando un bosque de 300 hectáreas en Masegosa (Cuenca), el primero de muchos que están por llegar. Se encarga de las podas controladas y vigila su crecimiento como tú cuidas de que a tu smartphone no le falte una buena tarifa de datos.

Lo que Wombbat pretende es neutralizar esa huella de carbono que dejamos al consumir energía con la capacidad de absorción natural de CO2 de los árboles. Estos, en su proceso de fotosíntesis, son capaces de absorber grandes cantidades de dióxido de carbono. Cuidando de los bosques, es posible equilibrar la balanza entre los residuos que emitimos y el oxígeno que las plantas nos devuelven. Un win-win en toda regla.

Los usuarios empiezan a participar en ese proceso con solo contratar la luz y el gas con Wombbat. Cuantos más clientes lo hagan, más kilogramos de CO2 podrán compensarse. Y para que esto no se quede ahí, suspendido en el aire como un concepto más que hable de sostenibilidad y esas cosas, una app muestra en tiempo real cuánto CO2 estamos ahorrando a la atmósfera al contratar nuestro suministro energético con esta compañía.

La aplicación se basa en un algoritmo llamado Real Time Forest Forecast, que controla la cantidad de dióxido de carbono intercambiada entre una masa forestal y la atmósfera. Básicamente, se trata de un balance entre el CO2 que el árbol absorbe durante el día y el que emite por la noche. Para poder estimar ese dato, Wombbat toma como referencia la capacidad de absorción de radiación solar de los paneles solares. La razón es que el proceso fotoquímico de la fotovoltaica es correlativo al de la fotosíntesis que producen los árboles. Y de ahí se obtiene la cantidad de dióxido de carbono en tiempo real.

Y, como diría tu abuela, a Dios rogando y con el mazo dando. Si lo de conservar y cuidar bosques te parece poco, Wombbat cuenta también con plantas de biogás. Estas plantas reducen las emisiones de CO2 y de metano-CH4 al tratar residuos y evitar que estos se emitan libremente a la atmósfera en su proceso de descomposición.

Pero ¿Qué es Wombbat?

Se trata de una comercializadora de electricidad procedente de fuentes 100% renovables y de gas que opera en el territorio nacional. Nada nuevo, pensará más de uno. Pero sí, sí que lo hay. La energía que suministran a sus clientes procede de productores locales ubicados en España y a través de su app es posible saber quiénes son y la cantidad de absorción del sumidero (o sea, el bosque) que reservan para cada usuario.

La energía que suministran la venden a sus clientes al mismo precio al que ellos la compran. Tan solo suman una cuota mensual de 3 € (por suministro de luz) y de 4,5 € (por suministro de gas). Las cuentas claras, ¡muy de agradecer en este sector! Y hasta que dispongan de los importes exactos de consumo de sus clientes, les cobran cada mes un importe estimado por adelantado.
La energía que suministran la venden a sus clientes al mismo precio al que ellos la compran. Tan solo suman una cuota mensual de 3 € (por suministro de luz) y de 4,5 € (por suministro de gas). Las cuentas claras, ¡muy de agradecer en este sector! Y hasta que dispongan de los importes exactos de consumo de sus clientes, les cobran cada mes un importe estimado por adelantado.

La única forma de asegurar que la energía que llega a sus clientes es cien por cien libre de emisiones es garantizando que se produce exactamente la misma cantidad de kilovatios que han consumido a través de tecnologías renovables. Y para certificarlo a final de año, compran Garantías de Origen, tantas como MWh de energía eléctrica han suministrado a sus clientes. A su vez, acuerdan con los productores locales que su energía irá directamente a los usuarios Net Zero y les asignan, en tiempo real, la parte correspondiente a cada uno de los consumidores.

Porque tienen claro que todo eso no sirve de nada si detrás no hay transparencia en la gestión de los servicios que ofrecen. Entre esos servicios ofrecen el poder traer tu consumo de vehículo eléctrico y, si tienes placas solares instaladas, brinda la posibilidad de utilizar esa energía como excedente. Y todo en una misma factura.

2030 se ha fijado como el punto de no retorno para salvar este mundo en el que vivimos. Puedes empezar por hacerte vegano, por cambiar el coche por la bici o el patinete y por contratar una energía limpia, renovable y que colabore con el medio ambiente para empezar. Pero sin postureos, por favor.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Por fin somos conscientes de que nuestro paso por la Tierra inevitablemente deja una huella. Así que hemos aprendido a ser cuidadosos con lo que comemos, con cómo vestimos, con el transporte que utilizamos e incluso con la energía que consumimos. Bueno, todos no, que siempre hay quien practica el postureo incluso en estas cuestiones tan importantes.

Porque el veganismo está muy bien para evitar la sobreexplotación ganadera y agrícola y demostrar todo el amor que sentimos por los animales, pero no sirve de nada si luego nos dejamos las luces de la casa encendidas a todas horas o calentamos nuestro nidito por encima de nuestras posibilidades (y de lo que el sentido común recomienda).

Se estima que un hogar medio en Europa emite en un año:

1,5 toneladas de CO2 por consumo de gas

1 tonelada de CO2 por consumo de electricidad

Si lo multiplicamos por todos los habitantes del planeta, el resultado es que:

más de un 25% de las emisiones de dióxido de carbono procede de los hogares en los que vivimos.

Y la cifra asusta.

Una manera de compensar esto es contratando electricidad que provenga de energías renovables como la solar y la eólica. Pero la cosa se complica un poco más cuando pensamos en el gas.

Por el momento, resulta imposible suministrar gas que no emita CO2. Pero Wombbat, compañía comercializadora de luz y gas que opera en todo el territorio nacional, busca por encima de todo compensar esa huella de carbono hasta que se encuentre la solución definitiva. Y lo hace convirtiendo los hogares de sus clientes en Net Zero, o lo que es lo mismo, haciendo el balance necesario de sus emisiones de CO2 para que resulte cero durante todos los días del año.

¿Cómo lo hacen?

Sencillo: conservando y monitorizando un bosque de 300 hectáreas en Masegosa (Cuenca), el primero de muchos que están por llegar. Se encarga de las podas controladas y vigila su crecimiento como tú cuidas de que a tu smartphone no le falte una buena tarifa de datos.

Lo que Wombbat pretende es neutralizar esa huella de carbono que dejamos al consumir energía con la capacidad de absorción natural de CO2 de los árboles. Estos, en su proceso de fotosíntesis, son capaces de absorber grandes cantidades de dióxido de carbono. Cuidando de los bosques, es posible equilibrar la balanza entre los residuos que emitimos y el oxígeno que las plantas nos devuelven. Un win-win en toda regla.

Los usuarios empiezan a participar en ese proceso con solo contratar la luz y el gas con Wombbat. Cuantos más clientes lo hagan, más kilogramos de CO2 podrán compensarse. Y para que esto no se quede ahí, suspendido en el aire como un concepto más que hable de sostenibilidad y esas cosas, una app muestra en tiempo real cuánto CO2 estamos ahorrando a la atmósfera al contratar nuestro suministro energético con esta compañía.

La aplicación se basa en un algoritmo llamado Real Time Forest Forecast, que controla la cantidad de dióxido de carbono intercambiada entre una masa forestal y la atmósfera. Básicamente, se trata de un balance entre el CO2 que el árbol absorbe durante el día y el que emite por la noche. Para poder estimar ese dato, Wombbat toma como referencia la capacidad de absorción de radiación solar de los paneles solares. La razón es que el proceso fotoquímico de la fotovoltaica es correlativo al de la fotosíntesis que producen los árboles. Y de ahí se obtiene la cantidad de dióxido de carbono en tiempo real.

Y, como diría tu abuela, a Dios rogando y con el mazo dando. Si lo de conservar y cuidar bosques te parece poco, Wombbat cuenta también con plantas de biogás. Estas plantas reducen las emisiones de CO2 y de metano-CH4 al tratar residuos y evitar que estos se emitan libremente a la atmósfera en su proceso de descomposición.

Pero ¿Qué es Wombbat?

Se trata de una comercializadora de electricidad procedente de fuentes 100% renovables y de gas que opera en el territorio nacional. Nada nuevo, pensará más de uno. Pero sí, sí que lo hay. La energía que suministran a sus clientes procede de productores locales ubicados en España y a través de su app es posible saber quiénes son y la cantidad de absorción del sumidero (o sea, el bosque) que reservan para cada usuario.

La energía que suministran la venden a sus clientes al mismo precio al que ellos la compran. Tan solo suman una cuota mensual de 3 € (por suministro de luz) y de 4,5 € (por suministro de gas). Las cuentas claras, ¡muy de agradecer en este sector! Y hasta que dispongan de los importes exactos de consumo de sus clientes, les cobran cada mes un importe estimado por adelantado.
La energía que suministran la venden a sus clientes al mismo precio al que ellos la compran. Tan solo suman una cuota mensual de 3 € (por suministro de luz) y de 4,5 € (por suministro de gas). Las cuentas claras, ¡muy de agradecer en este sector! Y hasta que dispongan de los importes exactos de consumo de sus clientes, les cobran cada mes un importe estimado por adelantado.

La única forma de asegurar que la energía que llega a sus clientes es cien por cien libre de emisiones es garantizando que se produce exactamente la misma cantidad de kilovatios que han consumido a través de tecnologías renovables. Y para certificarlo a final de año, compran Garantías de Origen, tantas como MWh de energía eléctrica han suministrado a sus clientes. A su vez, acuerdan con los productores locales que su energía irá directamente a los usuarios Net Zero y les asignan, en tiempo real, la parte correspondiente a cada uno de los consumidores.

Porque tienen claro que todo eso no sirve de nada si detrás no hay transparencia en la gestión de los servicios que ofrecen. Entre esos servicios ofrecen el poder traer tu consumo de vehículo eléctrico y, si tienes placas solares instaladas, brinda la posibilidad de utilizar esa energía como excedente. Y todo en una misma factura.

2030 se ha fijado como el punto de no retorno para salvar este mundo en el que vivimos. Puedes empezar por hacerte vegano, por cambiar el coche por la bici o el patinete y por contratar una energía limpia, renovable y que colabore con el medio ambiente para empezar. Pero sin postureos, por favor.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
En las cajas de pizza también se puede hacer diseño
Slowdown Studio: el arte que te seca en verano y te arropa en invierno
¿Cuántos ilustradores caben en Galicia?
Raymond Lemstra y sus personajes de contrastes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.