26 de noviembre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Karts a pedales, de madera y sin pegatinas de superhéroes

26 de noviembre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

«Salvo algún triciclo rosa chicle, el resto de karts estaban dirigidos a los chicos». Cuando Pablo Ortuño y sus compañeros de facultad realizaron un estudio de mercado del sector del juguete en 2014, corroboraron que la decoración predominante de estos vehículos a pedales estaba inspirada en superhéroes como Spiderman o Batman, lucían llamas de fuego o imitaban a vehículos de marcas como Jeep. «A partir de ahí, Pablo comenzó a rondar la idea de hacer algo diferente, con un diseño elegante, atemporal y unisex. Ahorrando, de paso, en royalties».
Quien lo cuenta es Juan Gomis, cofundador de Woody Karts junto al citado Ortuño, que explica, también, que lo que buscaban era crear un juguete de manejo sencillo y divertido, «por eso primamos la ligereza (12,5 kg, frente a los 14 kg que suelen pesar los de plástico) y eficiencia del diseño, cosa que nos permite además cuestionar modos de pensar y actuar establecidos, aceptados y socialmente extendidos (“caballo grande ande o no ande”). Ese es  el motivo de que hayamos apostado por un producto hecho con materiales livianos, naturales y reciclables».
Entre estos materiales se encuentra el contrachapado de grado marino, «un material con grandes capacidades de resistencia estructural y mecánica (de hecho los Woody Karts pueden aguantar el peso de un adulto de hasta 85 kg). Es barato y fácil de cortar y curvar. Soporta la exposición a la intemperie (como los columpios de los parques). Además es ligero (de hecho se sigue usando en aviación) y es atóxico, porque no contiene ftalatos ni ninguna otra sustancia que pueda ser nociva para el desarrollo del niño». A esto último, Ortuño añade que una vez fabricado, al vehículo no se decora con colorantes azoicos, sino barnices incoloros y colas inocuas.
El cochecito, pensado para niños de entre 3 y 7 años, está concebido como un juguete unisex. «El juego simbólico es parte de la socialización del niño y en muchos casos a través del juego empiezan a consolidarse diferentes roles de género. Ahora conducen tanto los padres como las madres y conviene que los juegos reflejen los cambios sociales, permitiendo la imitación de dichos comportamientos tanto a chicos como a chicas para fomentar futuros adultos sanos, independientes y críticos».
12189259_740292836075975_7554870442320740353_o
Pero Woody Karts nace también con la ambición de convertirse en promotor  de la movilidad sostenible entre los más pequeños. «Estamos también trabajando en el desarrollo de guías didácticas y brand books que incluirán algún consejo a modo de escuela de padres».
Aunque propuestas como esta última se desarrollarán en fases venideras porque «de momento, solo contamos con una maqueta que hizo Pablo de forma artesana para dar rienda suelta a su creatividad y llevar el diseño más allá del papel y el ordenador. Previamente a estudiar la ingeniería Pablo se formó como tornero fresador y delineante industrial y por eso en su tiempo libre se puso manos a la obra para dar cuerpo a su idea».
Ortuño sigue trabajando en Woody Karts como parte de su proyecto final de carrera. Lo hace desde en Warrington (UK), donde trabaja en Decathlon poniendo en práctica sus habilidades para la mecánica de bicis y proponiendo ideas de accesorios de ciclismo a Decathlon Francia.

12140867_736514629787129_1107700908734504154_o
12238415_749263068512285_7402504652981810900_o

Mientras, desde Alicante, Gomis se encarga de seguir buscando ‘aliados’: «Mantenemos conversaciones con industrias auxiliares del juguete, del mueble y la aeronáutica de la provincia de Alicante que han creído en el proyecto y nos están brindado un gran apoyo, como la empresa de mobiliario Ripay o LOA Aviación, una empresa de fabricación de autogiros, reubicada en Muchamiel».
Tras obtener la homologación del instituto tecnológico del juguete AIJU, el objetivo de Wood Karts es fabricar localmente 20 unidades del prototipo. «Queremos arrancar el programa de beta testing a finales del invierno, cuando volvamos de ver la feria del juguete de Nuremberg. Así distintas familias e instituciones podrán probarlos durante la primavera y con su ayuda en la cocreación ajustaremos los últimos detalles que incorporaremos al modelo a homologar en AIJU».
12189190_740282652743660_5332997433624548548_o
 
 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

«Salvo algún triciclo rosa chicle, el resto de karts estaban dirigidos a los chicos». Cuando Pablo Ortuño y sus compañeros de facultad realizaron un estudio de mercado del sector del juguete en 2014, corroboraron que la decoración predominante de estos vehículos a pedales estaba inspirada en superhéroes como Spiderman o Batman, lucían llamas de fuego o imitaban a vehículos de marcas como Jeep. «A partir de ahí, Pablo comenzó a rondar la idea de hacer algo diferente, con un diseño elegante, atemporal y unisex. Ahorrando, de paso, en royalties».
Quien lo cuenta es Juan Gomis, cofundador de Woody Karts junto al citado Ortuño, que explica, también, que lo que buscaban era crear un juguete de manejo sencillo y divertido, «por eso primamos la ligereza (12,5 kg, frente a los 14 kg que suelen pesar los de plástico) y eficiencia del diseño, cosa que nos permite además cuestionar modos de pensar y actuar establecidos, aceptados y socialmente extendidos (“caballo grande ande o no ande”). Ese es  el motivo de que hayamos apostado por un producto hecho con materiales livianos, naturales y reciclables».
Entre estos materiales se encuentra el contrachapado de grado marino, «un material con grandes capacidades de resistencia estructural y mecánica (de hecho los Woody Karts pueden aguantar el peso de un adulto de hasta 85 kg). Es barato y fácil de cortar y curvar. Soporta la exposición a la intemperie (como los columpios de los parques). Además es ligero (de hecho se sigue usando en aviación) y es atóxico, porque no contiene ftalatos ni ninguna otra sustancia que pueda ser nociva para el desarrollo del niño». A esto último, Ortuño añade que una vez fabricado, al vehículo no se decora con colorantes azoicos, sino barnices incoloros y colas inocuas.
El cochecito, pensado para niños de entre 3 y 7 años, está concebido como un juguete unisex. «El juego simbólico es parte de la socialización del niño y en muchos casos a través del juego empiezan a consolidarse diferentes roles de género. Ahora conducen tanto los padres como las madres y conviene que los juegos reflejen los cambios sociales, permitiendo la imitación de dichos comportamientos tanto a chicos como a chicas para fomentar futuros adultos sanos, independientes y críticos».
12189259_740292836075975_7554870442320740353_o
Pero Woody Karts nace también con la ambición de convertirse en promotor  de la movilidad sostenible entre los más pequeños. «Estamos también trabajando en el desarrollo de guías didácticas y brand books que incluirán algún consejo a modo de escuela de padres».
Aunque propuestas como esta última se desarrollarán en fases venideras porque «de momento, solo contamos con una maqueta que hizo Pablo de forma artesana para dar rienda suelta a su creatividad y llevar el diseño más allá del papel y el ordenador. Previamente a estudiar la ingeniería Pablo se formó como tornero fresador y delineante industrial y por eso en su tiempo libre se puso manos a la obra para dar cuerpo a su idea».
Ortuño sigue trabajando en Woody Karts como parte de su proyecto final de carrera. Lo hace desde en Warrington (UK), donde trabaja en Decathlon poniendo en práctica sus habilidades para la mecánica de bicis y proponiendo ideas de accesorios de ciclismo a Decathlon Francia.

12140867_736514629787129_1107700908734504154_o
12238415_749263068512285_7402504652981810900_o

Mientras, desde Alicante, Gomis se encarga de seguir buscando ‘aliados’: «Mantenemos conversaciones con industrias auxiliares del juguete, del mueble y la aeronáutica de la provincia de Alicante que han creído en el proyecto y nos están brindado un gran apoyo, como la empresa de mobiliario Ripay o LOA Aviación, una empresa de fabricación de autogiros, reubicada en Muchamiel».
Tras obtener la homologación del instituto tecnológico del juguete AIJU, el objetivo de Wood Karts es fabricar localmente 20 unidades del prototipo. «Queremos arrancar el programa de beta testing a finales del invierno, cuando volvamos de ver la feria del juguete de Nuremberg. Así distintas familias e instituciones podrán probarlos durante la primavera y con su ayuda en la cocreación ajustaremos los últimos detalles que incorporaremos al modelo a homologar en AIJU».
12189190_740282652743660_5332997433624548548_o
 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Jorge Tabanera: «En tus errores va creciendo tu estilo creativo»
El cielo de Madrid en los ojos de 15 fotógrafos
Los países también se diferencian por los diseños de su pasaporte
BetaDwarf, la 'startup okupa' que salvó su sueño contando sus miserias
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad