19 de febrero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

… Y comieron perdices

19 de febrero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

—¡Si me queréis, irseeeee! —gritaba la folclórica desde el altar mayor de la iglesia, el moño medio deshecho, sudando, el rimel corrido y la vena del cuello hinchada como a punto de reventar. La multitud se apelotonaba en el interior del templo con algarabía y bullicio impidiendo que los novios pudieran darse el sí quiero ante el sacerdote.

—¡Irseeeee! ¡Que no se pueden casaaaaaar! —volvía a gritar descompuesta la folclórica, sin conseguir siquiera un mínimo de atención desde los bancos de la iglesia.

El sacerdote, agobiado y santiguándose, como intentando exorcizar aquel lío del demonio que la excesiva campechanería de la folclórica había provocado, cogió a los novios de la mano y los llevó, junto con los padrinos, a la sacristía. Y allí, a puerta cerrada, sin ningún tipo de glamour y con otras lágrimas que no eran de emoción en los ojos de los presentes, contrajeron matrimonio los agobiadísimos novios. Se dice que todavía están intentando desatascar el tapón humano provocado por la avalancha de aquel día de boda. Tal fue la magnitud de la concentración.

La historia de hoy no es un cuento, es una historia real bien sabida por todos. Pero viene al pelo para recordar algo muy importante: la formación del imperativo.

El *Irse de la folclórica que tanto nos hace reír todavía debería haber sido: «Idos». Sí, como lo oyen: ‘idos’ y no *íos o *iros. Ya sé que suena raro, qué le vamos a hacer. Pero las conjugaciones en español están muy claritas, solo hay que repasarlas. (Aprovechen si tienen hijos, sobrinos o nietos en Primaria).

En el caso de órdenes negativas o que vayan precedidas por la conjunción ‘que’, tratemos a nuestro interlocutor de usted (porque somos así de respetuosos, oiga) o usemos el voseo, recuerden que se usa el subjuntivo. Así que en esta frase: *No pisar el césped, que lo acabo de segar, ese *No pisar debería haberse dicho y escrito: ‘No piséis’ o ‘No pisen’.

Usar el infinitivo por imperativo es propio de la lengua coloquial. Nosotros, que aspiramos y presumimos de hablar un español culto —o lo intentamos, al menos— no debemos hacerlo. La RAE así nos lo aconseja.

Como nos exhorta también a huir de expresiones propias de los manuales de instrucciones como «Lavar a mano» o prohibiciones del tipo: «No pisar el césped». No nos dice que sea incorrecto, pero nos sugiere sustituirlas por expresiones como «Se prohíbe pisar el césped» o «Se recomienda lavar a mano». Muy largo, ¿verdad? Sí, no creo que triunfe.

Tan solo hay un caso en el que se acepta el infinitivo por el imperativo, y es cuando va precedido por la preposición ‘a’: «¡Tú, a callar!» o «¡Concursante, a jugar!».

También es propio del uso oral coloquial, pero la RAE lo acepta. ¿Ven? Tiene su corazoncito plebeyo, no digan…

—¡Si me queréis, irseeeee! —gritaba la folclórica desde el altar mayor de la iglesia, el moño medio deshecho, sudando, el rimel corrido y la vena del cuello hinchada como a punto de reventar. La multitud se apelotonaba en el interior del templo con algarabía y bullicio impidiendo que los novios pudieran darse el sí quiero ante el sacerdote.

—¡Irseeeee! ¡Que no se pueden casaaaaaar! —volvía a gritar descompuesta la folclórica, sin conseguir siquiera un mínimo de atención desde los bancos de la iglesia.

El sacerdote, agobiado y santiguándose, como intentando exorcizar aquel lío del demonio que la excesiva campechanería de la folclórica había provocado, cogió a los novios de la mano y los llevó, junto con los padrinos, a la sacristía. Y allí, a puerta cerrada, sin ningún tipo de glamour y con otras lágrimas que no eran de emoción en los ojos de los presentes, contrajeron matrimonio los agobiadísimos novios. Se dice que todavía están intentando desatascar el tapón humano provocado por la avalancha de aquel día de boda. Tal fue la magnitud de la concentración.

La historia de hoy no es un cuento, es una historia real bien sabida por todos. Pero viene al pelo para recordar algo muy importante: la formación del imperativo.

El *Irse de la folclórica que tanto nos hace reír todavía debería haber sido: «Idos». Sí, como lo oyen: ‘idos’ y no *íos o *iros. Ya sé que suena raro, qué le vamos a hacer. Pero las conjugaciones en español están muy claritas, solo hay que repasarlas. (Aprovechen si tienen hijos, sobrinos o nietos en Primaria).

En el caso de órdenes negativas o que vayan precedidas por la conjunción ‘que’, tratemos a nuestro interlocutor de usted (porque somos así de respetuosos, oiga) o usemos el voseo, recuerden que se usa el subjuntivo. Así que en esta frase: *No pisar el césped, que lo acabo de segar, ese *No pisar debería haberse dicho y escrito: ‘No piséis’ o ‘No pisen’.

Usar el infinitivo por imperativo es propio de la lengua coloquial. Nosotros, que aspiramos y presumimos de hablar un español culto —o lo intentamos, al menos— no debemos hacerlo. La RAE así nos lo aconseja.

Como nos exhorta también a huir de expresiones propias de los manuales de instrucciones como «Lavar a mano» o prohibiciones del tipo: «No pisar el césped». No nos dice que sea incorrecto, pero nos sugiere sustituirlas por expresiones como «Se prohíbe pisar el césped» o «Se recomienda lavar a mano». Muy largo, ¿verdad? Sí, no creo que triunfe.

Tan solo hay un caso en el que se acepta el infinitivo por el imperativo, y es cuando va precedido por la preposición ‘a’: «¡Tú, a callar!» o «¡Concursante, a jugar!».

También es propio del uso oral coloquial, pero la RAE lo acepta. ¿Ven? Tiene su corazoncito plebeyo, no digan…

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tu cerebro es el mejor contando historias
Hostia un Libro: literatura y tortas ricas
La fotógrafa que desenmascara a los mirones
Los 5 canales de YouTube más [inserte aquí su calificativo favorito]
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • yo nunca lo tuve del todo claro porque entendí que frases como «no pisar el césped» incluían el sujeto oculto: «se prohíbe» o «se ruega» (no pisar el césped)
    en ese caso no sería un verbo imperativo, aunque la frase lo sea.
    y lo de usar el voseo para el imperativo me encanta: lo hace mas inquisitivo.
    interesante. gracias

  • Yo tengo un jardin cerca de mi casa que tiene un letrero al lado de un estanque que pone:
    «No bañarse es muy peligroso»

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad