19 de marzo 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Y tú más: ¡Baboso!

19 de marzo 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

¡Anda que no he conocido yo a unos cuantos especímenes de estos! Y eso que una no era especialmente agraciada, pero era quedarte sola en la barra de un bar dos minutos y ya tenías a uno acercándose peligrosamente a tu oreja para susurrarte marranadas.

Porque un baboso, preguntadle a cualquier mujer, es un tipo sobón, cargante, lujurioso, desesperado por comerse un rosco, que debe tener un alto concepto de sí mismo a juzgar por la insistencia con que te asedia para conseguir lo que ni con diez cubatas de segoviano encima podrás darle: ¡Nenaaaa, dame un besitooo! Puaj, qué asquito dan. Y además suelen ser feos y grimosos como demonios.
Baboso, parece claro, viene de baba, que Covarrubias define como «humor pituitoso que suele salir de la boca a los niños, y a los bobos, y a los descuidados o traspuestos y embebecidos en mirar o pensar alguna cosa con la boca abierta». Encontramos así la primera acepción que tuvo baboso: la de bobo, tonto. Baba nombraba el babeo y balbuceo de los niños pequeños, razón por la que se asociaba baboso con alguien de poco entendimiento, muy limitadito, vamos.
Siguiendo esta línea, también se aplicó –según la RAE todavía es así- al joven inexperto que iba por la vida pensando que lo sabía todo. Supongo que por esa cercanía en edad con los bebés. Y se dice también del adulto que hace cosas impropias de su edad.
Un baboso es también un pelota. Uno de esos que siempre va pegadito al jefe, al poder, a todo aquel o aquella de quien pueda sacar tajada. En palabras de Pancracio Celdrán, un «sujeto que ha perdido la dignidad y carece de honra y estima». Una forma muy educada de llamarles lo que todos estamos pensando: lameculos.
Más definiciones para baboso: un adulador de esos que resultan cargantes, de los que tienes todo el día pegados a ti diciéndote eso de «nena, tú vales mucho» buscando medrar a tu costa y que cuando lo ha conseguido, si te he visto, no me acuerdo. O un viejo verde, tal y como se usaba en el Madrid de mediados del siglo pasado (o sea, el XX, no os vayáis muy atrás).
Comenta Celdrán que según la provincia en la que estemos, baboso adquiere distintos matices: tonto, inmaduro, moral o físicamente repugnante. Pero en todas partes coincide lo mismo: un baboso es tu tío extremadamente desagradable.
¿Qué pasa, que no hay babosas?, estaréis quejándoos más de uno. Sí, las hay; y puede que tantas como babosos. Pero yo, femenina singular, las he sufrido menos. Y como soy mujer y además escribo este artículo, sigo mi instinto natural me quedo con lo masculino, aunque en este caso no me ponga nada, nadita.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

¡Anda que no he conocido yo a unos cuantos especímenes de estos! Y eso que una no era especialmente agraciada, pero era quedarte sola en la barra de un bar dos minutos y ya tenías a uno acercándose peligrosamente a tu oreja para susurrarte marranadas.

Porque un baboso, preguntadle a cualquier mujer, es un tipo sobón, cargante, lujurioso, desesperado por comerse un rosco, que debe tener un alto concepto de sí mismo a juzgar por la insistencia con que te asedia para conseguir lo que ni con diez cubatas de segoviano encima podrás darle: ¡Nenaaaa, dame un besitooo! Puaj, qué asquito dan. Y además suelen ser feos y grimosos como demonios.
Baboso, parece claro, viene de baba, que Covarrubias define como «humor pituitoso que suele salir de la boca a los niños, y a los bobos, y a los descuidados o traspuestos y embebecidos en mirar o pensar alguna cosa con la boca abierta». Encontramos así la primera acepción que tuvo baboso: la de bobo, tonto. Baba nombraba el babeo y balbuceo de los niños pequeños, razón por la que se asociaba baboso con alguien de poco entendimiento, muy limitadito, vamos.
Siguiendo esta línea, también se aplicó –según la RAE todavía es así- al joven inexperto que iba por la vida pensando que lo sabía todo. Supongo que por esa cercanía en edad con los bebés. Y se dice también del adulto que hace cosas impropias de su edad.
Un baboso es también un pelota. Uno de esos que siempre va pegadito al jefe, al poder, a todo aquel o aquella de quien pueda sacar tajada. En palabras de Pancracio Celdrán, un «sujeto que ha perdido la dignidad y carece de honra y estima». Una forma muy educada de llamarles lo que todos estamos pensando: lameculos.
Más definiciones para baboso: un adulador de esos que resultan cargantes, de los que tienes todo el día pegados a ti diciéndote eso de «nena, tú vales mucho» buscando medrar a tu costa y que cuando lo ha conseguido, si te he visto, no me acuerdo. O un viejo verde, tal y como se usaba en el Madrid de mediados del siglo pasado (o sea, el XX, no os vayáis muy atrás).
Comenta Celdrán que según la provincia en la que estemos, baboso adquiere distintos matices: tonto, inmaduro, moral o físicamente repugnante. Pero en todas partes coincide lo mismo: un baboso es tu tío extremadamente desagradable.
¿Qué pasa, que no hay babosas?, estaréis quejándoos más de uno. Sí, las hay; y puede que tantas como babosos. Pero yo, femenina singular, las he sufrido menos. Y como soy mujer y además escribo este artículo, sigo mi instinto natural me quedo con lo masculino, aunque en este caso no me ponga nada, nadita.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Telememe electoral
Las cadenas del mundo actual
Un sueco denuncia a su madre por regalarle un suéter 'amarillo nuclear'
Tú. Yo. Piénsalo.
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

f