12 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Y tú más: ¡Cafre!

12 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Según el DRAE, un cafre es un habitante de la antigua colonia inglesa Cafrería, en Sudáfrica. Es también una persona bárbara y cruel. Y es un zafio y un rústico. ¿Con cuál nos quedamos? Pues con las tres, of course. ¿Pero en qué punto conectan un habitante de Cafrería con un bárbaro y un zafio? Pues sigan leyendo, que les va a gustar.

Cafre es una palabra que hemos heredado del portugués cáfer[e] y que este tomó a su vez del árabe kāfir. Para los musulmanes, un kāfir era un pagano, un infiel, un no musulmán, en resumen. Y se referían con ello fundamentalmente a los africanos que habitaban los países al sur del ecuador, esa África negra habitada por bantúes y zulúes que los árabes no lograron conquistar. Eran estos pueblos guerreros, indomables, por lo que no es extraño que se acabara relacionando todo lo bárbaro, salvaje y poco civilizado con los cafres, que es como se conocía a los habitantes de Cafrería, el nombre que se le daba a aquellos territorios, tal y como recogen los geógrafos en los siglos XVII y XVIII, también conocida por Cafrería Británica o British Kaffaria, y que hoy se sitúa en Sudáfrica.

Probablemente los árabes no dieran un sentido racista a la palabra kāfir en un primer momento y solo la usaran para describir a aquellos que no practicaban su religión. Pero llegaron los colonos europeos con sus ansias conquistadoras y su mala baba, y adoptaron la palabra dándole un uso peyorativo para denominar a aquellos a los que pretendían colonizar.

Cafre tiene un sentido despectivo desde hace mucho tiempo. De hecho, así lo recoge el Diccionario de Autoridades en 1729. Sin embargo, como podemos leer en elcastellano.org, en francés solo tiene significado étnico, mientras que en inglés tomó su significado negativo probablemente en el siglo XX. Quizá el apartheid tuviera algo que ver.

En la época colonial, los españoles y criollos llamaban ‘cafres’ a los esclavos negros, y pronto se utilizó para identificar con él a toda aquella persona alejada de lo que podría definirse como civilizado y culto. De hecho, en América –como en España-, con alguna diferencia de matices, se suele usar cafre para definir a individuos (e individuas) poco educadas, ignorantes, tontas, que puedan afectar a la tranquilidad de otros o que pueden incluso llegar a causar daños a terceros. En general, un cafre es un bruto. O una bruta, para ser políticamente correctos y correctas.

En México usan cafre para definir a ese automovilista que muestra una conducta macarra y agresiva al volante, que tiene más peligro que una piraña en un bidé cuando te lo cruzas por la carretera. En Cuba identifican con este término a alguien peligroso, que actúa de mala fe y de quien conviene alejarse. Quizá por eso, según algunas fuentes, se les llamara así a los revolucionarios cubanos por parte del gobierno de Batista. Y en Puerto Rico, según podemos leer en etimologias.dechile.net, se usa ‘cafre’ para definir despectivamente a habitantes de caseríos o personas escandalosas.

Ya veis, cafres para todos los gustos y colores… Pero cafres, al fin y al cabo.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Según el DRAE, un cafre es un habitante de la antigua colonia inglesa Cafrería, en Sudáfrica. Es también una persona bárbara y cruel. Y es un zafio y un rústico. ¿Con cuál nos quedamos? Pues con las tres, of course. ¿Pero en qué punto conectan un habitante de Cafrería con un bárbaro y un zafio? Pues sigan leyendo, que les va a gustar.

Cafre es una palabra que hemos heredado del portugués cáfer[e] y que este tomó a su vez del árabe kāfir. Para los musulmanes, un kāfir era un pagano, un infiel, un no musulmán, en resumen. Y se referían con ello fundamentalmente a los africanos que habitaban los países al sur del ecuador, esa África negra habitada por bantúes y zulúes que los árabes no lograron conquistar. Eran estos pueblos guerreros, indomables, por lo que no es extraño que se acabara relacionando todo lo bárbaro, salvaje y poco civilizado con los cafres, que es como se conocía a los habitantes de Cafrería, el nombre que se le daba a aquellos territorios, tal y como recogen los geógrafos en los siglos XVII y XVIII, también conocida por Cafrería Británica o British Kaffaria, y que hoy se sitúa en Sudáfrica.

Probablemente los árabes no dieran un sentido racista a la palabra kāfir en un primer momento y solo la usaran para describir a aquellos que no practicaban su religión. Pero llegaron los colonos europeos con sus ansias conquistadoras y su mala baba, y adoptaron la palabra dándole un uso peyorativo para denominar a aquellos a los que pretendían colonizar.

Cafre tiene un sentido despectivo desde hace mucho tiempo. De hecho, así lo recoge el Diccionario de Autoridades en 1729. Sin embargo, como podemos leer en elcastellano.org, en francés solo tiene significado étnico, mientras que en inglés tomó su significado negativo probablemente en el siglo XX. Quizá el apartheid tuviera algo que ver.

En la época colonial, los españoles y criollos llamaban ‘cafres’ a los esclavos negros, y pronto se utilizó para identificar con él a toda aquella persona alejada de lo que podría definirse como civilizado y culto. De hecho, en América –como en España-, con alguna diferencia de matices, se suele usar cafre para definir a individuos (e individuas) poco educadas, ignorantes, tontas, que puedan afectar a la tranquilidad de otros o que pueden incluso llegar a causar daños a terceros. En general, un cafre es un bruto. O una bruta, para ser políticamente correctos y correctas.

En México usan cafre para definir a ese automovilista que muestra una conducta macarra y agresiva al volante, que tiene más peligro que una piraña en un bidé cuando te lo cruzas por la carretera. En Cuba identifican con este término a alguien peligroso, que actúa de mala fe y de quien conviene alejarse. Quizá por eso, según algunas fuentes, se les llamara así a los revolucionarios cubanos por parte del gobierno de Batista. Y en Puerto Rico, según podemos leer en etimologias.dechile.net, se usa ‘cafre’ para definir despectivamente a habitantes de caseríos o personas escandalosas.

Ya veis, cafres para todos los gustos y colores… Pero cafres, al fin y al cabo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Consejos para dejar de ser laísta
Si Cervantes hubiera dibujado cómics
El origen de los dichos: El quinto pino
Pintomima: colorea tus propios recuerdos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Muy interesante! Soy de Puerto Rico y “cafre” es una palabra de uso diario en mis isla. Nunca supe del origen de la misma hasta ahora. Me gusta mucho esta serie de artículos “y tú más…” Muchas gracias!

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad