fbpx
14 de febrero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Y tú más: ¡Pelmazo, plasta!

14 de febrero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Individuos e individuas de esta categoría los hay a montones. Muchos de ellos lo son por profesión. Y sí, me estoy refiriendo a esos teleoperadores mal dirigidos por algún genio del marketing que se dedican a llamarte sin piedad ni mesura a la hora de la siesta o cuando estás cenando. Que me perdonen si les ofendo, pero lo más ligero que se me ocurre llamarles es pelmas.


Curiosamente, pelma no es la palabra original, sino un derivado de pelmazo, que viene del latín pegmatum y este, a su vez, del griego pegma, que significa compacto, congelado, coagulado, solidificado. Su significado original, según Celdrán, fue el de emplasto y Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana, lo define como «cosa pesada y aplastada».

El DRAE, sin embargo, dice que su etimología es incierta, dejándonos con las ganas de saber su origen. Eso sí, nos ofrece a cambio unas cuantas definiciones para que escojamos la que más nos plazca: coloquialmente, puede ser una «persona tarda en sus acciones» (o sea, el o la que te tiene esperando tres horas hasta que termina lo que está haciendo) o «persona molesta, fastidiosa e inoportuna» (volvemos al teleoperador impertinente). Pero también, aunque en desuso, «cosa apretada o aplastada más de lo conveniente» o «comida que se asienta en el estómago».

Lo cierto es que, aparte de ese aparente uso medicinal que menciona Celdrán (emplasto), y que nos evoca las cataplasmas, pelmazo tenía ciertas connotaciones negativas que se fueron recrudeciendo con el tiempo. Porque en El Libro de Buen Amor, de Juan Ruiz (Arcipreste de Hita) allá por el siglo XIV, ya encontramos un pelmazos pero haciendo alusión a líos, a problemas, aunque también se aceptaría, en sentido figurado, que se está refiriendo a personas.

Y no es hasta finales del siglo XVII cuando encontramos el uso de pelmazo como persona cargante, pesada… coñazo (por ser más ilustrativa).

Un inciso, antes de continuar. Si releéis un poco más arriba llegaréis a cataplasma. Y si tenéis la suerte de conservar a vuestras abuelas, o de haberlas conocido al menos, seguro que alguna vez las habréis escuchado llamar así a la tía pesada de su pueblo que no hacía otra cosa que dar la lata a diestro y siniestro. Si aceptáis un consejo: mejor que vosotros, adalides de la modernidad, no la uséis por mucho que queráis rendir homenaje a vuestros abuelos.

Pero ¿de dónde viene plasta? Me voy a tirar a la piscina y no sé si habrá agua en ella. Así que no vayáis jurando por ahí que lo que os voy a contar es así, porque no podría asegurarlo. Pero, si no por etimología pura y dura, en mi opinión sí puede ser por significado. Creo que viene de plasma, que en griego significaba materia modelable y que nos ha dado derivados como plástico, por ejemplo.

De hecho, Covarrubias la define como «cualquier cosa que está blanda, como masa, cual es el barro del alfarero amasado y extendido antes que forme la vasija…». Y nos recuerda, «de allí emplasto y emplastar».

Este mismo significado, el de «cosa blanda, espesa y pegajosa; p. ej., la masa, el barro, etc.», lo da como primera definición de plasta el DRAE. Y nos recuerda que coloquialmente lo decimos de alguien excesivamente pesado.

Volviendo a las definiciones de la RAE sobre pelmazo, me voy a quedar un momento con esa última acepción: «comida que se asienta en el estómago». Porque si no por etimología, sí por cercanía enlazamos con otro de los significados de plasta«excremento, defecación», que no es otra cosa que el siguiente paso en la evolución de esa comida ingerida. Sí, lo sé, me estoy poniendo escatológica, pero, al fin y al cabo, es algo natural de lo que no hay que avergonzarse.

Y al hilo de mierda, una plasta puede ser algo mal hecho, «sin regla ni método».

Así que, señores teleoperadores que interrumpen mi siesta sin piedad, qué prefieren ustedes que les llame: ¿pelmazos o plastas en su sentido más literal?

Individuos e individuas de esta categoría los hay a montones. Muchos de ellos lo son por profesión. Y sí, me estoy refiriendo a esos teleoperadores mal dirigidos por algún genio del marketing que se dedican a llamarte sin piedad ni mesura a la hora de la siesta o cuando estás cenando. Que me perdonen si les ofendo, pero lo más ligero que se me ocurre llamarles es pelmas.


Curiosamente, pelma no es la palabra original, sino un derivado de pelmazo, que viene del latín pegmatum y este, a su vez, del griego pegma, que significa compacto, congelado, coagulado, solidificado. Su significado original, según Celdrán, fue el de emplasto y Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana, lo define como «cosa pesada y aplastada».

El DRAE, sin embargo, dice que su etimología es incierta, dejándonos con las ganas de saber su origen. Eso sí, nos ofrece a cambio unas cuantas definiciones para que escojamos la que más nos plazca: coloquialmente, puede ser una «persona tarda en sus acciones» (o sea, el o la que te tiene esperando tres horas hasta que termina lo que está haciendo) o «persona molesta, fastidiosa e inoportuna» (volvemos al teleoperador impertinente). Pero también, aunque en desuso, «cosa apretada o aplastada más de lo conveniente» o «comida que se asienta en el estómago».

Lo cierto es que, aparte de ese aparente uso medicinal que menciona Celdrán (emplasto), y que nos evoca las cataplasmas, pelmazo tenía ciertas connotaciones negativas que se fueron recrudeciendo con el tiempo. Porque en El Libro de Buen Amor, de Juan Ruiz (Arcipreste de Hita) allá por el siglo XIV, ya encontramos un pelmazos pero haciendo alusión a líos, a problemas, aunque también se aceptaría, en sentido figurado, que se está refiriendo a personas.

Y no es hasta finales del siglo XVII cuando encontramos el uso de pelmazo como persona cargante, pesada… coñazo (por ser más ilustrativa).

Un inciso, antes de continuar. Si releéis un poco más arriba llegaréis a cataplasma. Y si tenéis la suerte de conservar a vuestras abuelas, o de haberlas conocido al menos, seguro que alguna vez las habréis escuchado llamar así a la tía pesada de su pueblo que no hacía otra cosa que dar la lata a diestro y siniestro. Si aceptáis un consejo: mejor que vosotros, adalides de la modernidad, no la uséis por mucho que queráis rendir homenaje a vuestros abuelos.

Pero ¿de dónde viene plasta? Me voy a tirar a la piscina y no sé si habrá agua en ella. Así que no vayáis jurando por ahí que lo que os voy a contar es así, porque no podría asegurarlo. Pero, si no por etimología pura y dura, en mi opinión sí puede ser por significado. Creo que viene de plasma, que en griego significaba materia modelable y que nos ha dado derivados como plástico, por ejemplo.

De hecho, Covarrubias la define como «cualquier cosa que está blanda, como masa, cual es el barro del alfarero amasado y extendido antes que forme la vasija…». Y nos recuerda, «de allí emplasto y emplastar».

Este mismo significado, el de «cosa blanda, espesa y pegajosa; p. ej., la masa, el barro, etc.», lo da como primera definición de plasta el DRAE. Y nos recuerda que coloquialmente lo decimos de alguien excesivamente pesado.

Volviendo a las definiciones de la RAE sobre pelmazo, me voy a quedar un momento con esa última acepción: «comida que se asienta en el estómago». Porque si no por etimología, sí por cercanía enlazamos con otro de los significados de plasta«excremento, defecación», que no es otra cosa que el siguiente paso en la evolución de esa comida ingerida. Sí, lo sé, me estoy poniendo escatológica, pero, al fin y al cabo, es algo natural de lo que no hay que avergonzarse.

Y al hilo de mierda, una plasta puede ser algo mal hecho, «sin regla ni método».

Así que, señores teleoperadores que interrumpen mi siesta sin piedad, qué prefieren ustedes que les llame: ¿pelmazos o plastas en su sentido más literal?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Descarga todas las portadas de MAD y aprende historia mientras te partes de risa
Hola: del apretón de manos al beso en la boca pasando por un meneo del pene ajeno
El arte que no gustaría a tu madre
Un libro de tetas en 3D
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies