fbpx
29 de septiembre 2009    /   IDEAS
por
 

«Nunca más nos engañarán desde el papel cuché»

29 de septiembre 2009    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

sarko

Hace unos días nos sorprendía la noticia de que la diputada francesa de la UMP de Sarkozy, Valérie Boyer, proponía la creación de una ley que obligará a incluir una advertencia en las imágenes que hagan uso de Photoshop para corregir los sujetos retratados. La ley afectaría a imágenes de prensa, arte, envases y publicidad, e incluiría campañas políticas.

Sorpresa feliz para algunos, pues han surgido infinidad de posts en internet que celebran la iniciativa: Ya nunca más seremos engañados desde el papel cuché por la insultante y falsa belleza de curvas, pieles, miradas y cabellos al viento.

Sorpresa desconcertante para otros, entre los que me incluyo, que vemos muy difícil que alguna imagen pueda ser publicada sin incluir la trascendental advertencia. Pero, además, si la cosa sigue adelante ¿habrá que advertir que lo que mueve el pelo no es la brisa del levante, sino un ventilador o, peor aún, un cartón agitado por un ayudante? ¿que el brillo en esa mirada no es fruto de la emoción del momento, sino del reflejo de un trozo de corcho blanco? ¿que el secreto de la textura de esa piel está escondido en un bote y se aplica con brocha? ¿o que esa silueta es producto de la elección de un objetivo determinado, un punto de vista concreto, la iluminación de la escena, 8 horas de gimnasia semanales y una oportuna contracción muscular en el momento del disparo de la cámara?

Podríamos bromear culpando a Photoshop de los 24 suicidios de empleados de France Telecom en los últimos 18 meses, pero esto sí que es algo muy serio. El Gobierno francés es el principal accionista de la empresa, y los sindicatos llevan meses advirtiendo de las repercusiones que tiene en sus trabajadores la política de reorganización de recursos humanos.

Algunas leyes deberían publicarse también con una advertencia: «Hay leyes más importantes y necesarias que esta, pero no son tan fáciles de llevar adelante ni resultan tan populares». En la encuesta abierta sobre el tema de Photoshop que hace el diario El País gana la opinión a favor de la advertencia por un 94%.

Como ciudadano no me importa que se use Photoshop para retocar las imperfecciones del rostro o la expresión de un político. Incluso lo agradezco. Preferiría algo más de franqueza y sinceridad en otros aspectos de su actividad.

En cualquier caso, si la medida sirve para luchar contra problemas como la anorexia, la bulimia o la vigorexia y resulta eficaz, bienvenida sea. Tal vez entonces podamos acometer la tarea de facilitar la vida de los y las jóvenes, proporcionándoles un entorno favorable, buena formación y perspectivas laborales que les permitan disfrutar de una vida plena y feliz.

sarko

Hace unos días nos sorprendía la noticia de que la diputada francesa de la UMP de Sarkozy, Valérie Boyer, proponía la creación de una ley que obligará a incluir una advertencia en las imágenes que hagan uso de Photoshop para corregir los sujetos retratados. La ley afectaría a imágenes de prensa, arte, envases y publicidad, e incluiría campañas políticas.

Sorpresa feliz para algunos, pues han surgido infinidad de posts en internet que celebran la iniciativa: Ya nunca más seremos engañados desde el papel cuché por la insultante y falsa belleza de curvas, pieles, miradas y cabellos al viento.

Sorpresa desconcertante para otros, entre los que me incluyo, que vemos muy difícil que alguna imagen pueda ser publicada sin incluir la trascendental advertencia. Pero, además, si la cosa sigue adelante ¿habrá que advertir que lo que mueve el pelo no es la brisa del levante, sino un ventilador o, peor aún, un cartón agitado por un ayudante? ¿que el brillo en esa mirada no es fruto de la emoción del momento, sino del reflejo de un trozo de corcho blanco? ¿que el secreto de la textura de esa piel está escondido en un bote y se aplica con brocha? ¿o que esa silueta es producto de la elección de un objetivo determinado, un punto de vista concreto, la iluminación de la escena, 8 horas de gimnasia semanales y una oportuna contracción muscular en el momento del disparo de la cámara?

Podríamos bromear culpando a Photoshop de los 24 suicidios de empleados de France Telecom en los últimos 18 meses, pero esto sí que es algo muy serio. El Gobierno francés es el principal accionista de la empresa, y los sindicatos llevan meses advirtiendo de las repercusiones que tiene en sus trabajadores la política de reorganización de recursos humanos.

Algunas leyes deberían publicarse también con una advertencia: «Hay leyes más importantes y necesarias que esta, pero no son tan fáciles de llevar adelante ni resultan tan populares». En la encuesta abierta sobre el tema de Photoshop que hace el diario El País gana la opinión a favor de la advertencia por un 94%.

Como ciudadano no me importa que se use Photoshop para retocar las imperfecciones del rostro o la expresión de un político. Incluso lo agradezco. Preferiría algo más de franqueza y sinceridad en otros aspectos de su actividad.

En cualquier caso, si la medida sirve para luchar contra problemas como la anorexia, la bulimia o la vigorexia y resulta eficaz, bienvenida sea. Tal vez entonces podamos acometer la tarea de facilitar la vida de los y las jóvenes, proporcionándoles un entorno favorable, buena formación y perspectivas laborales que les permitan disfrutar de una vida plena y feliz.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Consejos para ser un buen columnista de opinión y no un cuñado
Cosas que algunos extranjeros dicen mejor que muchos hispanohablantes
Una serie documental sobre el futuro de los medios
El extraño caso de los Monosílabos Ortográficos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Me ha encantado la reflexión.

    Realmente llevas razón, muchas veces no hace falta photoshop para estilizar un cuerpo. A partir de ahora los fotografos volverán a retocar con ampliadoras para evitar la ley, hasta que se metan también en eso…

    Aún así, debemos aprender a envejecer, a quedarnos calvos y a engordar con los años, porque la vida no es una portad de AR

  • Gracias por dedicar un tiempo al post. Me alegro de que te haya interesado.
    A propósito de todo esto, en «The September issue», al parecer (aún no la he visto), la editora Grace Coddington dice, refiriéndose a esa obsesión por la perfección y ante el empeño por retocar la barriga de un figurante en una fotografía: -«No todo tiene que ser perfecto. Basta con que lo sean las modelos»-
    Hasta luego…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies