14 de julio 2016    /   CIENCIA
por
 

YInMn, el nuevo color azul descubierto por casualidad en un laboratorio

14 de julio 2016    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En 2009, mientras investigaban las propiedades electrónicas de diferentes elementos químicos, los científicos de un laboratorio de la Universidad Estatal de Oregón descubrieron un nuevo tipo de azul. Siete años después, ese descubrimiento accidental se ha convertido en pigmento que espera ser comercializado en breve.

El nuevo color ha sido definido por el New York Magazine como «una parte de azul-neón y dos partes de Monstruo de las Galletas». Una explicación infinitamente más atractiva y sugerente que el nombre con el que finalmente ha sido bautizado: YInMn.


Según ha declarado Mas Subramanian, profesor responsable del equipo que hizo el descubrimiento, a Quartz «nuestro trabajo no tiene nada que ver con hacer pigmentos». Tampoco con poner nombres sugerentes y comerciales, todo sea dicho. La denominación elegida no es más que la sucesión del nombre de los elementos químicos que lo componen: Itrio, Indio y Manganeso.

Siete años después de que ese grupo de estudiantes calentasen óxido de Manganeso, Itrio e Indio a más de 1000 grados centígrados y obtuvieran por casualidad este YInMn, el nuevo color ya está en condiciones de ser producido a escala industrial por la Shepherd Color Company.

Según la web de esta compañía, «este nuevo pigmento produce un color azul brillante cuya belleza se extiende más allá del espectro visible hasta casi penetrar en el espectro infrarrojo».

Esta cualidad hace que sea un pigmento indicado para productos que precisen tener una gran refracción a los rayos del sol o que deseen reducir el consumo de energía a través de la refrigeración. Según los estudios realizados, el YInMn reduce la refracción de la luz solar en un 40%.

Además, este nuevo pigmento tiene una gran resistencia a los líquidos y es difícil de diluir en varios de ellos, lo que lo hace indicado para productos que estén a la intemperie o sometidos a situaciones extremas. Por otra parte, estas mismas cualidades hacen que no sea apto para tintes capilares por la imposibilidad de diluirlo totalmente en agua.

«Cuanto más investigamos sobre el pigmento, más interesante se muestra», declaran sus descubridores, que están a la espera de que las autoridades norteamericanas comprueben si este nuevo color cumple o no con los requisitos de la Ley de Control de Sustancias Tóxicas.

En el momento que eso suceda, el YInMn podrá ser adquirido para todo tipo de usos, tanto artísticos como industriales, aunque todo apunta a que serán estos últimos los más adecuados para el nuevo color.

El coste de algunos de sus componentes –especialmente Itrio e indio– y su laborioso proceso de producción hacen que el precio del producto final sea bastante elevado. Se estima que cada kilo de YInMn se comercializará a un precio de 1.000 dólares, aunque es posible conseguir mejores condiciones cuanto más producto se adquiera.

Sus creadores, convencidos de haber cumplido con la legislación correspondiente y de que los permisos de comercialización llegarán en breve, acaban de poner en marcha una campaña para buscar convenios de colaboración con empresas que quieran encontrar usos industriales a este nuevo azul.

Para ello ya han comenzado a distribuir muestras del mismo para aquellos que deseen. A través de la página web de Shepherd Color Company se pueden obtener ya muestras de 10 gramos a un precio de 10 dólares.

Consiga o no las autorizaciones pertinentes, el nuevo color ya ha sido incorporado a la colección de pigmentos Forbes, que se encuentra en el Museo de Arte de la Universidad de Harvard y en el que se atesoran más de 2.500 colores diferentes. Para saber más sobre esta curiosa colección, se puede consultar este artículo.

En 2009, mientras investigaban las propiedades electrónicas de diferentes elementos químicos, los científicos de un laboratorio de la Universidad Estatal de Oregón descubrieron un nuevo tipo de azul. Siete años después, ese descubrimiento accidental se ha convertido en pigmento que espera ser comercializado en breve.

El nuevo color ha sido definido por el New York Magazine como «una parte de azul-neón y dos partes de Monstruo de las Galletas». Una explicación infinitamente más atractiva y sugerente que el nombre con el que finalmente ha sido bautizado: YInMn.


Según ha declarado Mas Subramanian, profesor responsable del equipo que hizo el descubrimiento, a Quartz «nuestro trabajo no tiene nada que ver con hacer pigmentos». Tampoco con poner nombres sugerentes y comerciales, todo sea dicho. La denominación elegida no es más que la sucesión del nombre de los elementos químicos que lo componen: Itrio, Indio y Manganeso.

Siete años después de que ese grupo de estudiantes calentasen óxido de Manganeso, Itrio e Indio a más de 1000 grados centígrados y obtuvieran por casualidad este YInMn, el nuevo color ya está en condiciones de ser producido a escala industrial por la Shepherd Color Company.

Según la web de esta compañía, «este nuevo pigmento produce un color azul brillante cuya belleza se extiende más allá del espectro visible hasta casi penetrar en el espectro infrarrojo».

Esta cualidad hace que sea un pigmento indicado para productos que precisen tener una gran refracción a los rayos del sol o que deseen reducir el consumo de energía a través de la refrigeración. Según los estudios realizados, el YInMn reduce la refracción de la luz solar en un 40%.

Además, este nuevo pigmento tiene una gran resistencia a los líquidos y es difícil de diluir en varios de ellos, lo que lo hace indicado para productos que estén a la intemperie o sometidos a situaciones extremas. Por otra parte, estas mismas cualidades hacen que no sea apto para tintes capilares por la imposibilidad de diluirlo totalmente en agua.

«Cuanto más investigamos sobre el pigmento, más interesante se muestra», declaran sus descubridores, que están a la espera de que las autoridades norteamericanas comprueben si este nuevo color cumple o no con los requisitos de la Ley de Control de Sustancias Tóxicas.

En el momento que eso suceda, el YInMn podrá ser adquirido para todo tipo de usos, tanto artísticos como industriales, aunque todo apunta a que serán estos últimos los más adecuados para el nuevo color.

El coste de algunos de sus componentes –especialmente Itrio e indio– y su laborioso proceso de producción hacen que el precio del producto final sea bastante elevado. Se estima que cada kilo de YInMn se comercializará a un precio de 1.000 dólares, aunque es posible conseguir mejores condiciones cuanto más producto se adquiera.

Sus creadores, convencidos de haber cumplido con la legislación correspondiente y de que los permisos de comercialización llegarán en breve, acaban de poner en marcha una campaña para buscar convenios de colaboración con empresas que quieran encontrar usos industriales a este nuevo azul.

Para ello ya han comenzado a distribuir muestras del mismo para aquellos que deseen. A través de la página web de Shepherd Color Company se pueden obtener ya muestras de 10 gramos a un precio de 10 dólares.

Consiga o no las autorizaciones pertinentes, el nuevo color ya ha sido incorporado a la colección de pigmentos Forbes, que se encuentra en el Museo de Arte de la Universidad de Harvard y en el que se atesoran más de 2.500 colores diferentes. Para saber más sobre esta curiosa colección, se puede consultar este artículo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Expectativas vs realidad: las cosas no son como crees
El futuro del hombre robot
La gente más extraña del mundo… los occidentales
La tortura (real) con los Bee Gees, Metallica o Eminem
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
    • Tienes razón. Además de por tus irrefutables argumentos químicos, en la foto sale una N como una casa. Corregida la errata. Gracias.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *