fbpx
22 de mayo 2012    /   IDEAS
por
 

Yo, por Loewe, MA-TO

22 de mayo 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Con su polémico vídeo ‘Oro Collection 2012’, Loewe pretendía llegar a un nuevo público, más joven, y convertir sus productos en una referencia para este segmento, a pesar de ser considerado ofensivo por un sector importante de la juventud. Pues bien, tras el alunizaje de anteanoche en la madrileña calle Serrano, tal vez haya que decir que lo han conseguido. 

Al menos, eso se puede pensar si damos por sentado que eran jóvenes quienes la noche del domingo al lunes empotraron un vehículo 4×4 en una de las esquinas de Serrano con Jorge Juan y llenaron los maleteros de ese y otro automóvil con 200 bolsos de entre 500 y 3000€. Seguramente, entre ellos habían algunos ‘Amazona’, que Loewe utilizó en su campaña y con los que, precisamente, pagó su trabajo a los selectos jóvenes que protagonizaron los spots.

Y es que, por mucho cuidado que se ponga para elaborar una estrategia de marketing, siempre pueden surgir imprevistos como este. Seguramente, lo que Loewe esperaba era infiltrarse en la órbita cultural de la juventud, colocando su logo en las imágenes de sus líderes, en los videoclips de los grupos musicales emergentes y convirtiéndose en un ‘must’ del hipsterismo, como las gafas de pasta o la barbaca.

Al fin y al cabo, ya lo hizo Louis Vuitton, mezclando su logotipo, recién renovado por Stephen Sprouse y Marc Jacobs, con los oros y diamantes de algunos raperos norteamericanos. Pero no todo sale siempre como uno desea.

Aunque, bien pensado, puede que no se trate de un efecto colateral necesariamente negativo. Después de tanto debate, la conclusión final de la polémica campaña pareció ser que las críticas obtenidas estaban previstas y que todo fue planificado para generar polémica.

Llegados a este punto, tal vez todo esto del alunizaje también deba ser visto como un paso más allá en la estrategia de la empresa ¿Será el alunizaje la última fórmula para posicionarse como marca de lujo y repercutir en los medios en tiempos de crisis sin resultar ofensivos para nadie? ¿Estamos asistiendo al nacimiento de una nueva fórmula inspirada en ‘The Fast and the Furious’? ¿Es esto el descubrimiento del BUMPER MARKETING? ¿Será su peculiar manera de indicar a la prensa el camino hacia el lugar de la presentación, mañana miércoles, de un avance de sus colecciones Otoño-Invierno 2012?

Con su polémico vídeo ‘Oro Collection 2012’, Loewe pretendía llegar a un nuevo público, más joven, y convertir sus productos en una referencia para este segmento, a pesar de ser considerado ofensivo por un sector importante de la juventud. Pues bien, tras el alunizaje de anteanoche en la madrileña calle Serrano, tal vez haya que decir que lo han conseguido. 

Al menos, eso se puede pensar si damos por sentado que eran jóvenes quienes la noche del domingo al lunes empotraron un vehículo 4×4 en una de las esquinas de Serrano con Jorge Juan y llenaron los maleteros de ese y otro automóvil con 200 bolsos de entre 500 y 3000€. Seguramente, entre ellos habían algunos ‘Amazona’, que Loewe utilizó en su campaña y con los que, precisamente, pagó su trabajo a los selectos jóvenes que protagonizaron los spots.

Y es que, por mucho cuidado que se ponga para elaborar una estrategia de marketing, siempre pueden surgir imprevistos como este. Seguramente, lo que Loewe esperaba era infiltrarse en la órbita cultural de la juventud, colocando su logo en las imágenes de sus líderes, en los videoclips de los grupos musicales emergentes y convirtiéndose en un ‘must’ del hipsterismo, como las gafas de pasta o la barbaca.

Al fin y al cabo, ya lo hizo Louis Vuitton, mezclando su logotipo, recién renovado por Stephen Sprouse y Marc Jacobs, con los oros y diamantes de algunos raperos norteamericanos. Pero no todo sale siempre como uno desea.

Aunque, bien pensado, puede que no se trate de un efecto colateral necesariamente negativo. Después de tanto debate, la conclusión final de la polémica campaña pareció ser que las críticas obtenidas estaban previstas y que todo fue planificado para generar polémica.

Llegados a este punto, tal vez todo esto del alunizaje también deba ser visto como un paso más allá en la estrategia de la empresa ¿Será el alunizaje la última fórmula para posicionarse como marca de lujo y repercutir en los medios en tiempos de crisis sin resultar ofensivos para nadie? ¿Estamos asistiendo al nacimiento de una nueva fórmula inspirada en ‘The Fast and the Furious’? ¿Es esto el descubrimiento del BUMPER MARKETING? ¿Será su peculiar manera de indicar a la prensa el camino hacia el lugar de la presentación, mañana miércoles, de un avance de sus colecciones Otoño-Invierno 2012?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Palabras con mucho cuento: Boicot
El plural peligroso
Sex in Japan: niñas lamiendo pomos de puertas
En el Ojo Ajeno: Julio Iglesias y el Barça
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
    • Estupendo, Nemigo. El seguro se hará cargo. Está claro también que el suceso no es algo premeditado, ni consecuencia de los spots de hace un par de meses. Loewe y, en concreto, esa tienda, ya han sido objetivo de aluniceros en otras ocasiones, con anterioridad a aquella campaña.
      Ojalá los seguros pudieran cubrir todos los daños que puede sufrir la imagen de una marca.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies