18 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Yorokobu probando el chile creativo mexicano

18 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La pregunta era amplia, inconcreta. Quizás demasiado abierta a la interpretación. «¿Cómo pondrías Yorokobu en mexicano?», colgamos en un cartel de nuestro stand dentro de la Semana del Emprendedor de México. Quién nos iba a decir que centenares de imaginativos voluntarios se acercarían hasta nuestra mesa con una respuesta así de precisa.
A quienes vinieron a conocernos a este evento al que asistíamos invitados por la plataforma Bonus -como parte de las instalaciones promovidas por el foro La Pulga-, les explicamos que Yorokobu significa ‘estar feliz’ en japonés. Ahora además podríamos decirles que esta experiencia en México nos ha hecho yorokobu. Y mucho.
Un niño de ocho años manipula un i-pad creando su propuesta de nuestra portada, con la que se participaba en el concurso por cinco suscripciones anuales de la revista; una ilustre política del congreso se remanga para competir contra el pequeño haciendo un dibujito con plumones; mientras tanto, un tipo está descoyuntando a otros quince individuos para que formen con sus cuerpos la palabra Yorokobu frente a una pared negra. «Todo sea por ser los más originales», dice un participante que está tumbado en el suelo colocando unas gafas de sol a un pato de goma. «Es para formar una O», se explica, «con identidad propia».
Los más de treinta mil emprendedores y empresarios que se juntaron durante la Semana del Emprendedor 2014 para compartir sus conocimientos, sus proyectos y sus nuevas alternativas de negocios nos han insuflado aún más ganas de venir a  empaparnos de la creatividad de este lado del charco.
En total fueron 300 pláticas y talleres, 4000 encuentros de negocios y 16 conferencias magistrales aderezadas entre centenares de salas y expositores de instituciones públicas y privadas que presentaban sus propuestas. Una vitrina de la deriva emprendedora y creativa en la que está sumergida México, y de la que Yorokobu se alegra de estar formando parte.
¿Sabes la cantidad de formas que existen al final de poner Yorokobu en mexicano? Mañana las publicaremos todas. No teníamos ni idea de que aquí la palabra se escribía así de chido.
* Aquí las imágenes de cómo la pasamos
IMG_8399-1 (arrastrado)j
IMG_8459
IMG_8406 copia
IMG_8480 copia
IMG_8491-1 (arrastrado)
IMG_8505-1 (arrastrado)
IMG_8513-1 (arrastrado)
IMG_84842-1 (arrastrado)
IMG_8629-1 (arrastrado) 1
IMG_84802-1 (arrastrado)
IMG_84832-1 (arrastrado)
IMG_8618-1 (arrastrado)
IMG_8617
IMG_8555-1 (arrastrado)
IMG_8604
IMG_8554-1 (arrastrado)j
IMG_8530-1 (arrastrado)
IMG_8509-1 (arrastrado)
IMG_8615-1 (arrastrado)
IMG_8489-1 (arrastrado)
IMG_8476-1 (arrastrado)
IMG_8470
IMG_8442-1 (arrastrado)j
IMG_8413 copia
IMG_8443
10522509_10152671668771282_7580892254320312763_n
 

La pregunta era amplia, inconcreta. Quizás demasiado abierta a la interpretación. «¿Cómo pondrías Yorokobu en mexicano?», colgamos en un cartel de nuestro stand dentro de la Semana del Emprendedor de México. Quién nos iba a decir que centenares de imaginativos voluntarios se acercarían hasta nuestra mesa con una respuesta así de precisa.
A quienes vinieron a conocernos a este evento al que asistíamos invitados por la plataforma Bonus -como parte de las instalaciones promovidas por el foro La Pulga-, les explicamos que Yorokobu significa ‘estar feliz’ en japonés. Ahora además podríamos decirles que esta experiencia en México nos ha hecho yorokobu. Y mucho.
Un niño de ocho años manipula un i-pad creando su propuesta de nuestra portada, con la que se participaba en el concurso por cinco suscripciones anuales de la revista; una ilustre política del congreso se remanga para competir contra el pequeño haciendo un dibujito con plumones; mientras tanto, un tipo está descoyuntando a otros quince individuos para que formen con sus cuerpos la palabra Yorokobu frente a una pared negra. «Todo sea por ser los más originales», dice un participante que está tumbado en el suelo colocando unas gafas de sol a un pato de goma. «Es para formar una O», se explica, «con identidad propia».
Los más de treinta mil emprendedores y empresarios que se juntaron durante la Semana del Emprendedor 2014 para compartir sus conocimientos, sus proyectos y sus nuevas alternativas de negocios nos han insuflado aún más ganas de venir a  empaparnos de la creatividad de este lado del charco.
En total fueron 300 pláticas y talleres, 4000 encuentros de negocios y 16 conferencias magistrales aderezadas entre centenares de salas y expositores de instituciones públicas y privadas que presentaban sus propuestas. Una vitrina de la deriva emprendedora y creativa en la que está sumergida México, y de la que Yorokobu se alegra de estar formando parte.
¿Sabes la cantidad de formas que existen al final de poner Yorokobu en mexicano? Mañana las publicaremos todas. No teníamos ni idea de que aquí la palabra se escribía así de chido.
* Aquí las imágenes de cómo la pasamos
IMG_8399-1 (arrastrado)j
IMG_8459
IMG_8406 copia
IMG_8480 copia
IMG_8491-1 (arrastrado)
IMG_8505-1 (arrastrado)
IMG_8513-1 (arrastrado)
IMG_84842-1 (arrastrado)
IMG_8629-1 (arrastrado) 1
IMG_84802-1 (arrastrado)
IMG_84832-1 (arrastrado)
IMG_8618-1 (arrastrado)
IMG_8617
IMG_8555-1 (arrastrado)
IMG_8604
IMG_8554-1 (arrastrado)j
IMG_8530-1 (arrastrado)
IMG_8509-1 (arrastrado)
IMG_8615-1 (arrastrado)
IMG_8489-1 (arrastrado)
IMG_8476-1 (arrastrado)
IMG_8470
IMG_8442-1 (arrastrado)j
IMG_8413 copia
IMG_8443
10522509_10152671668771282_7580892254320312763_n
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un conejo saliendo del iPad
La galería de retratos reales de gente que no existe
Los últimos guardianes de Diego Rivera
Un atlas imprescindible para viajar por los metros del mundo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad