7 de febrero 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Asómate a la ventana, carita de azucena, y pilla el Yorokobu de febrero

7 de febrero 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Las ves a diario, pero no reparas en ellas. Y, sin embargo, son uno de los dispositivos más revolucionarios jamás creados. La ventana permite asomarse a otras realidades, pero también nos incita a mostrarnos.

En ello está Andy Kassier, un insólito influencer que invita desde otra gran ventana, Instagram, a cotillear en una vida de cartón piedra.

Cuando se hace enorme, la ventana se transforma en escaparate, como estos de una Rusia que ya no existe, una Rusia que se convirtió en una utopía fallida.

Permiten que la luz entre en nuestras casas, aunque hubo una época en Escocia donde los edificios preferían no incluir ventanas en sus diseños.

Y son la tentación irrefrenable para los mirones, aunque estas ya no sean de cristal, sino que se hayan transformado en la pantalla de un móvil.

De ventanas va el número 101 de Yorokobu, el de este mes de febrero, ese en el que la portada no la hacemos nosotros, sino tú o alguien tan creativo como tú.

Y ya puedes comprarla en nuestra tienda.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Las ves a diario, pero no reparas en ellas. Y, sin embargo, son uno de los dispositivos más revolucionarios jamás creados. La ventana permite asomarse a otras realidades, pero también nos incita a mostrarnos.

En ello está Andy Kassier, un insólito influencer que invita desde otra gran ventana, Instagram, a cotillear en una vida de cartón piedra.

Cuando se hace enorme, la ventana se transforma en escaparate, como estos de una Rusia que ya no existe, una Rusia que se convirtió en una utopía fallida.

Permiten que la luz entre en nuestras casas, aunque hubo una época en Escocia donde los edificios preferían no incluir ventanas en sus diseños.

Y son la tentación irrefrenable para los mirones, aunque estas ya no sean de cristal, sino que se hayan transformado en la pantalla de un móvil.

De ventanas va el número 101 de Yorokobu, el de este mes de febrero, ese en el que la portada no la hacemos nosotros, sino tú o alguien tan creativo como tú.

Y ya puedes comprarla en nuestra tienda.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mapas con dignidad
La nueva vida de la ‘máquina del millón’
Los superhéroes que explican a los niños 'por qué están malitos'
El insultador: una reivindicación del arte del insulto
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad