fbpx
30 de mayo 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Yorokobu #41: Es bueno llevar abrigo en junio

30 de mayo 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Manteneos positivos. Da igual que estemos a punto de entrar en junio y tengamos aún los pies fríos. Da igual que el maguferío nos diga que este año no habrá verano. Es estrictamente necesario sacar una lectura optimista de cada cosa. Si hace frío, podremos llevar parka. Y si llevamos parka, podremos llevar un Yorokobu en el bolsillo marsupial. ¿O vosotros habéis visto a Borat alguna vez con un Yorokobu? Pues eso. Aquí va un breve avance de los contenidos de este mes.
Por cierto, aunque no estemos aún en junio, ya podéis pedir el número para recibirlo cómodamente en casa. Ya sabéis, por solo 5 euros, gastos de envío incluidos. Y ya de paso nos decís si nuestra nueva tienda os da algún problema, que la tenemos aún en fase beta, gamma o pi.
Vamos a la mandanga. Entre otras cosas, contamos la historia de Pavlik Elf, una persona que lleva muy mal que le indiquen el camino que tiene que seguir. Ha renunciado a su pasaporte y al dinero como manera de encontrar su propia libertad.
y_junio2013_04
 
 
Lo normal es el rechazo de los monopolios. La competencia estimula el desarrollo y la mejora. Ha nacido Simboliza, una asociación española que celebra ceremonias laicas y que tiene como objetivo romper el monopolio de la Iglesia católica.
y_junio2013_05
 
 
¡Fuego! Kumi Hirasaka se divertía decorando cajas de cerillas. Se le daba tan bien que pensó que podría producirlas él mismo. Así es como nació Kokeshi Match, una marca de cerillas que ha acabado desde Japón con la monotonía de los fósforos.
y_junio2013_06
 
 
La numerografía de este mes le va a gustar mucho a aquellos que se mueven sobre dos ruedas. Pero esto, como siempre, os lo contará Mar Abad con más detalle en los próximos días.
y_junio2013_08
 
A David Elósegui le va el rollo slow. Siente la necesidad de parar de vez en cuando, de renunciar a la saturación de estímulos e información que nos bombardea a diario. Para él, el equipo de música que tenía en casa simbolizaba la atención por un ritual, el de la elección cuidadosa del sonido, para disfrutar del tiempo libre. Yorokobu es algo parecido para él. Su momento para detenerse a vivir. Y por eso nos ha hecho esta portada.
y_junio2013_portada

Manteneos positivos. Da igual que estemos a punto de entrar en junio y tengamos aún los pies fríos. Da igual que el maguferío nos diga que este año no habrá verano. Es estrictamente necesario sacar una lectura optimista de cada cosa. Si hace frío, podremos llevar parka. Y si llevamos parka, podremos llevar un Yorokobu en el bolsillo marsupial. ¿O vosotros habéis visto a Borat alguna vez con un Yorokobu? Pues eso. Aquí va un breve avance de los contenidos de este mes.
Por cierto, aunque no estemos aún en junio, ya podéis pedir el número para recibirlo cómodamente en casa. Ya sabéis, por solo 5 euros, gastos de envío incluidos. Y ya de paso nos decís si nuestra nueva tienda os da algún problema, que la tenemos aún en fase beta, gamma o pi.
Vamos a la mandanga. Entre otras cosas, contamos la historia de Pavlik Elf, una persona que lleva muy mal que le indiquen el camino que tiene que seguir. Ha renunciado a su pasaporte y al dinero como manera de encontrar su propia libertad.
y_junio2013_04
 
 
Lo normal es el rechazo de los monopolios. La competencia estimula el desarrollo y la mejora. Ha nacido Simboliza, una asociación española que celebra ceremonias laicas y que tiene como objetivo romper el monopolio de la Iglesia católica.
y_junio2013_05
 
 
¡Fuego! Kumi Hirasaka se divertía decorando cajas de cerillas. Se le daba tan bien que pensó que podría producirlas él mismo. Así es como nació Kokeshi Match, una marca de cerillas que ha acabado desde Japón con la monotonía de los fósforos.
y_junio2013_06
 
 
La numerografía de este mes le va a gustar mucho a aquellos que se mueven sobre dos ruedas. Pero esto, como siempre, os lo contará Mar Abad con más detalle en los próximos días.
y_junio2013_08
 
A David Elósegui le va el rollo slow. Siente la necesidad de parar de vez en cuando, de renunciar a la saturación de estímulos e información que nos bombardea a diario. Para él, el equipo de música que tenía en casa simbolizaba la atención por un ritual, el de la elección cuidadosa del sonido, para disfrutar del tiempo libre. Yorokobu es algo parecido para él. Su momento para detenerse a vivir. Y por eso nos ha hecho esta portada.
y_junio2013_portada

Compártelo twitter facebook whatsapp
El libro abierto que desafía a la industria editorial
Los 6 posts más leídos de la semana
Los 6 posts más vistos de la semana
Alvy, el milenial que se ríe de los milenials para empoderarlos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *