fbpx
3 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Este es el Yorokobu en papel de octubre

3 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Llueve, refresca por las noches y la ciudad respira el aire de vuelta al curro. No es ni bueno ni malo. Es solo el otoño. Como, además, estamos a primero de mes, tenemos nuevo Yorokobu, con portada sorprendente y contenidos de lo más chachi para toda la familia. Recordad que si queréis que os lo enviemos a casa sin ningún coste de envío, podéis pedirlo de manera muy sencilla en nuestra modesta tienda. Mirad lo que os traemos.

 

El estudio sudafricano Radio se ha especializado en gráficos de vectores que se bañan en la más tradicional estética tecnológica vintage. Zapatófonos, viejas radios o teles con ruedas son habituales en su catálogo.

 

Un repaso a los virus más peligrosos desde el laboratorio P4 de la Fundación Merieux. «Nada sale vivo de los laboratorios, salvo los científicos», cuenta su directora.

 

Una mirada al trabajo fotográfico de Alfonso Batalla, al que le encanta entrar en espacios industriales abandonados para, aunque sea por medio de la visibilidad, volver a darles algo de vida.

 

Para ser hacker no es requisito fundamental saber de tecnología e informática. El amor por lo que uno hace, la necesidad de replantear procesos y objetivos, puede convertir a un carpintero, un escritor o un diseñador en uno de ellos. Repasamos la ética hacker, los valores que todo hacker debe tener para conseguir que el mundo sea un lugar mejor.

 

Jesús Revuelta plantea la necesidad de que nuestros hijos sepan manejar muchas lenguas en el futuro, código incluido. Dicho de otra manera, la conveniencia que tiene la próxima generación de que la cultura digital sea parte indisoluble de su formación y desarrollo.

 

Internet, esa ingente cantidad de datos que vemos pero ignoramos de dónde salen, se almacenan en servidores y viajan por complicadas infraestrucuturas desplegadas por todo el planeta. Un poco de luz sobre ello en un reportaje con ilustración de Blastto.

 

La portada de este mes has sido construida (sí, construída) por Hungry Castle con cariño y mucha maña. La historia completa y el making off están disponibles en este post.

Llueve, refresca por las noches y la ciudad respira el aire de vuelta al curro. No es ni bueno ni malo. Es solo el otoño. Como, además, estamos a primero de mes, tenemos nuevo Yorokobu, con portada sorprendente y contenidos de lo más chachi para toda la familia. Recordad que si queréis que os lo enviemos a casa sin ningún coste de envío, podéis pedirlo de manera muy sencilla en nuestra modesta tienda. Mirad lo que os traemos.

 

El estudio sudafricano Radio se ha especializado en gráficos de vectores que se bañan en la más tradicional estética tecnológica vintage. Zapatófonos, viejas radios o teles con ruedas son habituales en su catálogo.

 

Un repaso a los virus más peligrosos desde el laboratorio P4 de la Fundación Merieux. «Nada sale vivo de los laboratorios, salvo los científicos», cuenta su directora.

 

Una mirada al trabajo fotográfico de Alfonso Batalla, al que le encanta entrar en espacios industriales abandonados para, aunque sea por medio de la visibilidad, volver a darles algo de vida.

 

Para ser hacker no es requisito fundamental saber de tecnología e informática. El amor por lo que uno hace, la necesidad de replantear procesos y objetivos, puede convertir a un carpintero, un escritor o un diseñador en uno de ellos. Repasamos la ética hacker, los valores que todo hacker debe tener para conseguir que el mundo sea un lugar mejor.

 

Jesús Revuelta plantea la necesidad de que nuestros hijos sepan manejar muchas lenguas en el futuro, código incluido. Dicho de otra manera, la conveniencia que tiene la próxima generación de que la cultura digital sea parte indisoluble de su formación y desarrollo.

 

Internet, esa ingente cantidad de datos que vemos pero ignoramos de dónde salen, se almacenan en servidores y viajan por complicadas infraestrucuturas desplegadas por todo el planeta. Un poco de luz sobre ello en un reportaje con ilustración de Blastto.

 

La portada de este mes has sido construida (sí, construída) por Hungry Castle con cariño y mucha maña. La historia completa y el making off están disponibles en este post.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una guía para explicar que todas las vulvas son bonitas
El arte urbano reparador de JR
Mercrominah, viñetas de ‘haterismo’ costumbrista
Bic naranja escribe fino, Bic cristal escribe muuuuuuuuucho…
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *