BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
30 de julio 2014    /   BRANDED CONTENT
 

Y entonces… le hizo la cobra

30 de julio 2014    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Hace no mucho leí una noticia en la que una chica alérgica a los frutos secos había tenido que ir al hospital porque su novio, tras comerse un sándwich de crema de cacahuete, le había dado un superbeso de tornillo. ¡Qué duro puede ser a veces el amor!
Y es que hay besos que te dejan hecho polvo: los cortos, los de barba saliente, los que sabes que son el último o los de compromiso. Pero hay uno concreto que coge tu orgullo y lo destroza: el beso al aire. Ese que no llega a buen puerto porque se ha tropezado con «una cobra». Ese arqueamiento corporal que consigue el ángulo justo para esquivar tu beso con una perfección digna de contorsionista.
¿A quién no le han hecho alguna vez la cobra? A todos y cada uno de nosotros. Pero tranquilos, porque ha tenido que ser Zovicrem, el tratamiento para el alivio de los síntomas del herpes labial, que te ayuda a volver a besar antes, junto a su agencia BTOB quienes se han propuesto acabar con las temidas cobras a través de su campaña probesos: NO MÁS COBRAS.

El final de una era que se materializa en www.nomascobras.com, un microsite en el que además de revivir esta situación, ofrece una herramienta de lo más práctica: la aplicación móvil Nomascobras. Una app que te ayuda a distraer a tu víctima para poder darle un beso y evitar las cobras que destrozan tu orgullo.
A esas personas que ya tenían perfeccionadas las cobras… ¿ahora qué? Permaneced atentos al hashtag #nomascobras y sentid cómo el miedo os recorre el cuerpo. ¡Se acabaron los besos al aire!
KEY_VISUAL_2
KEY_VISUAL_3

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Hace no mucho leí una noticia en la que una chica alérgica a los frutos secos había tenido que ir al hospital porque su novio, tras comerse un sándwich de crema de cacahuete, le había dado un superbeso de tornillo. ¡Qué duro puede ser a veces el amor!
Y es que hay besos que te dejan hecho polvo: los cortos, los de barba saliente, los que sabes que son el último o los de compromiso. Pero hay uno concreto que coge tu orgullo y lo destroza: el beso al aire. Ese que no llega a buen puerto porque se ha tropezado con «una cobra». Ese arqueamiento corporal que consigue el ángulo justo para esquivar tu beso con una perfección digna de contorsionista.
¿A quién no le han hecho alguna vez la cobra? A todos y cada uno de nosotros. Pero tranquilos, porque ha tenido que ser Zovicrem, el tratamiento para el alivio de los síntomas del herpes labial, que te ayuda a volver a besar antes, junto a su agencia BTOB quienes se han propuesto acabar con las temidas cobras a través de su campaña probesos: NO MÁS COBRAS.

El final de una era que se materializa en www.nomascobras.com, un microsite en el que además de revivir esta situación, ofrece una herramienta de lo más práctica: la aplicación móvil Nomascobras. Una app que te ayuda a distraer a tu víctima para poder darle un beso y evitar las cobras que destrozan tu orgullo.
A esas personas que ya tenían perfeccionadas las cobras… ¿ahora qué? Permaneced atentos al hashtag #nomascobras y sentid cómo el miedo os recorre el cuerpo. ¡Se acabaron los besos al aire!
KEY_VISUAL_2
KEY_VISUAL_3

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los caballeros las prefieren rellenitas
Las brujas que salvaron Inglaterra de los nazis
El truco del brazo peludo para distraer a clientes pesados
Esos prehistóricos vegetarianos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies