21 de diciembre 2012    /   IDEAS
por
 

Zubiak: unir y separar

21 de diciembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

ZUBIAK

Los puentes forman parte del escenario vital de Argider Aparicio. El fotógrafo de Basauri está más que acostumbrado a verlos muy cerca de su casa. Precisamente, el peculiar perfil montañoso de los alrededores de Bilbao hace que sean un elemento que adorna el paisaje cotidiano de los ciudadanos de Bizkaia. “Las Navidades pasadas decidí ponerme a fotografiarlos. Allí empecé con el proyecto. La mayoría de las fotografías son de allí. Por eso lo titulé Zubiak, que significa puentes en euskera. Siempre han estado hay, supongo que también en mi inconsciente”, explica.

Tras el proyecto, al inicio no subyacía ninguna intención más que la creada por el mero impulso de retratar la realidad que rodeaba a Aparicio. “Eran una especie de retratos familiares. Cuando las vi todas juntas me di cuenta que se servían para hablar de la fractura pero a la vez de la unión. También hay cierta dosis de romanticismo, como en ese puente que se alza en paralelo sobre los árboles”, dice el vizcaíno.

Con el paso del tiempo, Zubiak fue cobrando significado y mensaje y se estableció un paralelismo metafórico con la realidad, la historia y los habitantes de Euskadi. “Creo que representan la majestuosidad y las proezas humanas. También sus derrotas, como el puente que se alza abandonado, a medio construir, recordando a la vez a Mazinger Z y símbolo de la crisis”, cuenta Argider Aparicio. “También busco la tensión e interacción existente entre el hombre, la naturaleza y sus contradicciones”.

Al fotógrafo le gusta desvestir a la realidad y mostrarla tal y como es, sin retoques, sin cocción. “Me gusta mantener la atmósfera del lugar, incluso a veces con sus imperfecciones de luz”, dice. Cree que la fotografía ha de ser un medio para obtener preguntas del espectador. “Si esto se consigue con imágenes estéticas mejor”.

Confiesa que se emociona cuando captura una imagen y es de gatillo lento, dispara poco porque su origen analógico le ha hecho así. “Alguna vez he probado a disparar más, pero nunca he obtenido buenos resultados. Siempre pienso las imágenes antes de apretar el disparador. En dos o tres disparos trato de resolverlas, creo que sacar más no va a mejorarla. La mayoría de las imágenes de Zubiak están hechas así, casi siempre las veo desde el coche o el autobús. Lo localizo y voy pensando cual puede ser el mejor ángulo o cómo acercarme más”.

Ahora, Argider Aparicio vive en Granada, donde compagina trabajos por encargo y proyectos personales y donde no hay tantos puentes. Sin embargo, el proyecto, al igual que Al Doblar la Esquina, otro trabajo previo, no tiene fecha de finalización. “Como se suele decir, estas cosas no se cierran, se abandonan y es entonces cuando las doy por terminadas. Con Zubiak espero seguir sacando fotografías durante el 2013. Aún me quedan muchos puentes por retratar”.

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK. Argider Aparicio17

ZUBIAK. Argider Aparicio16

ZUBIAK. Argider Aparicio15

ZUBIAK

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

ZUBIAK

Los puentes forman parte del escenario vital de Argider Aparicio. El fotógrafo de Basauri está más que acostumbrado a verlos muy cerca de su casa. Precisamente, el peculiar perfil montañoso de los alrededores de Bilbao hace que sean un elemento que adorna el paisaje cotidiano de los ciudadanos de Bizkaia. “Las Navidades pasadas decidí ponerme a fotografiarlos. Allí empecé con el proyecto. La mayoría de las fotografías son de allí. Por eso lo titulé Zubiak, que significa puentes en euskera. Siempre han estado hay, supongo que también en mi inconsciente”, explica.

Tras el proyecto, al inicio no subyacía ninguna intención más que la creada por el mero impulso de retratar la realidad que rodeaba a Aparicio. “Eran una especie de retratos familiares. Cuando las vi todas juntas me di cuenta que se servían para hablar de la fractura pero a la vez de la unión. También hay cierta dosis de romanticismo, como en ese puente que se alza en paralelo sobre los árboles”, dice el vizcaíno.

Con el paso del tiempo, Zubiak fue cobrando significado y mensaje y se estableció un paralelismo metafórico con la realidad, la historia y los habitantes de Euskadi. “Creo que representan la majestuosidad y las proezas humanas. También sus derrotas, como el puente que se alza abandonado, a medio construir, recordando a la vez a Mazinger Z y símbolo de la crisis”, cuenta Argider Aparicio. “También busco la tensión e interacción existente entre el hombre, la naturaleza y sus contradicciones”.

Al fotógrafo le gusta desvestir a la realidad y mostrarla tal y como es, sin retoques, sin cocción. “Me gusta mantener la atmósfera del lugar, incluso a veces con sus imperfecciones de luz”, dice. Cree que la fotografía ha de ser un medio para obtener preguntas del espectador. “Si esto se consigue con imágenes estéticas mejor”.

Confiesa que se emociona cuando captura una imagen y es de gatillo lento, dispara poco porque su origen analógico le ha hecho así. “Alguna vez he probado a disparar más, pero nunca he obtenido buenos resultados. Siempre pienso las imágenes antes de apretar el disparador. En dos o tres disparos trato de resolverlas, creo que sacar más no va a mejorarla. La mayoría de las imágenes de Zubiak están hechas así, casi siempre las veo desde el coche o el autobús. Lo localizo y voy pensando cual puede ser el mejor ángulo o cómo acercarme más”.

Ahora, Argider Aparicio vive en Granada, donde compagina trabajos por encargo y proyectos personales y donde no hay tantos puentes. Sin embargo, el proyecto, al igual que Al Doblar la Esquina, otro trabajo previo, no tiene fecha de finalización. “Como se suele decir, estas cosas no se cierran, se abandonan y es entonces cuando las doy por terminadas. Con Zubiak espero seguir sacando fotografías durante el 2013. Aún me quedan muchos puentes por retratar”.

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK

ZUBIAK. Argider Aparicio17

ZUBIAK. Argider Aparicio16

ZUBIAK. Argider Aparicio15

ZUBIAK

Compártelo twitter facebook whatsapp
KIPP: el nuevo tipo de escuela que es capaz de convertir en buenos estudiantes a casos perdidos
Los dados nacieron entre la la tibia y el peroné
¡Ella es mayor que él!
Japón recurre al SimCity para preparar a los políticos del futuro
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad