6 de julio 2022    /   IDEAS
por
 

Cosas que le puedes echar a un ‘gin-tonic’ que no estaban bien dichas (y ahora no te censuran)

Un relato ortográfico sobre cómo la RAE, donde dijo 'no', ahora dice 'bueno, venga, vale'.

6 de julio 2022    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Le habían contado tantas cosas sobre la ciudad y todas tan maravillosas que no le quedó más remedio que hacer la maleta, comprar un billete de autobús que le llevara a la metrópoli y emprender el viaje a conocer cómo era la gran urbe. En el reducido universo de su pueblo había de todo, pero no brillaba con la misma intensidad con la que lo hacían las cosas lejos de allí.

Durante el viaje iba imaginando cómo sería en realidad la ciudad, la cantidad de cosas nuevas que descubriría, y cuando llegó a la estación de autobuses su cuerpo entero y su mente estaban ya predispuestos a dejarse empapar de cosmopolitanismo y diversidad.

Una mujer muy amable le indicó que su hotel no estaba demasiado lejos de la estación si quería ir andando. Hacía un día soleado y agradable, así que salió a la calle y decidió ir paseando. La ciudad, de momento, empezaba cumpliendo sus expectativas. Era tan enorme como la había imaginado.

Solo faltaba comprobar si las noches serían igual de interesantes. No veía el momento de tomar un gin-tonic con botánicos, como tantas veces le habían contado que se hacía en la ciudad. Eso de tomar pelotazos de ginebra de la buena rodeado de gente con un título universitario tan lustroso como el de licenciados en Botánica debía de ser una particularidad más de la gente de la urbe. Porque, vale, en su pueblo sabían mucho de plantas. Pero nadie podía alardear de título en sus tarjetas de visita. Y el pepino solo se usaba en la ensalada.

La historia es penosa, cierto. Pero es la manera más directa de entrar en materia y hablar de un uso controvertido, hasta ahora, de la palabra botánicos para referirnos a todas esas guarreridas que nos ha dado por echar en el gin-tonic. En este contexto, botánico es una mala traducción de la palabra inglesa botanical, que significa hierba, raíz o semilla y producto botánico.

En su momento, allá por el 2012, a la Academia (y, por tanto, a la norma) no le hacía ninguna gracia la palabreja y aconsejaban optar por enumerar los complementos que le echamos a nuestra copa: cardamomo, regaliz, pimienta, vainilla, cortezas de cítricos y otras cosillas que encontremos por ahí según la tendencia que toque. O simplemente decir, para abreviar, que le hemos añadido algún que otro producto botánico o el más escueto (por aquello de la economía del lenguaje) aromatizantes (algo que aún hoy aconseja la FundéuRAE cuando le hemos consultado).

Pero eso era en 2012. Consultada hoy la RAE, nos dice que, de momento, «no se registra en los diccionarios generales el uso de la voz botánico como sustantivo con la acepción que nos explica». Pero se trataría de un caso similar al de químico, un adjetivo que ha pasado a emplearse como sustantivo para designar un producto de esta categoría: un químico, los químicos. «En consecuencia, el uso de botánico como sustantivo para designar cierto producto (como ciertas especias, hierbas o aromatizantes) no sería censurable; además, su documentación es considerable actualmente». La FundéuRAE aclara que esa documentación registrada se da, fundamentalmente, en el ámbito especializado.

Así que, oye, si la RAE consiente, siéntete libre de echarle a tu gin-tonic lo que sea menester para elevar tu grado de sofisticación. Quién lo paga ya es otra cuestión.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Le habían contado tantas cosas sobre la ciudad y todas tan maravillosas que no le quedó más remedio que hacer la maleta, comprar un billete de autobús que le llevara a la metrópoli y emprender el viaje a conocer cómo era la gran urbe. En el reducido universo de su pueblo había de todo, pero no brillaba con la misma intensidad con la que lo hacían las cosas lejos de allí.

Durante el viaje iba imaginando cómo sería en realidad la ciudad, la cantidad de cosas nuevas que descubriría, y cuando llegó a la estación de autobuses su cuerpo entero y su mente estaban ya predispuestos a dejarse empapar de cosmopolitanismo y diversidad.

Una mujer muy amable le indicó que su hotel no estaba demasiado lejos de la estación si quería ir andando. Hacía un día soleado y agradable, así que salió a la calle y decidió ir paseando. La ciudad, de momento, empezaba cumpliendo sus expectativas. Era tan enorme como la había imaginado.

Solo faltaba comprobar si las noches serían igual de interesantes. No veía el momento de tomar un gin-tonic con botánicos, como tantas veces le habían contado que se hacía en la ciudad. Eso de tomar pelotazos de ginebra de la buena rodeado de gente con un título universitario tan lustroso como el de licenciados en Botánica debía de ser una particularidad más de la gente de la urbe. Porque, vale, en su pueblo sabían mucho de plantas. Pero nadie podía alardear de título en sus tarjetas de visita. Y el pepino solo se usaba en la ensalada.

La historia es penosa, cierto. Pero es la manera más directa de entrar en materia y hablar de un uso controvertido, hasta ahora, de la palabra botánicos para referirnos a todas esas guarreridas que nos ha dado por echar en el gin-tonic. En este contexto, botánico es una mala traducción de la palabra inglesa botanical, que significa hierba, raíz o semilla y producto botánico.

En su momento, allá por el 2012, a la Academia (y, por tanto, a la norma) no le hacía ninguna gracia la palabreja y aconsejaban optar por enumerar los complementos que le echamos a nuestra copa: cardamomo, regaliz, pimienta, vainilla, cortezas de cítricos y otras cosillas que encontremos por ahí según la tendencia que toque. O simplemente decir, para abreviar, que le hemos añadido algún que otro producto botánico o el más escueto (por aquello de la economía del lenguaje) aromatizantes (algo que aún hoy aconseja la FundéuRAE cuando le hemos consultado).

Pero eso era en 2012. Consultada hoy la RAE, nos dice que, de momento, «no se registra en los diccionarios generales el uso de la voz botánico como sustantivo con la acepción que nos explica». Pero se trataría de un caso similar al de químico, un adjetivo que ha pasado a emplearse como sustantivo para designar un producto de esta categoría: un químico, los químicos. «En consecuencia, el uso de botánico como sustantivo para designar cierto producto (como ciertas especias, hierbas o aromatizantes) no sería censurable; además, su documentación es considerable actualmente». La FundéuRAE aclara que esa documentación registrada se da, fundamentalmente, en el ámbito especializado.

Así que, oye, si la RAE consiente, siéntete libre de echarle a tu gin-tonic lo que sea menester para elevar tu grado de sofisticación. Quién lo paga ya es otra cuestión.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La felicidad empieza por los pies
Cuando los escoceses decidieron vivir en casas casi sin ventanas
¿Un Gobierno más transparente?
¿Es más creativa la tristeza que la positividad?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad