13 de abril 2022    /   IGLUU
por
 

13 de abril 2022    /   IGLUU     por          
twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Fueron las estrellas del movimiento hippy y ahora están viviendo una segunda juventud. Hablamos de las Camper, esas furgonetas que convenientemente adaptadas, son las preferidas de muchas personas, jóvenes y no tan jóvenes, para viajar porque comparten con sus antecesoras el mismo espíritu de aventura, libertad y pasión por la naturaleza.

Y aunque vivimos tiempos en los que buscamos nuevas formas de movilidad, todavía resulta complicado encontrar modelos eléctricos asequibles para este tipo de furgonetas. Sin embargo, sí hay pequeños trucos para hacer la experiencia camper más consciente y respetuosa con el medioambiente.

Por ejemplo, optar por modelos de segunda mano y camperizarlos nosotros mismos utilizando maderas recicladas de otros muebles o estructuras a base de PVC –e incluso los pallets–, e incluso con muebles de cartón como los que fabrican en CartonLab y Decarthon. O equiparlas con vajillas, toallas y cubiertos que tengamos por casa y que ya no utilicemos. O calculando y minimizando el gasto de combustible para nuestro viaje.

De todo ello nos habla Santiago Lozano en este post de Igluu.

twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Fueron las estrellas del movimiento hippy y ahora están viviendo una segunda juventud. Hablamos de las Camper, esas furgonetas que convenientemente adaptadas, son las preferidas de muchas personas, jóvenes y no tan jóvenes, para viajar porque comparten con sus antecesoras el mismo espíritu de aventura, libertad y pasión por la naturaleza.

Y aunque vivimos tiempos en los que buscamos nuevas formas de movilidad, todavía resulta complicado encontrar modelos eléctricos asequibles para este tipo de furgonetas. Sin embargo, sí hay pequeños trucos para hacer la experiencia camper más consciente y respetuosa con el medioambiente.

Por ejemplo, optar por modelos de segunda mano y camperizarlos nosotros mismos utilizando maderas recicladas de otros muebles o estructuras a base de PVC –e incluso los pallets–, e incluso con muebles de cartón como los que fabrican en CartonLab y Decarthon. O equiparlas con vajillas, toallas y cubiertos que tengamos por casa y que ya no utilicemos. O calculando y minimizando el gasto de combustible para nuestro viaje.

De todo ello nos habla Santiago Lozano en este post de Igluu.

La revolución del propósito: las empresas apuestan por el cambio positivo
Del ‘Yo a tu edad’ al ‘¡Ok, boomer!’: la eterna guerra intergeneracional
Luna Miguel: «La vida es escandalosamente perezosa…»
Poetas y enfermedades mentales: ellas también las padecieron y se suicidaron 
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad