27 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Así eran los cruceros por dentro a principios del siglo XX

27 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Estamos a principios del siglo XX. Hace tiempo que el barco a vela fue desplazado como principal medio de transporte para viajar entre continentes. La era del vapor ha llegado y ha permitido que los barcos sean cada vez más grandes y cada vez más rápidos. Su crecimiento permite que entre 1900 y 1914 llegasen más de un millón de inmigrantes al año a Estados Unidos provenientes de Europa.
La mayoría de estos pasajeros viajan en las partes inferiores de estos buques. Algunos están hacinados y otros realizan el viaje en condiciones más dignas, pero su experiencia está en un universo paralelo si lo comparamos con lo que ocurría en las partes superiores del barco. En los aposentos reservados para la primera clase la experiencia era más cercana a viajar en un palacio que en una nave. De hecho, muchas veces ese era precisamente el encargo que recibían los arquitectos encargados de diseñarlos, intentar transmitir la sensación a los pasajeros de que estaban en el interior de un gran hotel más que en una enorme mole de metal viajando por las gélidas aguas del Atlántico.

La ironía máxima estaba en que, pese a que estos viajeros recibían un nivel elevadísimo de atención y recursos, no era el público que más beneficio económico reportaba a los dueños de las navieras. «Pese a la atención que se le daba a los lujos de viajar en primera, el dinero que generaba la venta de pasajes a inmigrantes fue lo que sostuvo la mayor parte de las navieras transatlánticas», explica Patrick J. Murphy en su artículo académico The Golden Age: Service Management on Transatlantic Ocean Liners. Esto pasaba en parte porque eran muchos más (normalmente entre el 60-70% de los viajeros) y además su frecuencia de viajes transatlánticos estaba menos sujeta a las estaciones, a diferencia de los que se movían por placer, que solían hacerlo en los meses más cálidos.
La estricta segregación de clases en el barco garantizaba que los ricos apenas se dieran cuenta de la existencia de sus compañeros de viaje menos afortunados alojados en los bajos de la nave. Lo que seguro que no sabía el hombre de negocios que iba cada noche a cenar con esmoquin en los numerosos restaurantes del barco, es que si no fuera por los humildes currantes del entresuelo, los barcos nunca hubieran sido sostenibles económicamente.

RMS Olympic (1911-1935)

1loiunge
El RMS Olympic era el hermano mayor del Titanic. Construido por la Cunard Line en los astilleros de Harland and Wolff en Belfast, su salón de estar en primera clase estaba inspirado en el estilo Luis XIV del Palacio de Versalles. Foto: Robert John Welch, Wikimedia Commons
3a27611u

3a27614u
Café

3a27612u
Cubierta superior

3a27610u
Sala de lectura

3a27608u
Escalinata

Café
Café

Sala de fumar
Sala de fumar. La creciente competencia entre las navieras hizo que se invirtiesen más recursos en acercar la experiencia de viajar a la de estar en un hotel de gran lujo. «La gente que viaja en estos barcos no son piratas, no bailan con la gaita. Principalmente son señoras estadounidenses intentando sobrevivir al mal de mar, y lo que quieren olvidar por encima de todo es que están viajando en un barco», declaraba un director de naviera cuyo testimonio histórico fue recogido por Patrick J. Murphy.

Gimnasio
Gimnasio

Cubierta para paseos
Cubierta para paseos

Peluquería
Barbería

Tras 23 años de servicio las mejores tecnológicas que hacían más rentables los nuevos barcos y los problemas económicos de las navieras afectadas por la resaca de la gran depresión acabaron con el RMS Olympic. En 1935 se vendió y se procedió a su desguace. En una de las subastas de los interiores del barco, un avispado hotelero británico se hizo con varios elementos de la nave. El dueño del hotel Old Swan en Ainsley instaló muchos de estos elementos en la propiedad y hoy siguen decorando una parte importante de la posada.
Tras 23 años de servicio, las mejores tecnológicas que hacían más rentables los nuevos barcos y los problemas económicos de las navieras acentuados por la resaca de la Gran Depresión acabaron con el RMS Olympic. En 1935 se vendió y se procedió a su desguace. En una de las subastas de los interiores del barco, un avispado hotelero británico se hizo con varias piezas del interior de la nave. Su nombre era Algenon Smart, había cruzado el Atlántico varias veces en este barco y era el dueño del hotel White Swan en Alnwick Reino Unido. Tras la compra instaló muchos de estos elementos en la propiedad. En la foto se puede ver el restaurante de la posada cuyos muros están recubiertos por los paneles de madera del salón principal del barco.

800px-Olympic_Suite_stained_glass
Detalle de una de las salas del White Swan Hotel que proviene del RMS Olympic.

Fotos: Library of Congress, dominio público

SS Kaiser Wilhelm Der Grosse (1897-1914)

798px-Gallery_on_board_the_SS_Kaiser_Wilhelm_der_Grosse
Sala de estar

Restaurante primera clase
Restaurante primera clase.

first-class-dining-room-ss-kronprinz-wilhelm
Salón principal. En primera clase viajaban sobre todo aristócratas, ricos, responsables de empresas y famosos. A pesar de que los viajeros en tercera clase hacían rentables las líneas, Patrick J. Murphy explica que las decisiones de los gestores de las naves estaban orientadas sobre todo a responder a las necesidades de los ricos. Se buscaba mejorar incluso los estándares de servicio de los hoteles de cinco estrellas para un público acostumbrado a este tipo de lujos.

Fotos: Wikimedia Commons

SS Île de France (1927-1959)

792px-SS_Ile_de_France_Grand_Salon
Salón. El SS Ile de France fue uno de los primeros barcos que se adaptó a los nuevos estilos de la época como el Art Deco. Anteriormente los grandes cruceros incorporaban elementos mucho más clásicos y recargados.

1ilede
Salón de té

Habitación
Habitación

 
(Fotos: New York Social Diary, Steven Ujifusa)

 SS Normandie, Francia (1935-1946)

1ssnormandie
Comedor, primera clase. El Normandie otra vez más

1normandz
Sala de estar

1normandie2
Capilla
Capilla

El hotel normandie abrió sus puertas en 1942 en honor al legendario barco francés. Situado en San Juan, Puerto Rico, su diseño se inspiró en el crucero. Hoy es un edificio  cerrado a la espera  Diseñado por el arquitecto xxx, hoy figura en el registro de  edificios protegidos.  http://www.caribbeanbusinesspr.com/prnt_ed/melia-interested-in-taking-over-normandie-hotel-10142.html
El hotel Normandie abrió sus puertas en 1942 en honor al legendario barco francés. Situado en San Juan, Puerto Rico, su diseño se inspiró en el crucero. Hoy es un edificio cerrado. Se rumorea que Meliá está interesada en comprarlo pero nuestros correos a la compañía para confirmar o desmentir la operación no han recibido respuesta.

Fotos: The Magazine Antiques colección de Mario J Pulice, Wikimedia Commons
VARIOS
Piscina, RMS Berengaria,
Piscina, RMS Berengaria (1913-1938)

ss paris
Comedor del SS París (1921-1939)

 Foto: Glen.H https://www.flickr.com/photos/glenhsparky/
Sala de estar, Mauretania (1907-1935)

AMS Aquitania Fuente: http://www.stevenujifusa.com/blog/
Salón, AMS Aquitania (1913-1950) Fuente: Steven Ujifusa

First_Class_Drawing_Room_of_the_RMS_Aquitania_opposite_side
Salón, AMS Aquitania (1913-1950)

 
Fuentes:
Glen H FlickrAtlantic Liners, Patrick J Murphy, Osher Maps, Library of Congress, Great Ships, Wikimedia Commons, SS Maritime.

Estamos a principios del siglo XX. Hace tiempo que el barco a vela fue desplazado como principal medio de transporte para viajar entre continentes. La era del vapor ha llegado y ha permitido que los barcos sean cada vez más grandes y cada vez más rápidos. Su crecimiento permite que entre 1900 y 1914 llegasen más de un millón de inmigrantes al año a Estados Unidos provenientes de Europa.
La mayoría de estos pasajeros viajan en las partes inferiores de estos buques. Algunos están hacinados y otros realizan el viaje en condiciones más dignas, pero su experiencia está en un universo paralelo si lo comparamos con lo que ocurría en las partes superiores del barco. En los aposentos reservados para la primera clase la experiencia era más cercana a viajar en un palacio que en una nave. De hecho, muchas veces ese era precisamente el encargo que recibían los arquitectos encargados de diseñarlos, intentar transmitir la sensación a los pasajeros de que estaban en el interior de un gran hotel más que en una enorme mole de metal viajando por las gélidas aguas del Atlántico.

La ironía máxima estaba en que, pese a que estos viajeros recibían un nivel elevadísimo de atención y recursos, no era el público que más beneficio económico reportaba a los dueños de las navieras. «Pese a la atención que se le daba a los lujos de viajar en primera, el dinero que generaba la venta de pasajes a inmigrantes fue lo que sostuvo la mayor parte de las navieras transatlánticas», explica Patrick J. Murphy en su artículo académico The Golden Age: Service Management on Transatlantic Ocean Liners. Esto pasaba en parte porque eran muchos más (normalmente entre el 60-70% de los viajeros) y además su frecuencia de viajes transatlánticos estaba menos sujeta a las estaciones, a diferencia de los que se movían por placer, que solían hacerlo en los meses más cálidos.
La estricta segregación de clases en el barco garantizaba que los ricos apenas se dieran cuenta de la existencia de sus compañeros de viaje menos afortunados alojados en los bajos de la nave. Lo que seguro que no sabía el hombre de negocios que iba cada noche a cenar con esmoquin en los numerosos restaurantes del barco, es que si no fuera por los humildes currantes del entresuelo, los barcos nunca hubieran sido sostenibles económicamente.

RMS Olympic (1911-1935)

1loiunge
El RMS Olympic era el hermano mayor del Titanic. Construido por la Cunard Line en los astilleros de Harland and Wolff en Belfast, su salón de estar en primera clase estaba inspirado en el estilo Luis XIV del Palacio de Versalles. Foto: Robert John Welch, Wikimedia Commons
3a27611u

3a27614u
Café

3a27612u
Cubierta superior

3a27610u
Sala de lectura

3a27608u
Escalinata

Café
Café

Sala de fumar
Sala de fumar. La creciente competencia entre las navieras hizo que se invirtiesen más recursos en acercar la experiencia de viajar a la de estar en un hotel de gran lujo. «La gente que viaja en estos barcos no son piratas, no bailan con la gaita. Principalmente son señoras estadounidenses intentando sobrevivir al mal de mar, y lo que quieren olvidar por encima de todo es que están viajando en un barco», declaraba un director de naviera cuyo testimonio histórico fue recogido por Patrick J. Murphy.

Gimnasio
Gimnasio

Cubierta para paseos
Cubierta para paseos

Peluquería
Barbería

Tras 23 años de servicio las mejores tecnológicas que hacían más rentables los nuevos barcos y los problemas económicos de las navieras afectadas por la resaca de la gran depresión acabaron con el RMS Olympic. En 1935 se vendió y se procedió a su desguace. En una de las subastas de los interiores del barco, un avispado hotelero británico se hizo con varios elementos de la nave. El dueño del hotel Old Swan en Ainsley instaló muchos de estos elementos en la propiedad y hoy siguen decorando una parte importante de la posada.
Tras 23 años de servicio, las mejores tecnológicas que hacían más rentables los nuevos barcos y los problemas económicos de las navieras acentuados por la resaca de la Gran Depresión acabaron con el RMS Olympic. En 1935 se vendió y se procedió a su desguace. En una de las subastas de los interiores del barco, un avispado hotelero británico se hizo con varias piezas del interior de la nave. Su nombre era Algenon Smart, había cruzado el Atlántico varias veces en este barco y era el dueño del hotel White Swan en Alnwick Reino Unido. Tras la compra instaló muchos de estos elementos en la propiedad. En la foto se puede ver el restaurante de la posada cuyos muros están recubiertos por los paneles de madera del salón principal del barco.

800px-Olympic_Suite_stained_glass
Detalle de una de las salas del White Swan Hotel que proviene del RMS Olympic.

Fotos: Library of Congress, dominio público

SS Kaiser Wilhelm Der Grosse (1897-1914)

798px-Gallery_on_board_the_SS_Kaiser_Wilhelm_der_Grosse
Sala de estar

Restaurante primera clase
Restaurante primera clase.

first-class-dining-room-ss-kronprinz-wilhelm
Salón principal. En primera clase viajaban sobre todo aristócratas, ricos, responsables de empresas y famosos. A pesar de que los viajeros en tercera clase hacían rentables las líneas, Patrick J. Murphy explica que las decisiones de los gestores de las naves estaban orientadas sobre todo a responder a las necesidades de los ricos. Se buscaba mejorar incluso los estándares de servicio de los hoteles de cinco estrellas para un público acostumbrado a este tipo de lujos.

Fotos: Wikimedia Commons

SS Île de France (1927-1959)

792px-SS_Ile_de_France_Grand_Salon
Salón. El SS Ile de France fue uno de los primeros barcos que se adaptó a los nuevos estilos de la época como el Art Deco. Anteriormente los grandes cruceros incorporaban elementos mucho más clásicos y recargados.

1ilede
Salón de té

Habitación
Habitación

 
(Fotos: New York Social Diary, Steven Ujifusa)

 SS Normandie, Francia (1935-1946)

1ssnormandie
Comedor, primera clase. El Normandie otra vez más

1normandz
Sala de estar

1normandie2
Capilla
Capilla

El hotel normandie abrió sus puertas en 1942 en honor al legendario barco francés. Situado en San Juan, Puerto Rico, su diseño se inspiró en el crucero. Hoy es un edificio  cerrado a la espera  Diseñado por el arquitecto xxx, hoy figura en el registro de  edificios protegidos.  http://www.caribbeanbusinesspr.com/prnt_ed/melia-interested-in-taking-over-normandie-hotel-10142.html
El hotel Normandie abrió sus puertas en 1942 en honor al legendario barco francés. Situado en San Juan, Puerto Rico, su diseño se inspiró en el crucero. Hoy es un edificio cerrado. Se rumorea que Meliá está interesada en comprarlo pero nuestros correos a la compañía para confirmar o desmentir la operación no han recibido respuesta.

Fotos: The Magazine Antiques colección de Mario J Pulice, Wikimedia Commons
VARIOS
Piscina, RMS Berengaria,
Piscina, RMS Berengaria (1913-1938)

ss paris
Comedor del SS París (1921-1939)

 Foto: Glen.H https://www.flickr.com/photos/glenhsparky/
Sala de estar, Mauretania (1907-1935)

AMS Aquitania Fuente: http://www.stevenujifusa.com/blog/
Salón, AMS Aquitania (1913-1950) Fuente: Steven Ujifusa

First_Class_Drawing_Room_of_the_RMS_Aquitania_opposite_side
Salón, AMS Aquitania (1913-1950)

 
Fuentes:
Glen H FlickrAtlantic Liners, Patrick J Murphy, Osher Maps, Library of Congress, Great Ships, Wikimedia Commons, SS Maritime.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La enciclopedia caricaturizada de Pablo Morales
YInMn, el nuevo color azul descubierto por casualidad en un laboratorio
Monigotes con carácter
La mujer anónima que Josechu Dávila quiere hacer Patrimonio de la Humanidad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Muy interesante articulo sobre las caracteristicas diseños y costumbres de una epoca en que se fabricaban excelentes embarcaciones que transpotaban miles de inmigrantes a america .Que belleza de ambientes , de muebles , de piscinas ,de comedores , que lujo sobrio, que lineas clasicas de refinada belleza que estupendo trabajo que sentido de la estetica.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *