Publicado: 29 de marzo 2023 10:40  /   DIGITAL
por
 

Elegir un ‘dumbphone’ para recuperar tu vida: la revolución de los teléfonos tontos

Para combatir los efectos negativos que los teléfonos inteligentes están teniendo en nuestro día a día, ¿por qué no utilizar teléfonos tontos?

Publicado: 29 de marzo 2023 10:40  /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
dumbphone

Están ya tan integrados en nuestras vidas que a veces nos olvidamos del tremendo impacto que los teléfonos inteligentes, sus aplicaciones y —no lo olvidemos— el tener datos casi ilimitados ha tenido en nuestras vidas.

Hace 15 años, en 2008, todo era diferente. El iPhone era un invento reciente. De hecho, fue a principios de ese año cuando se lanzó el iPhone 2, el primero en incorporar tecnología 3G y que, con un precio algo más reducido que su antecesor, llegó al bolsillo de millones de usuarios. Pero todavía faltaba bastante tiempo para que los teléfonos táctiles inspirados en el modelo de Apple se convirtieran en los dominantes: las Blackberry, con sus añorados teclados analógicos, todavía estaban muy en boga y resultaban más baratas y mucho más comunes, al menos en España.

De cualquier modo, poco tenían que ver todos aquellos aparatos con los dispositivos actuales. Nuestra vida es hoy en día mucho más sencilla gracias a las prestaciones de los teléfonos móviles que, realmente, son capaces de hacerlo prácticamente todo: con ellos podemos comunicarnos a través de diversos canales (mensajes de texto, audios, videollamadas), ver las noticias, saber cómo llegar a un determinado lugar y hasta pagar en un comercio sin necesidad de usar nuestra tarjeta de crédito. Esta omnipresencia, sin embargo, también nos está trayendo bastantes problemas.

dumbphone

ESTAMOS EN LA ERA DE LA DISTRACCIÓN

Poco a poco, el entusiasmo que sentíamos por nuestros teléfonos se ha ido disipando. Consultarlos continuamente se ha convertido en una obligación. Notificaciones, mensajes y redes sociales nos reclaman. Nuestra mirada parece estar atrapada en la pantalla y esto ha tenido y está teniendo consecuencias negativas inesperadas.

La principal afectada por todo esto ha sido nuestra atención. A muchas personas, su adicción al teléfono ha provocado que les cueste mucho leer un libro, ver una película o incluso trabajar, sin sentir la imperiosa necesidad de consultar su aparato cada pocos minutos. El tiempo que dedicamos a nuestra pareja, a nuestros amigos o a nuestras familias también se ha visto reducido. Según diversos estudios científicos, estar tan pendientes de nuestro teléfono también nos produce ansiedad, irritabilidad, pérdidas de memoria o insomnio.

Todos, en mayor o menor medida, nos sentimos afectados por estos aparatos y algunas personas han decidido hacer algo al respecto para conservar su salud mental: desconectarse. Son los minimalistas digitales, los cuales no abogan por la supresión de la tecnología, sino por un uso limitado de la misma.

Más que pasarse una noche chateando por WhatsApp, los minimalistas digitales prefieren tener citas en persona, largas conversaciones, poner en marcha proyectos en la vida real, leer y salir a caminar sin mirar su terminal. No sienten necesidad de documentar con fotos para las redes sociales todas sus salidas con su familia o amigos y, aunque desean estar informados, rehúsan estar constantemente conectados a la actualidad.

LOS TELÉFONOS TONTOS

Según datos de la compañía de marketing GWI publicados por Statista, los españoles de entre 16 y 64 años pasan unas 5,45 horas en promedio conectados con nuestros terminales. Eso es casi un cuarto de nuestro tiempo diario y un tercio del que pasamos despiertos.

Pero ¿podemos hacer algo? Los minimalistas digitales piensan que sí y abogan por un uso de la tecnología más consciente, autolimitando las posibilidades que tenemos de acceder a ella. En el caso de los móviles, creen que sería positivo si utilizáramos otro tipo de terminales con menos capacidades pero que también nos permitieran estar conectados hasta cierto punto. Teléfonos que son, o nos recuerdan mucho, a los teléfonos de la primera década de este siglo: los llaman dumbphones o teléfonos tontos.

Casi 17.000 entusiastas de este tipo de teléfonos se reúnen en el subreddit r/Dumbphones, cuyos coordinadores abogan por el abandono de los actuales teléfonos y su sustitución por móviles antiguos (en los que no sea posible más que llamar y recibir SMS), o bien nuevos diseños pensados ya para este tipo de personas.

[pullquote]Los minimalistas digitales abogan por un uso de la tecnología más consciente, autolimitando las posibilidades que tenemos de acceder a ella[/pullquote]

En el foro pueden encontrarse desde minimalistas digitales a entusiastas de la privacidad, pasando por nostálgicos enamorados del diseño de los antiguos teléfonos Nokia o simplemente personas que están enganchadas a internet y creen que necesitan un respiro. Allí comparten sus experiencias desengánchadose de su smartphone, utilizando algún modelo concreto o pidiendo consejo sobre, por ejemplo, cómo usar un teléfono tonto en su vida personal mientras se ven obligados a conservar uno inteligente para el trabajo.

Aunque pueda parecer que todo esto es un movimiento en contra de la tecnología, no es eso precisamente lo que se respira en este foro. Su postura es, en general, más bien crítica con la situación actual, pero sin rechazar los adelantos. Muchos de ellos llevan años intentando adaptarse a ellos, solo que sin éxito.

Allí pueden leerse experiencias con apps bloqueadoras de aplicaciones, con limitadores de tiempo en redes sociales, incluso con algunas que se supone que reducen nuestra dependencia eliminando los colores de la pantalla y bajando su iluminación para hacerla menos atractiva. Aplicaciones que, en general, apuestan por ayudarnos a cambiar de hábitos, cuando quizá lo que necesitaríamos en este caso es más bien un cambio de paradigma. Una transformación hacia una vida más sencilla en la que nuestra relación con la tecnología fuera menos dependiente.

dumbphone

EL EJEMPLO DEL LIGHT PHONE

Aunque en el mercado existen bastantes opciones que recuerdan a los teléfonos de aquella primera década de los 2000, entre todos los dumbphones que hay disponibles en la actualidad merece una mención especial el Light Phone II, creado por el diseñador Kai Tang, que previamente había trabajado para compañías como Motorola, Nokia y Blackberry.

Su propuesta, que puede adquirirse a través de internet por 299 dólares, tiene un diseño muy sencillo en el que destaca su limpieza y una pantalla de papel electrónica como la de los lectores de libros electrónicos, por lo que no tiene color.

Tiene el tamaño de un naipe y muy pocas características: llamadas, SMS, alarma y la posibilidad de activar una zona wi-fi. Es posible, si se desea, añadir al terminal la calculadora, el reproductor de música, una herramienta para escuchar pódcast, notas y mapas, aunque eso ya desvirtúa un poco la idea inicial del teléfono, de ahí que sea opcional. Según los fabricantes, ya han vendido varios miles de terminales y, sus usuarios afirman haber reducido su uso del móvil en torno a un 90 o 95%.

¿EXISTE UNA SALIDA?

Pero quizá la pregunta que subyace en todo esto es: ¿es posible desconectarse? La posibilidad existe claro, pero ¿qué implicaciones puede tener eso en la vida de los que den el paso? Finalmente, ¿será desconectarse un privilegio solo al alcance de quienes puedan permitírselo?

Está claro lo que internet, los teléfonos móviles y, especialmente, las redes sociales están haciendo con nuestro cerebro, ¿pero tenemos alternativa? No parece que en los próximos años nuestras actividades en el mundo online vayan a disminuir, más bien al contrario. No hay más que pensar en todo lo que las grandes empresas de internet están invirtiendo en acelerar la llegada del metaverso, en el que no solo nuestras mentes, sino también nuestros cuerpos probablemente se disolverán.

Tampoco parece que los minimalistas digitales lleven precisamente las de ganar: son muchos, pero no dejan de ser como los veganos del mundo virtual. Tienen muy buenas intenciones y probablemente razón en casi todo. No obstante, al menos durante los próximos años, están condenados a ser una minoría.

Están ya tan integrados en nuestras vidas que a veces nos olvidamos del tremendo impacto que los teléfonos inteligentes, sus aplicaciones y —no lo olvidemos— el tener datos casi ilimitados ha tenido en nuestras vidas.

Hace 15 años, en 2008, todo era diferente. El iPhone era un invento reciente. De hecho, fue a principios de ese año cuando se lanzó el iPhone 2, el primero en incorporar tecnología 3G y que, con un precio algo más reducido que su antecesor, llegó al bolsillo de millones de usuarios. Pero todavía faltaba bastante tiempo para que los teléfonos táctiles inspirados en el modelo de Apple se convirtieran en los dominantes: las Blackberry, con sus añorados teclados analógicos, todavía estaban muy en boga y resultaban más baratas y mucho más comunes, al menos en España.

De cualquier modo, poco tenían que ver todos aquellos aparatos con los dispositivos actuales. Nuestra vida es hoy en día mucho más sencilla gracias a las prestaciones de los teléfonos móviles que, realmente, son capaces de hacerlo prácticamente todo: con ellos podemos comunicarnos a través de diversos canales (mensajes de texto, audios, videollamadas), ver las noticias, saber cómo llegar a un determinado lugar y hasta pagar en un comercio sin necesidad de usar nuestra tarjeta de crédito. Esta omnipresencia, sin embargo, también nos está trayendo bastantes problemas.

dumbphone

ESTAMOS EN LA ERA DE LA DISTRACCIÓN

Poco a poco, el entusiasmo que sentíamos por nuestros teléfonos se ha ido disipando. Consultarlos continuamente se ha convertido en una obligación. Notificaciones, mensajes y redes sociales nos reclaman. Nuestra mirada parece estar atrapada en la pantalla y esto ha tenido y está teniendo consecuencias negativas inesperadas.

La principal afectada por todo esto ha sido nuestra atención. A muchas personas, su adicción al teléfono ha provocado que les cueste mucho leer un libro, ver una película o incluso trabajar, sin sentir la imperiosa necesidad de consultar su aparato cada pocos minutos. El tiempo que dedicamos a nuestra pareja, a nuestros amigos o a nuestras familias también se ha visto reducido. Según diversos estudios científicos, estar tan pendientes de nuestro teléfono también nos produce ansiedad, irritabilidad, pérdidas de memoria o insomnio.

Todos, en mayor o menor medida, nos sentimos afectados por estos aparatos y algunas personas han decidido hacer algo al respecto para conservar su salud mental: desconectarse. Son los minimalistas digitales, los cuales no abogan por la supresión de la tecnología, sino por un uso limitado de la misma.

Más que pasarse una noche chateando por WhatsApp, los minimalistas digitales prefieren tener citas en persona, largas conversaciones, poner en marcha proyectos en la vida real, leer y salir a caminar sin mirar su terminal. No sienten necesidad de documentar con fotos para las redes sociales todas sus salidas con su familia o amigos y, aunque desean estar informados, rehúsan estar constantemente conectados a la actualidad.

LOS TELÉFONOS TONTOS

Según datos de la compañía de marketing GWI publicados por Statista, los españoles de entre 16 y 64 años pasan unas 5,45 horas en promedio conectados con nuestros terminales. Eso es casi un cuarto de nuestro tiempo diario y un tercio del que pasamos despiertos.

Pero ¿podemos hacer algo? Los minimalistas digitales piensan que sí y abogan por un uso de la tecnología más consciente, autolimitando las posibilidades que tenemos de acceder a ella. En el caso de los móviles, creen que sería positivo si utilizáramos otro tipo de terminales con menos capacidades pero que también nos permitieran estar conectados hasta cierto punto. Teléfonos que son, o nos recuerdan mucho, a los teléfonos de la primera década de este siglo: los llaman dumbphones o teléfonos tontos.

Casi 17.000 entusiastas de este tipo de teléfonos se reúnen en el subreddit r/Dumbphones, cuyos coordinadores abogan por el abandono de los actuales teléfonos y su sustitución por móviles antiguos (en los que no sea posible más que llamar y recibir SMS), o bien nuevos diseños pensados ya para este tipo de personas.

[pullquote]Los minimalistas digitales abogan por un uso de la tecnología más consciente, autolimitando las posibilidades que tenemos de acceder a ella[/pullquote]

En el foro pueden encontrarse desde minimalistas digitales a entusiastas de la privacidad, pasando por nostálgicos enamorados del diseño de los antiguos teléfonos Nokia o simplemente personas que están enganchadas a internet y creen que necesitan un respiro. Allí comparten sus experiencias desengánchadose de su smartphone, utilizando algún modelo concreto o pidiendo consejo sobre, por ejemplo, cómo usar un teléfono tonto en su vida personal mientras se ven obligados a conservar uno inteligente para el trabajo.

Aunque pueda parecer que todo esto es un movimiento en contra de la tecnología, no es eso precisamente lo que se respira en este foro. Su postura es, en general, más bien crítica con la situación actual, pero sin rechazar los adelantos. Muchos de ellos llevan años intentando adaptarse a ellos, solo que sin éxito.

Allí pueden leerse experiencias con apps bloqueadoras de aplicaciones, con limitadores de tiempo en redes sociales, incluso con algunas que se supone que reducen nuestra dependencia eliminando los colores de la pantalla y bajando su iluminación para hacerla menos atractiva. Aplicaciones que, en general, apuestan por ayudarnos a cambiar de hábitos, cuando quizá lo que necesitaríamos en este caso es más bien un cambio de paradigma. Una transformación hacia una vida más sencilla en la que nuestra relación con la tecnología fuera menos dependiente.

dumbphone

EL EJEMPLO DEL LIGHT PHONE

Aunque en el mercado existen bastantes opciones que recuerdan a los teléfonos de aquella primera década de los 2000, entre todos los dumbphones que hay disponibles en la actualidad merece una mención especial el Light Phone II, creado por el diseñador Kai Tang, que previamente había trabajado para compañías como Motorola, Nokia y Blackberry.

Su propuesta, que puede adquirirse a través de internet por 299 dólares, tiene un diseño muy sencillo en el que destaca su limpieza y una pantalla de papel electrónica como la de los lectores de libros electrónicos, por lo que no tiene color.

Tiene el tamaño de un naipe y muy pocas características: llamadas, SMS, alarma y la posibilidad de activar una zona wi-fi. Es posible, si se desea, añadir al terminal la calculadora, el reproductor de música, una herramienta para escuchar pódcast, notas y mapas, aunque eso ya desvirtúa un poco la idea inicial del teléfono, de ahí que sea opcional. Según los fabricantes, ya han vendido varios miles de terminales y, sus usuarios afirman haber reducido su uso del móvil en torno a un 90 o 95%.

¿EXISTE UNA SALIDA?

Pero quizá la pregunta que subyace en todo esto es: ¿es posible desconectarse? La posibilidad existe claro, pero ¿qué implicaciones puede tener eso en la vida de los que den el paso? Finalmente, ¿será desconectarse un privilegio solo al alcance de quienes puedan permitírselo?

Está claro lo que internet, los teléfonos móviles y, especialmente, las redes sociales están haciendo con nuestro cerebro, ¿pero tenemos alternativa? No parece que en los próximos años nuestras actividades en el mundo online vayan a disminuir, más bien al contrario. No hay más que pensar en todo lo que las grandes empresas de internet están invirtiendo en acelerar la llegada del metaverso, en el que no solo nuestras mentes, sino también nuestros cuerpos probablemente se disolverán.

Tampoco parece que los minimalistas digitales lleven precisamente las de ganar: son muchos, pero no dejan de ser como los veganos del mundo virtual. Tienen muy buenas intenciones y probablemente razón en casi todo. No obstante, al menos durante los próximos años, están condenados a ser una minoría.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Are you talking to me?
Facebook no es para ricos
La magia de reunir todo lo interesante en una sola publicación
Silicon Valley: una zona anodina de oficinas convertida en destino turístico
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp