2 de junio 2021    /   CREATIVIDAD
por
 Rocío Cañero

‘F’, la manera más sencilla de expresar la frustración

2 de junio 2021    /   CREATIVIDAD     por          Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Nunca una sola letra expresó tanto. Economía del lenguaje nivel Dios. Ya ves con qué concisión se puede decir que te compadeces por la mala suerte de un colega o para confirmar que las cosas han salido mal o, al menos, no como esperabas.

Equivaldría a algo así como decir «mierda» para responder a ese mensaje que te llega cancelando ese plan estupendísimo que habías programado. Un fail, vaya (aunque no es ese su origen). Pero no es una respuesta dramática, aunque ya se sabe que toda tragedia tiene su grado de intensidad imposible de medir objetivamente.

Del mundo de los videojuegos donde nació saltó al universo digital de los chats y los guasaps, donde también puede verse escrito en versión larga como «F en el chat» (por favor, léase efe, no fffff). Y en otro salto mortal con doble pirueta hacia delante, ha dejado su formato online para incorporarse a la conversación hablada de los centenials.

—Nos estamos cargando el planeta, F.

F en el chat

La cosa nació con un videojuego. El Call of Duty: Advanced Warfare, dicen algunos para concretar. En esta versión, uno de los personajes fallece y el jugador debe obligatoriamente presentarle sus respetos en el entierro apretando F en el teclado, si jugaba desde un PC, para poder seguir jugando. La cosa era tan absurda que en seguida nació el primer meme como burla. Te mataban en una partida, pues ahí estaban los colegas para reírse de ti con un «F en el chat», y a otra cosa.

Entonces se usaba como una forma de presentar sus respetos a alguien que había caído eliminado, un «lo siento, majo» milenial a modo de palmadita en la espalda. Pero llegó la generación Z y decidió ampliar horizontes. Así que lo que empezó siendo una broma entre jugadores acabó haciéndose tan viral que hoy forma parte de las conversaciones normales de muchos jóvenes, sean gamers o no.

Plataformas de streaming como Twich, el reino del Rubius o Ibai Llanos, han contribuido a expandir la gracia a diestro y siniestro. Por el camino, ha ido añadiendo capas a su vestuario. Ya no es solo «F en el chat» o «F» a secas, también lo puedes escuchar (y leer) como «Vaya f», «F por ti» y lo que vaya surgiendo, que el lenguaje es una cosa viva y el de lo shavale en concreto, mucho más.

Nunca una sola letra expresó tanto. Economía del lenguaje nivel Dios. Ya ves con qué concisión se puede decir que te compadeces por la mala suerte de un colega o para confirmar que las cosas han salido mal o, al menos, no como esperabas.

Equivaldría a algo así como decir «mierda» para responder a ese mensaje que te llega cancelando ese plan estupendísimo que habías programado. Un fail, vaya (aunque no es ese su origen). Pero no es una respuesta dramática, aunque ya se sabe que toda tragedia tiene su grado de intensidad imposible de medir objetivamente.

Del mundo de los videojuegos donde nació saltó al universo digital de los chats y los guasaps, donde también puede verse escrito en versión larga como «F en el chat» (por favor, léase efe, no fffff). Y en otro salto mortal con doble pirueta hacia delante, ha dejado su formato online para incorporarse a la conversación hablada de los centenials.

—Nos estamos cargando el planeta, F.

F en el chat

La cosa nació con un videojuego. El Call of Duty: Advanced Warfare, dicen algunos para concretar. En esta versión, uno de los personajes fallece y el jugador debe obligatoriamente presentarle sus respetos en el entierro apretando F en el teclado, si jugaba desde un PC, para poder seguir jugando. La cosa era tan absurda que en seguida nació el primer meme como burla. Te mataban en una partida, pues ahí estaban los colegas para reírse de ti con un «F en el chat», y a otra cosa.

Entonces se usaba como una forma de presentar sus respetos a alguien que había caído eliminado, un «lo siento, majo» milenial a modo de palmadita en la espalda. Pero llegó la generación Z y decidió ampliar horizontes. Así que lo que empezó siendo una broma entre jugadores acabó haciéndose tan viral que hoy forma parte de las conversaciones normales de muchos jóvenes, sean gamers o no.

Plataformas de streaming como Twich, el reino del Rubius o Ibai Llanos, han contribuido a expandir la gracia a diestro y siniestro. Por el camino, ha ido añadiendo capas a su vestuario. Ya no es solo «F en el chat» o «F» a secas, también lo puedes escuchar (y leer) como «Vaya f», «F por ti» y lo que vaya surgiendo, que el lenguaje es una cosa viva y el de lo shavale en concreto, mucho más.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Este post lo escribes tú, que yo me voy de vacaciones
No es Vistalegre, pero este Yorokobu en papel sí alegra la vista
El hotel de basura de Coronita
Twister, el juego que escandalizó a la América bienpensante
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad