2 de marzo 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

Ilustradores vs. color verde: o musa o demonio

2 de marzo 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

En Japón el color verde se inventó hace mil años. Hasta entonces, lo que nosotros consideramos verde, ellos lo englobaban dentro de las distintas tonalidades del azul (pronunciado ‘ao’ y escrito 青).

En un milenio se pueden cambiar muchas cosas, pero no la percepción de los colores. Los japoneses siguen diciendo que las manzanas son ‘ao’, igual que las hojas de los árboles o el verde, perdón, el azul, de los semáforos.

Si algo nos enseña esta historia (además de lo cabezotas que son los nipones en temas cromáticos) es que en la percepción de los colores entran cuestiones culturales y personales.

El verde puede ser la mejor musa para un artista o su peor pesadilla. Puede ser su tono fetiche o andar desterrado de su paleta creativa. Les hemos pedido a cinco ilustradores que nos expliquen cómo lo incorporan ellos a sus creaciones. Por cierto, verde en japonés se dice ‘midori’. Y se escribe así de bonito: 緑

BUBA VIEDMA

Las manzanas azules de Japón

Como buen señor mayor, de los que trabajan en CMYK, le tengo pánico a los naranjas y a los verdes. Es un color complicado, por eso cuando encuentro un tono que funcione bien en pantalla y en papel me pongo muy contento.

Hice esta portada para Mr. Quatermain, el próximo single del músico Jaid, una de las ilustraciones más verdes que he hecho últimamente.

ROCÍO CAÑERO

Llevo desde 2014, más o menos, dibujando demonios en mis cuadernos. Al principio eran máscaras rojas, pero en 2016 edité un pequeño fanzine con dibujos y ahí presenté por primera vez mis miedos como grandes figuras antropomórficas verdes acechando por la espalda. Del 2013 al 2016 hubo muchas pastillas, jeringas y demonios verdes. Desde entonces, todos mis miedos e inseguridades han sido verdes.

Hace unos meses, después de un par de añitos de virus verdes con encierro y aislamiento social de por medio, la ironía y la sátira empezaron a ganarle terreno al miedo y así surgió este personaje, esta especie de alger ego que me representa horriblemente bien. Pudo haber sido azul, o rojo, pero el subconsciente quiso que ella, mi demonia interna, esa parte de mí que tiene ganas de rendirse, de mandar a todos a la mierda, de tomarse un bote de pastillas y estrellar el móvil contra el suelo, fuese verde. Menos mal que el verde también es el color de la esperanza —y de los extraterrestres—, o al menos eso dicen.

GLEZ STUDIO

Ahí va Miguelico el Verde. Verde como las crestas punk, los monstruos radioactivos, los aliens, Poison Ivy, Battlecat, Poti Poti, una botella de vino vacía, los gremlins de fiesta, san Patricio, un bosque o la selva de El libro de la selva. Por eso le llaman el Verde, no porque sea un viejo vampiro verde.

MANUEL DONADA

Tengo un póster de la película de la Masa en el estudio, justo encima del ordenador, así que ahora mismo Hulk es lo unico que se me viene a la mente. Soy fan de Hulk pero no de sus tebeos, más del personaje que de lo que representa. Es muy violento.

El verde con el morado siempre es una combinación acertada y me fascina que lleve lo que lleve puesto, siempre tiene un pantalón morado (al menos, en los cómics Old Marvel). Me perturba que se le rompa toda la ropa menos el pantalón. Seguro que alguien en este proyecto habla de la Masa, qué poca originalidad.

El verde también me recuerda a Lole y Manuel, a la canción Romero verde. Ese disco es brutal, uno de los pocos discos que me han hecho llorar. La canción Bulería de la pena mola más, en realidad.

Mientras lees esto pregúntate: ¿eres fan de los NFT? ¡Cuidado con el monstruo Nefertitol.

JUAN DÍAZ-FAES

Verde que no te quiero verde. Soy un enamorado del color negro. Lo reconozco. Así que no soy el mejor para hablar de colores. Eso no quiere decir que no los use, y cuando eso ocurre, tengo que reconocer que el verde no es de los que más me gusta, fundamentalmente porque no es de los colores que mejor contrastan con el negro. Pero claro que el verde es un color muy interesante y, como cualquier otro, cuenta cosas por sí mismo. Este mural es lo más verde que he pintado hasta la fecha.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

En Japón el color verde se inventó hace mil años. Hasta entonces, lo que nosotros consideramos verde, ellos lo englobaban dentro de las distintas tonalidades del azul (pronunciado ‘ao’ y escrito 青).

En un milenio se pueden cambiar muchas cosas, pero no la percepción de los colores. Los japoneses siguen diciendo que las manzanas son ‘ao’, igual que las hojas de los árboles o el verde, perdón, el azul, de los semáforos.

Si algo nos enseña esta historia (además de lo cabezotas que son los nipones en temas cromáticos) es que en la percepción de los colores entran cuestiones culturales y personales.

El verde puede ser la mejor musa para un artista o su peor pesadilla. Puede ser su tono fetiche o andar desterrado de su paleta creativa. Les hemos pedido a cinco ilustradores que nos expliquen cómo lo incorporan ellos a sus creaciones. Por cierto, verde en japonés se dice ‘midori’. Y se escribe así de bonito: 緑

BUBA VIEDMA

Las manzanas azules de Japón

Como buen señor mayor, de los que trabajan en CMYK, le tengo pánico a los naranjas y a los verdes. Es un color complicado, por eso cuando encuentro un tono que funcione bien en pantalla y en papel me pongo muy contento.

Hice esta portada para Mr. Quatermain, el próximo single del músico Jaid, una de las ilustraciones más verdes que he hecho últimamente.

ROCÍO CAÑERO

Llevo desde 2014, más o menos, dibujando demonios en mis cuadernos. Al principio eran máscaras rojas, pero en 2016 edité un pequeño fanzine con dibujos y ahí presenté por primera vez mis miedos como grandes figuras antropomórficas verdes acechando por la espalda. Del 2013 al 2016 hubo muchas pastillas, jeringas y demonios verdes. Desde entonces, todos mis miedos e inseguridades han sido verdes.

Hace unos meses, después de un par de añitos de virus verdes con encierro y aislamiento social de por medio, la ironía y la sátira empezaron a ganarle terreno al miedo y así surgió este personaje, esta especie de alger ego que me representa horriblemente bien. Pudo haber sido azul, o rojo, pero el subconsciente quiso que ella, mi demonia interna, esa parte de mí que tiene ganas de rendirse, de mandar a todos a la mierda, de tomarse un bote de pastillas y estrellar el móvil contra el suelo, fuese verde. Menos mal que el verde también es el color de la esperanza —y de los extraterrestres—, o al menos eso dicen.

GLEZ STUDIO

Ahí va Miguelico el Verde. Verde como las crestas punk, los monstruos radioactivos, los aliens, Poison Ivy, Battlecat, Poti Poti, una botella de vino vacía, los gremlins de fiesta, san Patricio, un bosque o la selva de El libro de la selva. Por eso le llaman el Verde, no porque sea un viejo vampiro verde.

MANUEL DONADA

Tengo un póster de la película de la Masa en el estudio, justo encima del ordenador, así que ahora mismo Hulk es lo unico que se me viene a la mente. Soy fan de Hulk pero no de sus tebeos, más del personaje que de lo que representa. Es muy violento.

El verde con el morado siempre es una combinación acertada y me fascina que lleve lo que lleve puesto, siempre tiene un pantalón morado (al menos, en los cómics Old Marvel). Me perturba que se le rompa toda la ropa menos el pantalón. Seguro que alguien en este proyecto habla de la Masa, qué poca originalidad.

El verde también me recuerda a Lole y Manuel, a la canción Romero verde. Ese disco es brutal, uno de los pocos discos que me han hecho llorar. La canción Bulería de la pena mola más, en realidad.

Mientras lees esto pregúntate: ¿eres fan de los NFT? ¡Cuidado con el monstruo Nefertitol.

JUAN DÍAZ-FAES

Verde que no te quiero verde. Soy un enamorado del color negro. Lo reconozco. Así que no soy el mejor para hablar de colores. Eso no quiere decir que no los use, y cuando eso ocurre, tengo que reconocer que el verde no es de los que más me gusta, fundamentalmente porque no es de los colores que mejor contrastan con el negro. Pero claro que el verde es un color muy interesante y, como cualquier otro, cuenta cosas por sí mismo. Este mural es lo más verde que he pintado hasta la fecha.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Arquitectura multiespecie, espacios diseñados para humanos y animales
Jim Houser prueba y luego pregunta
Historias encapsuladas en fragancias
Un carro de cabina de avión para lucir en el salón de tu casa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad