fbpx
28 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Ricardo Cavolo aborda en ‘La herida del héroe’ cómo superar una depresión

28 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Vuelve Ricardo Cavolo. Después de siete años recorriendo el mundo, el salmantino regresa a Madrid. Hay quien celebra su retorno a una ciudad con una fiesta o una inauguración de piso, pero este ilustrador de fama internacional ha decidido festejar con una exposición efímera. La herida del héroe (del 30 de noviembre al 1 de diciembre en la calle Velarde 14, Madrid ) que habla de la faceta más personal y vulnerable de los héroes de nuestra infancia.

En la muestra, comisariada por Gunter Gallery, personajes como Batman, Lisa Simpson, Goku, Oliver Aton o Darth Vader lloran a lágrima viva en las icónicas ilustraciones de Cavolo. El artista, que ha superado una depresión, reflexiona así sobre las vulnerabilidades de nuestros referentes.

Sus colores vivos y sus formas angulosas llamaron la atención de Yorokobu cuando ganó la portada del concurso de Yorokobu Hazlo Tú en 2012. Mucho ha llovido desde entonces. Colaboraciones con El Circo del Sol, más de una decena de libros publicados o colecciones cápsulas con Zara, Alexander McQueen o Bally dan cuenta de su fama internacional.

Ricardo Cavolo se ha convertido en una marca. Pero más allá de esto, él sigue prefiriendo las exposiciones, los murales y las intervenciones. Ahora está preparando dos, una en Veracruz y otra en Singapur. Pero antes de coger el avión, Cavolo se centra en su retorno madrileño y charla con nosotros días antes de inaugurar su nueva exposición, La herida del héroe.

Vuelves a Madrid, a exponer y a vivir. ¿Cómo llevas estos cambios después de haber desarrollado una carrera y una vida tan internacional? ¿Cómo era el Cavolo que se fue y cómo es el que vuelve?

Estoy muy contento de poder celebrar así mi vuelta a Madrid. Esta ciudad es mi casa, y hacer esta expo me hace mucha ilusión. He aprendido muchas cosas en estos años que estuve fuera. Pasé por una depresión, mi carrera ha crecido, he viajado por medio mundo… Es como si me hubiera leído mil libros y ahora sé mucho más al menos de las cosas importantes.

Solo expones dos días, ¿por qué dura tan poco tiempo La herida del héroe

Me gusta mucho el formato de pop up. Cada vez creo menos en las exposiciones de dos semanas. Prefiero hacerlo dos o tres días, estar allí todo el tiempo recibiendo a quien se quiera pasar y a otra cosa. Es todo más intenso, me gusta más.

La Herida del héroe parte de dos conceptos, héroes y salud mental, que a priori parecen antagónicos, ¿por qué has decidido yuxtaponerlos?

Justamente porque de esta manera queda más evidente que todos, TODOS, tenemos situaciones relacionadas con la salud mental. También me gusta desmontar ese mito del triunfador. Un héroe o un triunfador no vive en un sueño constantemente. También tiene sus fantasmas y demonios, como todos. Y eso les convierte a ellos un poco más en personas, y a los demás un poco más en héroes y heroínas.

En los últimos años está muy de moda el cine de superhéroes, aunque no sé si tanto el mostrar las debilidades de estos personajes, ¿eres seguidor de este género? ¿Qué opinión te merece?

Salvo en contadas excepciones (como Joker), estas películas de superhéroes no son más que un medio para ganar dinero sin pensar mucho en nuevas historias. Es un producto muy rentable para las productoras. Yo desde muy pequeño he leído cómics de superhéroes, y por tanto tengo una relación más personal con ellos.

No sé si hay alguna pieza con la que te sientas más identificado. ¿Qué tienes tú de héroe y a qué fantasmas o villanos te enfrentas?

La verdad es que no me planteé buscar un personaje con el que me sienta más identificado. Quizás el agotamiento de Súper Mario y el aislamiento de Miércoles Addams son males también míos.

La herida del héroe está compuesta de unos 20 retratos. ¿Cómo iniciaste esta serie y cómo ha sido el proceso de creación? ¿Te ha llevado mucho tiempo elegir los personajes y los fantasmas a los que se enfrentan?

Después de pasar por un proceso de depresión y terapia aprendí mucho sobre las emociones. Y decidí escoger a estos personajes, que los veo casi ya como amigos, para hablar de algún tipo de trauma o debilidad con cada uno de ellos. La verdad es que la lista era gigante, y luego fui reduciendo ya un poco en función de las debilidades de uno o de otro, para hacerlo más variado. Son personajes que conozco muy bien, y por tanto no se me ha hecho complicado buscar sus debilidades.

En 2012 hablábamos en Yorokobu de cómo diseñabas tatuajes por encargo. Siete años después siguen estando tan de moda como entonces, y si antes los llevaba Bimba Bosé ahora los lucen los actores de Élite, ¿por qué crees que tu dibujo se da tan bien sobre la piel?

Pues no lo sé, estas cosas es mejor que las respondan los que se lo tatúan. A mi me sigue haciendo la misma ilusión, me parece precioso que alguien encuentre en mi trabajo algo con lo que conecte a un nivel muy íntimo y decida llevarlo en su piel. Es un honor.

Entonces te lo pregunto a ti, que tienes muchos dibujos tuyos tatuados. ¿Cómo es eso de llevar tu propia obra en las manos?

Para mí es lo más natural, claro. De hecho, ya ni me los veo, forman parte de mí, no solo porque los lleve en la piel, sino porque esa simbología la llevo también en mi cabeza.

El uso que haces del color nace de tu vocación inicial. Te querías dedicar a la ilustración infantil, ¿es este un campo frustrado o estás contento con que gente de todas las edades disfrute tu obra?

Ninguna frustración. Todo sucede por algo. Lo de la ilustración infantil era casi el único camino para publicar libros ilustrados en su momento. Ahora es otra escena, y me permite sacar libros para todo el mundo, me gusta mucho más.

Estás trabajando en un libro sobre Lorca, ¿qué nos puedes contar sobre él?

Me temo que de momento no debo decir mucho. Pero sí diré que es algo que soñaba hacer desde hace muchos años. Es algo mágico, y espero estar a la altura del maestro Lorca.

En tu autobiografía, Jamfry, narras como viviste una época de tu infancia con gitanos, ¿cómo influyó esa experiencia en tu arte? ¿Hay algo de influencia romani en tu ilustración?

Estéticamente no hay ninguna influencia. Pero sí afecta a mis temáticas habituales. En mi trabajo siempre trato de mostrar y honrar a personas que viven en lo que llamo la cara B de la sociedad. Desde muy pequeño entendí que en la sociedad hay dos realidades, y a mí me interesa más lo que sucede en la cara B.

Vuelve Ricardo Cavolo. Después de siete años recorriendo el mundo, el salmantino regresa a Madrid. Hay quien celebra su retorno a una ciudad con una fiesta o una inauguración de piso, pero este ilustrador de fama internacional ha decidido festejar con una exposición efímera. La herida del héroe (del 30 de noviembre al 1 de diciembre en la calle Velarde 14, Madrid ) que habla de la faceta más personal y vulnerable de los héroes de nuestra infancia.

En la muestra, comisariada por Gunter Gallery, personajes como Batman, Lisa Simpson, Goku, Oliver Aton o Darth Vader lloran a lágrima viva en las icónicas ilustraciones de Cavolo. El artista, que ha superado una depresión, reflexiona así sobre las vulnerabilidades de nuestros referentes.

Sus colores vivos y sus formas angulosas llamaron la atención de Yorokobu cuando ganó la portada del concurso de Yorokobu Hazlo Tú en 2012. Mucho ha llovido desde entonces. Colaboraciones con El Circo del Sol, más de una decena de libros publicados o colecciones cápsulas con Zara, Alexander McQueen o Bally dan cuenta de su fama internacional.

Ricardo Cavolo se ha convertido en una marca. Pero más allá de esto, él sigue prefiriendo las exposiciones, los murales y las intervenciones. Ahora está preparando dos, una en Veracruz y otra en Singapur. Pero antes de coger el avión, Cavolo se centra en su retorno madrileño y charla con nosotros días antes de inaugurar su nueva exposición, La herida del héroe.

Vuelves a Madrid, a exponer y a vivir. ¿Cómo llevas estos cambios después de haber desarrollado una carrera y una vida tan internacional? ¿Cómo era el Cavolo que se fue y cómo es el que vuelve?

Estoy muy contento de poder celebrar así mi vuelta a Madrid. Esta ciudad es mi casa, y hacer esta expo me hace mucha ilusión. He aprendido muchas cosas en estos años que estuve fuera. Pasé por una depresión, mi carrera ha crecido, he viajado por medio mundo… Es como si me hubiera leído mil libros y ahora sé mucho más al menos de las cosas importantes.

Solo expones dos días, ¿por qué dura tan poco tiempo La herida del héroe

Me gusta mucho el formato de pop up. Cada vez creo menos en las exposiciones de dos semanas. Prefiero hacerlo dos o tres días, estar allí todo el tiempo recibiendo a quien se quiera pasar y a otra cosa. Es todo más intenso, me gusta más.

La Herida del héroe parte de dos conceptos, héroes y salud mental, que a priori parecen antagónicos, ¿por qué has decidido yuxtaponerlos?

Justamente porque de esta manera queda más evidente que todos, TODOS, tenemos situaciones relacionadas con la salud mental. También me gusta desmontar ese mito del triunfador. Un héroe o un triunfador no vive en un sueño constantemente. También tiene sus fantasmas y demonios, como todos. Y eso les convierte a ellos un poco más en personas, y a los demás un poco más en héroes y heroínas.

En los últimos años está muy de moda el cine de superhéroes, aunque no sé si tanto el mostrar las debilidades de estos personajes, ¿eres seguidor de este género? ¿Qué opinión te merece?

Salvo en contadas excepciones (como Joker), estas películas de superhéroes no son más que un medio para ganar dinero sin pensar mucho en nuevas historias. Es un producto muy rentable para las productoras. Yo desde muy pequeño he leído cómics de superhéroes, y por tanto tengo una relación más personal con ellos.

No sé si hay alguna pieza con la que te sientas más identificado. ¿Qué tienes tú de héroe y a qué fantasmas o villanos te enfrentas?

La verdad es que no me planteé buscar un personaje con el que me sienta más identificado. Quizás el agotamiento de Súper Mario y el aislamiento de Miércoles Addams son males también míos.

La herida del héroe está compuesta de unos 20 retratos. ¿Cómo iniciaste esta serie y cómo ha sido el proceso de creación? ¿Te ha llevado mucho tiempo elegir los personajes y los fantasmas a los que se enfrentan?

Después de pasar por un proceso de depresión y terapia aprendí mucho sobre las emociones. Y decidí escoger a estos personajes, que los veo casi ya como amigos, para hablar de algún tipo de trauma o debilidad con cada uno de ellos. La verdad es que la lista era gigante, y luego fui reduciendo ya un poco en función de las debilidades de uno o de otro, para hacerlo más variado. Son personajes que conozco muy bien, y por tanto no se me ha hecho complicado buscar sus debilidades.

En 2012 hablábamos en Yorokobu de cómo diseñabas tatuajes por encargo. Siete años después siguen estando tan de moda como entonces, y si antes los llevaba Bimba Bosé ahora los lucen los actores de Élite, ¿por qué crees que tu dibujo se da tan bien sobre la piel?

Pues no lo sé, estas cosas es mejor que las respondan los que se lo tatúan. A mi me sigue haciendo la misma ilusión, me parece precioso que alguien encuentre en mi trabajo algo con lo que conecte a un nivel muy íntimo y decida llevarlo en su piel. Es un honor.

Entonces te lo pregunto a ti, que tienes muchos dibujos tuyos tatuados. ¿Cómo es eso de llevar tu propia obra en las manos?

Para mí es lo más natural, claro. De hecho, ya ni me los veo, forman parte de mí, no solo porque los lleve en la piel, sino porque esa simbología la llevo también en mi cabeza.

El uso que haces del color nace de tu vocación inicial. Te querías dedicar a la ilustración infantil, ¿es este un campo frustrado o estás contento con que gente de todas las edades disfrute tu obra?

Ninguna frustración. Todo sucede por algo. Lo de la ilustración infantil era casi el único camino para publicar libros ilustrados en su momento. Ahora es otra escena, y me permite sacar libros para todo el mundo, me gusta mucho más.

Estás trabajando en un libro sobre Lorca, ¿qué nos puedes contar sobre él?

Me temo que de momento no debo decir mucho. Pero sí diré que es algo que soñaba hacer desde hace muchos años. Es algo mágico, y espero estar a la altura del maestro Lorca.

En tu autobiografía, Jamfry, narras como viviste una época de tu infancia con gitanos, ¿cómo influyó esa experiencia en tu arte? ¿Hay algo de influencia romani en tu ilustración?

Estéticamente no hay ninguna influencia. Pero sí afecta a mis temáticas habituales. En mi trabajo siempre trato de mostrar y honrar a personas que viven en lo que llamo la cara B de la sociedad. Desde muy pequeño entendí que en la sociedad hay dos realidades, y a mí me interesa más lo que sucede en la cara B.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Sin poesía no hay ciudad
¿Por qué parece que las olas viajan en grupos de siete?
Un fanzine es una excusa para mandar Fortnite a tomar por saco
Muji, la no-marca que quiere inyectar belleza en el día a día de las personas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *