4 de octubre 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

La importancia de estar incómodos

Deberíamos valorar más el ir a contracorriente.

4 de octubre 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Dice el famoso inversionista Warren Buffet que no existe un motivo más tonto para comprar una acción que hacerlo porque está subiendo. Que se lo pregunten, si no, a los millones de criptoentusiastas que pensaban que a estas alturas del año iban a ser multimillonarios. 

Pero es que, además, la filosofía detrás de la frase de Buffet no solo puede aplicarse al ámbito de las inversiones. Ir a contracorriente puede ser la clave del éxito en muchas ocasiones, aunque tenga sus riesgos: los tesoros nunca se encuentran junto a caminos muy transitados; se encuentran en islas perdidas. 

Hoy, está en alza la figura del yosumidor, una especie de evolución Pokémon del consumidor que busca la satisfacción de sus deseos sin importarle las consecuencias de sus actos, tanto para los demás como para el medioambiente. Los yosumidores son hijos de la inestabilidad, del cinismo de aquellos que han comprobado en los últimos años que, sea lo que sea que pensemos sobre el futuro, este puede cambiar en cuestión de segundos. Entonces, ¿para qué preocuparse? ¿Para qué ahorrar? ¿Para qué prepararse? Disfrutemos de la vida y ya veremos qué ocurre en el futuro.

Es cierto que esta actitud ante la vida encaja bastante con nuestra programación genética. De forma natural, tendemos a optar por el placer y la comodidad, pero ¿qué pasaría si decidiéramos ir en contra de ese instinto? Hace más de 2.000 años un grupo de filósofos ya se hicieron esa pregunta y llegaron a la conclusión de que no hacer siempre caso a nuestras inclinaciones podía hacernos más felices. 

Por ejemplo, muy a menudo solemos pensar en el futuro. ¿Qué pasaría si las cosas nos fueran mal? ¿Qué sería de nosotros y nuestro modo de vida si perdiéramos nuestro trabajo, nuestro hogar o tuviéramos que afrontar un desembolso inesperado que mermara drásticamente nuestra capacidad de gastar? Quizá tendríamos que alimentarnos con productos que no nos gustan o reducir nuestro gasto en ropa; apagar la calefacción o ir andando a trabajar en lugar de usar el coche.

La importancia de estar incómodos

Si estamos muy acostumbrados a las comodidades, seguramente lo pasaríamos mal. Pero ¿y si, contra todo pronóstico, nos entrenáramos para la adversidad? Lucio Anneo Séneca, el sabio romano de origen hispano, tenía muy claro lo que había que hacer ya en el siglo I: «Aparta varios días en los que te contentarás con el mínimo y más sencillo sustento, un solo plato y ropas toscas, mientras te dices: ¿Es esto lo que tanto temía?».

Es posible que algún yosumidor se esté ahora mismo partiendo de risa al leer esto mientras devora una bolsa enorme de patatas fritas. Probablemente afirmará que aquellos viejos pensadores no tenían ni idea de lo que es vivir en el siglo XXI. Por desgracia para él, estaría cometiendo un error de bulto. 

Porque, a pesar de que superficialmente nuestra vida ha cambiado mucho con respecto a la de los antiguos griegos y romanos, en realidad tenemos los mismos sentimientos y los mismos problemas personales que ellos. Es verdad que hemos conseguido poner en órbita un telescopio que nos permite ver galaxias que se extinguieron hace millones de años, pero cuando apagamos las luces por la noche, somos básicamente iguales.

Nos preocupan las mismas cosas que a los ciudadanos romanos: el amor, la salud, el bienestar de nuestra familia… Ni a los griegos ni a los romanos les apetecía ir al gimnasio (aunque los suyos eran algo diferentes a los nuestros); pedían que retocasen sus retratos para parecer más guapos y, como nosotros, muchos de ellos seguían a rajatabla la ley del mínimo esfuerzo. 

¿Qué sería de nosotros y nuestro modo de vida si perdiéramos nuestro trabajo, nuestro hogar o tuviéramos que afrontar un desembolso inesperado que mermara drásticamente nuestra capacidad de gastar?

En la época, como hoy en día, la mayoría reaccionaba a periodos muy inestables con un hedonismo salvaje. «¿Para qué voy a preocuparme por nada más que el presente si quizá el mañana nunca llega?», pensaban. Como reacción a esa postura, surgió la filosofía estoica, en la que uno de sus máximos exponentes fue precisamente Séneca. Los estoicos planteaban un camino a la contra, pero que, según ellos, propiciaba una felicidad más profunda y duradera.

El pensamiento estoico ha experimentado un resurgimiento en los últimos años gracias al trabajo de filósofos y autores actuales. Ellos se han dado cuenta de que sus enseñanzas pueden resultar hoy día tan útiles como cuando surgió entre un grupo de personas, encabezadas por Zenón de Citio, que se reunían para hablar bajo uno de los pórticos del Ágora de Atenas a principios del siglo III a. C.

Según los estoicos, afrontar pequeñas incomodidades en nuestro día a día hará que, por un lado, tengamos menos miedo al futuro y, por otro, valoremos mucho más lo que tenemos. Lo que proponen los estoicos es una especie de autoprivación voluntaria con la que nos entrenaremos para un futuro incierto. 

Es normal que valoremos más el calor que nos da la calefacción de nuestra casa si salimos fuera y experimentamos el frío; el agua se convierte en una auténtica bebida de los dioses si la bebemos muertos de sed en un caluroso día de verano; una ducha caliente, después de darnos una fría, hace que nos sintamos estupendamente; y el ascensor se convierte en un lujo maravilloso cuando llevamos varios días subiendo por las escaleras. 

Nos preocupamos tanto por satisfacer nuestros deseos que algunos ya casi ni recuerdan la última vez que tuvieron hambre; y la comida sabe a gloria cuando tu cuerpo realmente te la está reclamando. Si sientes que el cinismo está tomando el control de tu mente, ¿por qué no pruebas a hacerles caso a los estoicos y dejas de elegir siempre la opción más fácil? Puede que estar incómodo voluntariamente siga siendo todavía una idea profundamente revolucionaria, pero tiene el potencial de volverte a hacer amar tu vida.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Dice el famoso inversionista Warren Buffet que no existe un motivo más tonto para comprar una acción que hacerlo porque está subiendo. Que se lo pregunten, si no, a los millones de criptoentusiastas que pensaban que a estas alturas del año iban a ser multimillonarios. 

Pero es que, además, la filosofía detrás de la frase de Buffet no solo puede aplicarse al ámbito de las inversiones. Ir a contracorriente puede ser la clave del éxito en muchas ocasiones, aunque tenga sus riesgos: los tesoros nunca se encuentran junto a caminos muy transitados; se encuentran en islas perdidas. 

Hoy, está en alza la figura del yosumidor, una especie de evolución Pokémon del consumidor que busca la satisfacción de sus deseos sin importarle las consecuencias de sus actos, tanto para los demás como para el medioambiente. Los yosumidores son hijos de la inestabilidad, del cinismo de aquellos que han comprobado en los últimos años que, sea lo que sea que pensemos sobre el futuro, este puede cambiar en cuestión de segundos. Entonces, ¿para qué preocuparse? ¿Para qué ahorrar? ¿Para qué prepararse? Disfrutemos de la vida y ya veremos qué ocurre en el futuro.

Es cierto que esta actitud ante la vida encaja bastante con nuestra programación genética. De forma natural, tendemos a optar por el placer y la comodidad, pero ¿qué pasaría si decidiéramos ir en contra de ese instinto? Hace más de 2.000 años un grupo de filósofos ya se hicieron esa pregunta y llegaron a la conclusión de que no hacer siempre caso a nuestras inclinaciones podía hacernos más felices. 

Por ejemplo, muy a menudo solemos pensar en el futuro. ¿Qué pasaría si las cosas nos fueran mal? ¿Qué sería de nosotros y nuestro modo de vida si perdiéramos nuestro trabajo, nuestro hogar o tuviéramos que afrontar un desembolso inesperado que mermara drásticamente nuestra capacidad de gastar? Quizá tendríamos que alimentarnos con productos que no nos gustan o reducir nuestro gasto en ropa; apagar la calefacción o ir andando a trabajar en lugar de usar el coche.

La importancia de estar incómodos

Si estamos muy acostumbrados a las comodidades, seguramente lo pasaríamos mal. Pero ¿y si, contra todo pronóstico, nos entrenáramos para la adversidad? Lucio Anneo Séneca, el sabio romano de origen hispano, tenía muy claro lo que había que hacer ya en el siglo I: «Aparta varios días en los que te contentarás con el mínimo y más sencillo sustento, un solo plato y ropas toscas, mientras te dices: ¿Es esto lo que tanto temía?».

Es posible que algún yosumidor se esté ahora mismo partiendo de risa al leer esto mientras devora una bolsa enorme de patatas fritas. Probablemente afirmará que aquellos viejos pensadores no tenían ni idea de lo que es vivir en el siglo XXI. Por desgracia para él, estaría cometiendo un error de bulto. 

Porque, a pesar de que superficialmente nuestra vida ha cambiado mucho con respecto a la de los antiguos griegos y romanos, en realidad tenemos los mismos sentimientos y los mismos problemas personales que ellos. Es verdad que hemos conseguido poner en órbita un telescopio que nos permite ver galaxias que se extinguieron hace millones de años, pero cuando apagamos las luces por la noche, somos básicamente iguales.

Nos preocupan las mismas cosas que a los ciudadanos romanos: el amor, la salud, el bienestar de nuestra familia… Ni a los griegos ni a los romanos les apetecía ir al gimnasio (aunque los suyos eran algo diferentes a los nuestros); pedían que retocasen sus retratos para parecer más guapos y, como nosotros, muchos de ellos seguían a rajatabla la ley del mínimo esfuerzo. 

¿Qué sería de nosotros y nuestro modo de vida si perdiéramos nuestro trabajo, nuestro hogar o tuviéramos que afrontar un desembolso inesperado que mermara drásticamente nuestra capacidad de gastar?

En la época, como hoy en día, la mayoría reaccionaba a periodos muy inestables con un hedonismo salvaje. «¿Para qué voy a preocuparme por nada más que el presente si quizá el mañana nunca llega?», pensaban. Como reacción a esa postura, surgió la filosofía estoica, en la que uno de sus máximos exponentes fue precisamente Séneca. Los estoicos planteaban un camino a la contra, pero que, según ellos, propiciaba una felicidad más profunda y duradera.

El pensamiento estoico ha experimentado un resurgimiento en los últimos años gracias al trabajo de filósofos y autores actuales. Ellos se han dado cuenta de que sus enseñanzas pueden resultar hoy día tan útiles como cuando surgió entre un grupo de personas, encabezadas por Zenón de Citio, que se reunían para hablar bajo uno de los pórticos del Ágora de Atenas a principios del siglo III a. C.

Según los estoicos, afrontar pequeñas incomodidades en nuestro día a día hará que, por un lado, tengamos menos miedo al futuro y, por otro, valoremos mucho más lo que tenemos. Lo que proponen los estoicos es una especie de autoprivación voluntaria con la que nos entrenaremos para un futuro incierto. 

Es normal que valoremos más el calor que nos da la calefacción de nuestra casa si salimos fuera y experimentamos el frío; el agua se convierte en una auténtica bebida de los dioses si la bebemos muertos de sed en un caluroso día de verano; una ducha caliente, después de darnos una fría, hace que nos sintamos estupendamente; y el ascensor se convierte en un lujo maravilloso cuando llevamos varios días subiendo por las escaleras. 

Nos preocupamos tanto por satisfacer nuestros deseos que algunos ya casi ni recuerdan la última vez que tuvieron hambre; y la comida sabe a gloria cuando tu cuerpo realmente te la está reclamando. Si sientes que el cinismo está tomando el control de tu mente, ¿por qué no pruebas a hacerles caso a los estoicos y dejas de elegir siempre la opción más fácil? Puede que estar incómodo voluntariamente siga siendo todavía una idea profundamente revolucionaria, pero tiene el potencial de volverte a hacer amar tu vida.

Compártelo twitter facebook whatsapp
iAd: lo nuevo de Apple en publicidad móvil
El Arte de la Guerra para blogueros
El pescador aguafiestas
Judit Maldonado gana el concurso Hazlo Tú 2014
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad