4 de noviembre 2021    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Madrigrafía’, el primer ladrillo de un posible archivo gráfico del diseño en Madrid

4 de noviembre 2021    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Resulta complicado hablar de diseño cuando se trata de definirlo y enmarcarlo. Igual que la sociedad, parte de una concepción tan globalizada que cuesta acercar el punto de vista. Podría decirse que todos los profesionales que se engloban en esta actividad recurren a un mismo catálogo mundial de recursos formales, lo que hace que el diseño sea tan parecido en todas partes. Pero si enfocamos más al detalle, si descendemos a un plano local, ese mismo diseño consigue expresiones más ricas e interesantes ya que no estaría tan condicionado por la consecución de resultados inmediatos.

Así lo cree Pierluigi Cattermole, comisario de la exposición Madrigrafía que se muestra en la Central de Diseño de Matadero en Madrid. Es una muestra que se engloba en el programa de Madrid Gráfica, el evento de diseño gráfico internacional organizado por Fundación Diseño Madrid (DIMAD) y el Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con el Foro de Empresas por Madrid.

Madrigrafía muestra los trabajos de 30 estudios, diseñadores y profesionales de la comunicación visual de distintas épocas que, de una u otra manera, han tenido relación con Madrid. Profesionales como Manuel Prieto, conocido por ser el creador del toro de Osborne, entre otros trabajos, Diego Lara, Pepe Cruz-Novillo, Juan Gatti, Oscar Mariné, Pep Carrió, Fernando Gutiérrez y Sonia Sánchez, y estudios como Gráfica Futura y Un Mundo Feliz, entre otros. Pero la intención de esta muestra no es mostrar los procesos de trabajo de estos creativos, sino que parte de otro punto de vista.

Koln

«Yo planteé la exposición inicialmente como la propuesta de un archivo gráfico del diseño en Madrid —explica Cattermole—. No en el sentido de archivo histórico y tradicional, sino un archivo que fuera un punto de partida para actividades de otro tipo también. Y así se les propuso a los diseñadores, cuáles de sus trabajos serían interesantes para pertenecer a un archivo de la gráfica de Madrid. La exposición es el resultado de esa idea».

Estructurada en paneles que muestran una selección de trabajos de estos profesionales del diseño, la muestra es también un recorrido histórico que muestra el trabajo de tres generaciones de diseñadores. Una secuencia de imágenes, si se quiere, entre las que encontramos los logotipos de Tabacalera y el Museo Thyssen, los carteles de las películas de Almodóvar, la revista Matador y los catálogos de ARCO, entre otras muchas creaciones, junto con un recuerdo muy especial a Alberto Corazón, fallecido el pasado mes de febrero y a quien se dedica la muestra.

Jacobo Pérez Enciso

«En esta exposición, no hay una intención de buscar las señas de identidad locales. No son las señas de identidad de Madrid trasladadas al diseño, sino una búsqueda de líneas de fuga, de definir el terreno de juego que hay en Madrid en este momento», concreta el comisario de Madrigrafía. «Es un localismo cosmopolita. Un localismo que busca las calidades que existen también en los territorios y que se diferencian de un discurso oficial, de la sociedad globalizada. Esto se entrevé en la labor de determinados diseñadores».

3TG

Y entre los rasgos diferenciales que se pueden encontrar en este diseño relacionado con Madrid está la cultura. Esto se explica por las circunstancias del mercado, comenta Cattermole. Por eso en la muestra abundan carteles, logos, cubiertas de libros, etc. relacionados con esa industria cultural y del conocimiento.

Juan Gatti

Para el comisario, el diseño es una práctica, y las prácticas, así como los logros y objetivos que buscan, cambian con el paso del tiempo. Por eso resulta tan complicado definirlo. «¿Mi visión del diseño…? Lo concibo como un espacio relacional. Me interesan mucho más las relaciones que están debajo, entre diseñadores, entre personas, relaciones también con los usuarios finales, que no el resultado en sí. A partir de esta concepción, se da una visión del diseño muy diferente a la habitual, que mira más los resultados, las ventas…

Diego Lara
Rebeka Arce

«Toda la modernidad y el diseño han sido pensados en términos globales. El mundo moderno era un mundo de producción en serie. Un mundo en el que se pensaba llegar a los lugares en cada vez menos tiempo. Y el diseño contribuía a esa dimensión. Hoy día, cuando revalorizamos el discurso de lo local y el discurso de la proximidad, lo hacemos también en función de la construcción de una cultura diferente», concluye.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Resulta complicado hablar de diseño cuando se trata de definirlo y enmarcarlo. Igual que la sociedad, parte de una concepción tan globalizada que cuesta acercar el punto de vista. Podría decirse que todos los profesionales que se engloban en esta actividad recurren a un mismo catálogo mundial de recursos formales, lo que hace que el diseño sea tan parecido en todas partes. Pero si enfocamos más al detalle, si descendemos a un plano local, ese mismo diseño consigue expresiones más ricas e interesantes ya que no estaría tan condicionado por la consecución de resultados inmediatos.

Así lo cree Pierluigi Cattermole, comisario de la exposición Madrigrafía que se muestra en la Central de Diseño de Matadero en Madrid. Es una muestra que se engloba en el programa de Madrid Gráfica, el evento de diseño gráfico internacional organizado por Fundación Diseño Madrid (DIMAD) y el Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con el Foro de Empresas por Madrid.

Madrigrafía muestra los trabajos de 30 estudios, diseñadores y profesionales de la comunicación visual de distintas épocas que, de una u otra manera, han tenido relación con Madrid. Profesionales como Manuel Prieto, conocido por ser el creador del toro de Osborne, entre otros trabajos, Diego Lara, Pepe Cruz-Novillo, Juan Gatti, Oscar Mariné, Pep Carrió, Fernando Gutiérrez y Sonia Sánchez, y estudios como Gráfica Futura y Un Mundo Feliz, entre otros. Pero la intención de esta muestra no es mostrar los procesos de trabajo de estos creativos, sino que parte de otro punto de vista.

Koln

«Yo planteé la exposición inicialmente como la propuesta de un archivo gráfico del diseño en Madrid —explica Cattermole—. No en el sentido de archivo histórico y tradicional, sino un archivo que fuera un punto de partida para actividades de otro tipo también. Y así se les propuso a los diseñadores, cuáles de sus trabajos serían interesantes para pertenecer a un archivo de la gráfica de Madrid. La exposición es el resultado de esa idea».

Estructurada en paneles que muestran una selección de trabajos de estos profesionales del diseño, la muestra es también un recorrido histórico que muestra el trabajo de tres generaciones de diseñadores. Una secuencia de imágenes, si se quiere, entre las que encontramos los logotipos de Tabacalera y el Museo Thyssen, los carteles de las películas de Almodóvar, la revista Matador y los catálogos de ARCO, entre otras muchas creaciones, junto con un recuerdo muy especial a Alberto Corazón, fallecido el pasado mes de febrero y a quien se dedica la muestra.

Jacobo Pérez Enciso

«En esta exposición, no hay una intención de buscar las señas de identidad locales. No son las señas de identidad de Madrid trasladadas al diseño, sino una búsqueda de líneas de fuga, de definir el terreno de juego que hay en Madrid en este momento», concreta el comisario de Madrigrafía. «Es un localismo cosmopolita. Un localismo que busca las calidades que existen también en los territorios y que se diferencian de un discurso oficial, de la sociedad globalizada. Esto se entrevé en la labor de determinados diseñadores».

3TG

Y entre los rasgos diferenciales que se pueden encontrar en este diseño relacionado con Madrid está la cultura. Esto se explica por las circunstancias del mercado, comenta Cattermole. Por eso en la muestra abundan carteles, logos, cubiertas de libros, etc. relacionados con esa industria cultural y del conocimiento.

Juan Gatti

Para el comisario, el diseño es una práctica, y las prácticas, así como los logros y objetivos que buscan, cambian con el paso del tiempo. Por eso resulta tan complicado definirlo. «¿Mi visión del diseño…? Lo concibo como un espacio relacional. Me interesan mucho más las relaciones que están debajo, entre diseñadores, entre personas, relaciones también con los usuarios finales, que no el resultado en sí. A partir de esta concepción, se da una visión del diseño muy diferente a la habitual, que mira más los resultados, las ventas…

Diego Lara
Rebeka Arce

«Toda la modernidad y el diseño han sido pensados en términos globales. El mundo moderno era un mundo de producción en serie. Un mundo en el que se pensaba llegar a los lugares en cada vez menos tiempo. Y el diseño contribuía a esa dimensión. Hoy día, cuando revalorizamos el discurso de lo local y el discurso de la proximidad, lo hacemos también en función de la construcción de una cultura diferente», concluye.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Ornitografías’, hacer visible lo invisible
Si los árboles tuvieran correo electrónico, ¿qué les dirías?
Los superhéroes que explican a los niños 'por qué están malitos'
Yeyei Gómez dibuja con los puños
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f