Publicado: 29 de diciembre 2021 11:11  | Actualizado: 03 de abril 2024 09:52    /   Logo School
por
 Ilustración: Rocío Cañero

Traductor simultáneo: ¿Necesitas una palabra comodín? Usa ‘random’

Logo School

Publicado: 29 de diciembre 2021 11:11  | Actualizado: 03 de abril 2024 09:52    /   Logo School     por          Ilustración: Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
que significa random

Teníamos el término aleatorio, pero nos sonaba mucho mejor en inglés, así que nos tiramos a bomba al charco de random y la adoptamos en nuestro vocabulario. Era una manera estupenda (y sutil) de decir que teníamos algunos conocimientos de tecnología.

Pero mientras que los boomers la mantuvimos (y mantenemos) en ese terreno, los Z y la chavalería en general la han incorporado a su vocabulario de una manera mucho más extensa. Ya no solo se utiliza para hablar de cosas que se hacen aleatoriamente, sin un orden prefijado, sino que sus significados se han ampliado tanto que se acerca mucho a una palabra comodín.

Random puede ser el ligue de una noche, esas relaciones que no aspiran a convertirse en historias de amor porque al día siguiente ni te acuerdas de su nombre (Me enrollé con un chico random). También habla de encuentros casuales, no planificados, pero siempre sorprendentes (Fue un encuentro random). Incluso los planes no premeditados son random (salir en plan random).

Artículo relacionado

 

Si algo no convence o sale mal, también es random. Como random es eso que te pasas la semana deseando que llegue y cuando por fin se produce, bluf, qué decepción (El concierto prometía, pero fue muy random).

Lo extraño, lo loco, lo imprevisible (como el futuro) es random (Mi abuela tiene más seguidores que yo en TikTok, muy random, tía), lo que lo empareja también con lo curioso y lo absurdo (¿Una abuela en TikTok? No sé, Rick, parece falso, por si necesitas una aclaración).

Un argumento de poco peso, sin apenas valor (como las promesas de un político), se califica como random (Lo que dijo tu amigo sobre tener un sueldazo y piso a los 18 es totalmente random). Y random es también algo desorganizado, desordenado (¿quién está hablando aquí de mi escritorio?).

Podrían usarse otras palabras para matizar y definir más exactamente cada uno de esos sentidos, sí. Pero, jolín, cómo cansa tener que estar dándole vueltas al diccionario.

Cómo ‘Random’ Se Convirtió en un Término de Moda

El camino hacia la popularidad de ‘random’ se traza a través de su capacidad para capturar la esencia de la espontaneidad y lo impredecible en una sola palabra. Este término se ha vuelto especialmente atractivo para los jóvenes debido a su facilidad de uso y su capacidad para describir situaciones y sentimientos de una manera concisa. Exploraremos cómo ‘random’ ha encontrado su lugar en las conversaciones diarias y cómo se ha convertido en un elemento esencial en el lenguaje moderno de la juventud.

El Vocabulario Evoluciona: De ‘Aleatorio’ a ‘Random’

La evolución de ‘random’ desde su contraparte más formal, ‘aleatorio,’ es un fenómeno lingüístico intrigante. Este cambio refleja cómo las palabras pueden adaptarse y transformarse para satisfacer las necesidades cambiantes de la comunicación humana. Analizaremos cómo ‘aleatorio’ dio paso a ‘random’ en el discurso cotidiano y cómo esta simplificación ha contribuido a su popularidad y versatilidad en la actualidad.

‘Random’ en el lenguaje cotidiano

La inclusión de ‘random’ en el lenguaje cotidiano no se limita únicamente a describir situaciones y encuentros inesperados. También ha encontrado su espacio al etiquetar argumentos débiles o poco convincentes. Cuando alguien utiliza esta palabra para calificar una declaración o una promesa, a menudo está sugiriendo que la idea carece de fundamento o sustancia. Es como un sello de escepticismo, una forma rápida y efectiva de expresar dudas sobre la credibilidad de lo que se está discutiendo. En este contexto, ‘random’ se convierte en una herramienta para analizar y cuestionar el valor de las afirmaciones en el discurso cotidiano.

Además de su papel en la evaluación de argumentos, ‘random’ también se ha convertido en un descriptor poderoso del desorden y la falta de organización. Cuando alguien se refiere a algo como ‘random’ en este contexto, está sugiriendo que la situación es caótica, sin un patrón claro o estructura definida. Ya sea que se aplique a un escritorio desordenado o a un evento sin planificación, ‘random’ se ha convertido en una forma eficaz de transmitir la idea de desorden y desorganización en un mundo en constante movimiento. En resumen, ‘random’ en el lenguaje cotidiano es una herramienta multifacética que se utiliza tanto para evaluar argumentos como para describir el caos y el desorden en nuestro entorno. Su versatilidad en el lenguaje moderno lo ha convertido en un término esencial en la comunicación cotidiana.

 

Teníamos el término aleatorio, pero nos sonaba mucho mejor en inglés, así que nos tiramos a bomba al charco de random y la adoptamos en nuestro vocabulario. Era una manera estupenda (y sutil) de decir que teníamos algunos conocimientos de tecnología.

Pero mientras que los boomers la mantuvimos (y mantenemos) en ese terreno, los Z y la chavalería en general la han incorporado a su vocabulario de una manera mucho más extensa. Ya no solo se utiliza para hablar de cosas que se hacen aleatoriamente, sin un orden prefijado, sino que sus significados se han ampliado tanto que se acerca mucho a una palabra comodín.

Random puede ser el ligue de una noche, esas relaciones que no aspiran a convertirse en historias de amor porque al día siguiente ni te acuerdas de su nombre (Me enrollé con un chico random). También habla de encuentros casuales, no planificados, pero siempre sorprendentes (Fue un encuentro random). Incluso los planes no premeditados son random (salir en plan random).

 

Si algo no convence o sale mal, también es random. Como random es eso que te pasas la semana deseando que llegue y cuando por fin se produce, bluf, qué decepción (El concierto prometía, pero fue muy random).

Artículo relacionado

Lo extraño, lo loco, lo imprevisible (como el futuro) es random (Mi abuela tiene más seguidores que yo en TikTok, muy random, tía), lo que lo empareja también con lo curioso y lo absurdo (¿Una abuela en TikTok? No sé, Rick, parece falso, por si necesitas una aclaración).

Un argumento de poco peso, sin apenas valor (como las promesas de un político), se califica como random (Lo que dijo tu amigo sobre tener un sueldazo y piso a los 18 es totalmente random). Y random es también algo desorganizado, desordenado (¿quién está hablando aquí de mi escritorio?).

Podrían usarse otras palabras para matizar y definir más exactamente cada uno de esos sentidos, sí. Pero, jolín, cómo cansa tener que estar dándole vueltas al diccionario.

Cómo ‘Random’ Se Convirtió en un Término de Moda

El camino hacia la popularidad de ‘random’ se traza a través de su capacidad para capturar la esencia de la espontaneidad y lo impredecible en una sola palabra. Este término se ha vuelto especialmente atractivo para los jóvenes debido a su facilidad de uso y su capacidad para describir situaciones y sentimientos de una manera concisa. Exploraremos cómo ‘random’ ha encontrado su lugar en las conversaciones diarias y cómo se ha convertido en un elemento esencial en el lenguaje moderno de la juventud.

El Vocabulario Evoluciona: De ‘Aleatorio’ a ‘Random’

La evolución de ‘random’ desde su contraparte más formal, ‘aleatorio,’ es un fenómeno lingüístico intrigante. Este cambio refleja cómo las palabras pueden adaptarse y transformarse para satisfacer las necesidades cambiantes de la comunicación humana. Analizaremos cómo ‘aleatorio’ dio paso a ‘random’ en el discurso cotidiano y cómo esta simplificación ha contribuido a su popularidad y versatilidad en la actualidad.

‘Random’ en el lenguaje cotidiano

La inclusión de ‘random’ en el lenguaje cotidiano no se limita únicamente a describir situaciones y encuentros inesperados. También ha encontrado su espacio al etiquetar argumentos débiles o poco convincentes. Cuando alguien utiliza esta palabra para calificar una declaración o una promesa, a menudo está sugiriendo que la idea carece de fundamento o sustancia. Es como un sello de escepticismo, una forma rápida y efectiva de expresar dudas sobre la credibilidad de lo que se está discutiendo. En este contexto, ‘random’ se convierte en una herramienta para analizar y cuestionar el valor de las afirmaciones en el discurso cotidiano.

Además de su papel en la evaluación de argumentos, ‘random’ también se ha convertido en un descriptor poderoso del desorden y la falta de organización. Cuando alguien se refiere a algo como ‘random’ en este contexto, está sugiriendo que la situación es caótica, sin un patrón claro o estructura definida. Ya sea que se aplique a un escritorio desordenado o a un evento sin planificación, ‘random’ se ha convertido en una forma eficaz de transmitir la idea de desorden y desorganización en un mundo en constante movimiento. En resumen, ‘random’ en el lenguaje cotidiano es una herramienta multifacética que se utiliza tanto para evaluar argumentos como para describir el caos y el desorden en nuestro entorno. Su versatilidad en el lenguaje moderno lo ha convertido en un término esencial en la comunicación cotidiana.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Trisquel, el símbolo de la eterna evolución que puedes aplicar a tu vida
El ‘bushido’: siete principios samurái para triunfar en la vida y los negocios
El método Pomodoro: cómo gestionar tu tiempo de manera efectiva
Ikigai: la razón por la que te levantas cada mañana, pero en japonés
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp