21 de septiembre 2021    /   CREATIVIDAD
por
 

Contra el ‘balconing’, poesía: un festival literario para cambiar Magaluf

21 de septiembre 2021    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Los balcones de Magaluf se llenarán de frases inspiradoras. Sus piscinas, de debates literarios. En los party boats no resonará música electrónica, sino el discurso de un historiador local reseñando el pasado cultural de esta zona de Mallorca.

Puede que estas afirmaciones suenen a ciencia ficción, pero están a punto de convertirse en realidad. Son algunos de los eventos que darán forma a Literatura Expandida, el primer festival cultural de Magaluf. Organizado por la librería independiente Rata Corner y el hotel INNSiDE Calvià Beach (donde tendrá lugar), el evento cuenta con el apoyo del Ayuntamiento, decidido a cambiar la imagen interior y exterior de esta localidad turística.

La pandemia ha servido como un gran reinicio. Una vuelta al punto de partida, que en el sector turístico es aún más pronunciado. Las cosas en Magaluf ya empezaban a cambiar antes de que cambiara el mundo. En enero de 2020, el Gobierno balear aprobó un decreto ley contra el turismo de excesos en las zonas más problemáticas.

Magaluf, conocida en toda Europa como una especie de Sodoma mediterránea, capital del balconing, el pub crawling y otras prácticas indeseables terminadas en ing, estaba en el punto de mira. Los hoteleros de la zona también querían cambiar esta realidad. Desde 2012 han hecho una importante inversión para realizar un lavado de cara. Solo en los últimos años se han reformado 60 hoteles y 28 han subido de categoría. En concreto, la cadena Meliá, una de las más presentes en la zona, ha invertido 250 millones de euros en reformar sus infraestructuras.

Pero no se puede cambiar un lugar a golpe de pintura y ladrillo. Distintas iniciativas culturales están haciendo lo suyo, poniendo a Magaluf en el mapa. La idea no es solo atraer otro tipo de turismo, sino que el mallorquín redescubra esta zona de la isla. Devolverla a los lugareños y crear eventos que tengan valor tanto para visitantes como para el público local. En este sentido, Literatura Expandida es el proyecto más ambicioso que se ha propuesto conseguirlo. Viene a llenar un hueco cultural lacerante, después de que las Jornadas literarias de Formentor abandonaran la isla este año. Y lo hace con un formato más fresco e irreverente.

Literatura Expandida tiene una invitada de honor. La reina del trash, de Masterchef y de los discursos sarcásticos Samantha Hudson, oriunda de Magaluf. Junto a ella, literatos consagrados como Elvira Lindo o Antonio Muñoz Molina se conjugan con nuevas voces como Paula Bonet, Elisa Levi o Flavita Banana. Habrá presencia extranjera, con Irvine Welsh, autor de la mítica Trainspotting. Poetas como Marwan y María Sevilla. Cantantes (pues la literatura, con música, marida mejor) como Russian Red o Nacho Vegas. Y autores multidisciplinares como Ricardo Cavolo, Carlos Bardem o Bob Pop.

El propio Cavolo adelanta que realizará una intervención en directo mientras se suceden los conciertos, charlas y debates. «Me parece muy interesante que vayamos gente de distintas disciplinas», señala el ilustrador, «somos todos del mundo de la cultura, pero hay gente que pinta, que canta, que escribe…».

El cartel, en efecto, impresiona por los nombres de relumbrón. Pero sobre todo, por la mezcla de géneros, estilos y voces. El mainstream y el underground mezclados y agitados en un cóctel refrescante. «Era la idea», confirma Miquel Ferrer, cofundador de Rata Corner. «Lo que queremos es llegar al máximo número de gente, y mezclar los públicos. Que la gente que viene por Samantha Hudson se quede a ver a Elvira Lindo y descubra algo nuevo».

En ese sentido, confirma Sofía Muntaner, responsable de marketing de INNSiDe by Melià, se quiere replicar lo que sucede en los festivales de música. «Que vayas por el cabeza de cartel y, una vez allí, descubras cosas nuevas, que te sorprendas», explica. El paralelismo entre festival literario y musical va aún más allá y llega hasta detalles evidentes, como la presencia de comida y bebida. Y hasta otros en apariencia más anecdóticos. «Tenemos una pulsera como la de los grandes festivales; queremos replicar ese espíritu lúdico. A veces, tenemos una idea de la literatura demasiado reverencial, demasiado elitista, y queremos romper ese prejuicio», explica Muntaner.  

 El festival, al que se puede acceder de forma gratuita previa inscripción en la web, se celebrará principalmente en la terraza del INNSiDE by Meliá Calvià Beach, que cuenta con la piscina suspendida más grande de Europa. Distintos escenarios (la sombra del festival de música es alargada) acogerán charlas, debates y presentaciones. Y de fondo, el mar. Discutir sobre la representación literaria de la generación Z es mucho más agradable con una cerveza en la mano, una piscina a los pies y el mar en el horizonte. 

Música, gastronomía y literatura se sucederán del 1 al 3 de octubre en la azotea del hotel, pero las actividades traspasarán sus muros. En los aledaños del edificio se organizará un pequeño mercadillo literario, organizado en colaboración con la biblioteca de Calviá, con libros sobre Magaluf y su entorno. También se organizarán rutas literarias por la localidad y la costa, reinventando el concepto de party boat.

Todas estas actividades pretenden conjugar el espíritu lúdico de la localidad con intereses culturales y sociales. Convertirse en el foco de un turismo más responsable y que no excluya ni espante al público local. Magaluf era una fiesta. Una a la que no todos estaban invitados. En la nueva normalidad quiere volver a serlo, pero sin pasarse de decibelios. 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Los balcones de Magaluf se llenarán de frases inspiradoras. Sus piscinas, de debates literarios. En los party boats no resonará música electrónica, sino el discurso de un historiador local reseñando el pasado cultural de esta zona de Mallorca.

Puede que estas afirmaciones suenen a ciencia ficción, pero están a punto de convertirse en realidad. Son algunos de los eventos que darán forma a Literatura Expandida, el primer festival cultural de Magaluf. Organizado por la librería independiente Rata Corner y el hotel INNSiDE Calvià Beach (donde tendrá lugar), el evento cuenta con el apoyo del Ayuntamiento, decidido a cambiar la imagen interior y exterior de esta localidad turística.

La pandemia ha servido como un gran reinicio. Una vuelta al punto de partida, que en el sector turístico es aún más pronunciado. Las cosas en Magaluf ya empezaban a cambiar antes de que cambiara el mundo. En enero de 2020, el Gobierno balear aprobó un decreto ley contra el turismo de excesos en las zonas más problemáticas.

Magaluf, conocida en toda Europa como una especie de Sodoma mediterránea, capital del balconing, el pub crawling y otras prácticas indeseables terminadas en ing, estaba en el punto de mira. Los hoteleros de la zona también querían cambiar esta realidad. Desde 2012 han hecho una importante inversión para realizar un lavado de cara. Solo en los últimos años se han reformado 60 hoteles y 28 han subido de categoría. En concreto, la cadena Meliá, una de las más presentes en la zona, ha invertido 250 millones de euros en reformar sus infraestructuras.

Pero no se puede cambiar un lugar a golpe de pintura y ladrillo. Distintas iniciativas culturales están haciendo lo suyo, poniendo a Magaluf en el mapa. La idea no es solo atraer otro tipo de turismo, sino que el mallorquín redescubra esta zona de la isla. Devolverla a los lugareños y crear eventos que tengan valor tanto para visitantes como para el público local. En este sentido, Literatura Expandida es el proyecto más ambicioso que se ha propuesto conseguirlo. Viene a llenar un hueco cultural lacerante, después de que las Jornadas literarias de Formentor abandonaran la isla este año. Y lo hace con un formato más fresco e irreverente.

Literatura Expandida tiene una invitada de honor. La reina del trash, de Masterchef y de los discursos sarcásticos Samantha Hudson, oriunda de Magaluf. Junto a ella, literatos consagrados como Elvira Lindo o Antonio Muñoz Molina se conjugan con nuevas voces como Paula Bonet, Elisa Levi o Flavita Banana. Habrá presencia extranjera, con Irvine Welsh, autor de la mítica Trainspotting. Poetas como Marwan y María Sevilla. Cantantes (pues la literatura, con música, marida mejor) como Russian Red o Nacho Vegas. Y autores multidisciplinares como Ricardo Cavolo, Carlos Bardem o Bob Pop.

El propio Cavolo adelanta que realizará una intervención en directo mientras se suceden los conciertos, charlas y debates. «Me parece muy interesante que vayamos gente de distintas disciplinas», señala el ilustrador, «somos todos del mundo de la cultura, pero hay gente que pinta, que canta, que escribe…».

El cartel, en efecto, impresiona por los nombres de relumbrón. Pero sobre todo, por la mezcla de géneros, estilos y voces. El mainstream y el underground mezclados y agitados en un cóctel refrescante. «Era la idea», confirma Miquel Ferrer, cofundador de Rata Corner. «Lo que queremos es llegar al máximo número de gente, y mezclar los públicos. Que la gente que viene por Samantha Hudson se quede a ver a Elvira Lindo y descubra algo nuevo».

En ese sentido, confirma Sofía Muntaner, responsable de marketing de INNSiDe by Melià, se quiere replicar lo que sucede en los festivales de música. «Que vayas por el cabeza de cartel y, una vez allí, descubras cosas nuevas, que te sorprendas», explica. El paralelismo entre festival literario y musical va aún más allá y llega hasta detalles evidentes, como la presencia de comida y bebida. Y hasta otros en apariencia más anecdóticos. «Tenemos una pulsera como la de los grandes festivales; queremos replicar ese espíritu lúdico. A veces, tenemos una idea de la literatura demasiado reverencial, demasiado elitista, y queremos romper ese prejuicio», explica Muntaner.  

 El festival, al que se puede acceder de forma gratuita previa inscripción en la web, se celebrará principalmente en la terraza del INNSiDE by Meliá Calvià Beach, que cuenta con la piscina suspendida más grande de Europa. Distintos escenarios (la sombra del festival de música es alargada) acogerán charlas, debates y presentaciones. Y de fondo, el mar. Discutir sobre la representación literaria de la generación Z es mucho más agradable con una cerveza en la mano, una piscina a los pies y el mar en el horizonte. 

Música, gastronomía y literatura se sucederán del 1 al 3 de octubre en la azotea del hotel, pero las actividades traspasarán sus muros. En los aledaños del edificio se organizará un pequeño mercadillo literario, organizado en colaboración con la biblioteca de Calviá, con libros sobre Magaluf y su entorno. También se organizarán rutas literarias por la localidad y la costa, reinventando el concepto de party boat.

Todas estas actividades pretenden conjugar el espíritu lúdico de la localidad con intereses culturales y sociales. Convertirse en el foco de un turismo más responsable y que no excluya ni espante al público local. Magaluf era una fiesta. Una a la que no todos estaban invitados. En la nueva normalidad quiere volver a serlo, pero sin pasarse de decibelios. 

Compártelo twitter facebook whatsapp
La galería de retratos reales de gente que no existe
Cómo recuperar la creatividad (II): las fuentes de la creatividad
FabCafe: "¿Me pone un café y media hora de cortadora láser?"
Los 6 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad